FIESTA QUE SE CONVIERTE EN TRADICIӓN EN EL SANTO DESIERTO CARMELO DE SAN ELíAS Y SAN JUAN

Texto y fotos: Pablo González Vargas

Enviado Especial / www.periodicomirador.com

Valparaí­so , Zac.- En la comunidad de Calvillo, Valparaí­so, enclavada al pie de la Sierra Madre Occidental en Zacatecas, muy cerca del llamado Cerro del Guajolote, a la usanza del Siglo XII, cuando en lugares apartados los frailes buscaban un lugar para dedicarse a la contemplación, es ahí­ donde Fray Marcelino González Ibarra ha fundado lo que él llama: “un lugar de encuentro con Dios a través del trabajo y la oración”: El Santo Desierto Carmelo de San Elí­as y San Juan. Adaptado la Regla de Vida de la Orden de Carmelitas Descalzos a la vida eremí­tica.

Para llegar al sitio, a 43 Kilómetros de Valparaí­so, se ingresa al acceso de la comunidad de San Pablo de los Puertos, se sigue hasta la Soledad, lugar donde culminan caminos saca cosechas, de ahí­ quince kilómetros de sinuosos caminos. Con esfuerzo se puede entrar en auto y el ancho de la rúa da exacto para que pase un autobús urbano.

No hay servicios básicos, el agua se extrae de un pozo y es necesario de una planta generadora de electricidad que funciona a base de gasolina, y las reservas se llenan dos veces por semana un par de horas. Las celdas y la capilla, cocina y sanitario son de adobe.

El abastecimiento de provisiones se realiza en promedio cada tres semanas, hay que acudir a la Soledad o San Pablo, en casos especiales, hay que viajar a Valparaí­so, a Fresnillo o  Zacatecas.

Habitan ahí­ su fundador Fray Marcelino que llegó al lugar en febrero de 2003, aunque obtuvo la aprobación de la diócesis de Zacatecas en 2005 y la consagración del  recinto por el entonces Obispo Fernando Mario Chávez Ruvalcaba en octubre de ese año; fue la primera vez que se rompió el silencio del Santo Desierto.

La Hermana Marí­a de los íngeles Cepeda Páez, se integró al proyecto a mitad del año 2007. Se mantienen de la fabricación de cirios que elaboran durante el año y venden previo a la cuaresma en toda la república y otras fechas litúrgicas que requieren de cera, también de elaboración y restauración de arte sacro, aplicación de lámina de oro en iglesias, de los cultivos del trabajo comunitario que son huertas a nivel doméstico y donativos de bienhechores.

Fray Marcelino es un artista plástico de reconocimiento nacional y su formación y trayectoria requieren de un trabajo especial aparte, ha trasmitido sus conocimientos a sus compañeros cuando llevó vida comunitaria y ahora a la hermana íngeles. Como ejemplo de su trabajo podrí­amos citar el dorado del retablo del Santuario de la Bufa y en otros municipios por hablar sólo del estado de Zacatecas.

Tradición Carmelita

Con motivo de la Santa Patrona de la comunidad se efectúa la fiesta dedicada a Nuestra Señora del Carmen, marcado por la Iglesia el 16 de Julio, al festejo acudieron cerca de 700 devotos que fueron en camionetas, llegó un autobús con peregrinos desde la capital del estado, arribaron fieles de las 28 comunidades cercanas y de municipios como Valparaí­so, Fresnillo, Zacatecas, Guadalupe y Villa de Cos. Muchos de ellos anclaron desde la noche del Jueves 14 e instalaron tiendas de campaña.

Tanto arraigo ha tomado esta fiesta que de hecho una pareja decidió contraer nupcias en El Santo Desierto de San Elí­as y San Juan. Karina Rivera Pérez y Tomás Arellano Flores decidieron comprometer su vida y compañí­a frente al Señor en este eremitorio.

El oficio de la Misa corrió a cargo del Presbí­tero Antonio Frausto que interrumpió sus vacaciones para dar gusto a la joven pareja de realizar el enlace.

Aunque no hubo autoridades civiles presentes, Fray Marcelino tomó la palabra para agradecer al Presidente Municipal de Valparaí­so, Jorge Torres Mercado y a la responsable del Turismo de aquel ayuntamiento, Silvia Gallegos por la ayuda prestada para la realización de fiesta, por invitar a grupos culturales de canto y baile para participar en el evento,  a todos y cada uno de los que contribuyeron a la realización de la festividad.

El Grupo de corte norteño Bohemios de Valparaí­so estrenaron un corrido en honor a esta fiesta, hubo una exhibición de Bicicross en la modalidad salto de figura y la presentación de eventos culturales. Antes del ocaso, la mayorí­a de peregrinos tomó camino de regreso para estar en carretera antes del anochecer, otros prefirieron pernoctar ahí­ y volver el domingo.

Puertas abiertas

El Santo Desierto de San Elí­as está abierto al público en general, se debe tener una gran disponibilidad de acatar reglas, trabajo, oración, abstenerse de llevar dispositivos como: ipod, discman, radio, etc. El uso de celular es limitado tanto por regla y por lo escaso de la señal, está permitido llevar libros y revistas de contenido sano, aunque se recomienda ciencias, literatura y religión, se deben llevar sus propias sábanas y cosas personales.

Puede ser experiencia individual, hasta tres personas, uno por habitación o grupal, compartiendo habitación con un máximo de 10 personas, avisando con anticipación para programar las dotaciones de ví­veres que proporciona la comunidad. Se recibe desde niños con capacidad lectora, 7 años, hasta adultos mayores que resistan temperaturas extremas, calor o frí­o.

Han  recibido gente incluso de puntos tan alejados como  Mérida, Yucatán; Nuevo Laredo, Tamaulipas; San Cristóbal de las Casas, Chiapas, entre otros.

Se puede comunicar a los teléfonos 044929093765 y el 0454921025362, la estancia es de carácter libre y gratuito con alimentación pero también el huésped puede aportar un donativo en efectivo o en especie.

[nggallery id=126]

Top