ESTAMOS PREPARADOS PARA UNA EMERGENCIA?

Por: Juan Antonio Caldera Alaniz / Comandante del Departamento de Bomberos del Estado de Zacatecas

Mucho se habla de si estamos preparados para una emergencia, contingencia, calamidad o desastre… pero ¿Lo estamos? ¿Sabemos cómo actuar en caso de una contingencia? ¿Somos capaces de enfrentar a un fenómeno perturbador ya sea de origen natural o antropogénico? ¿Podemos identificar o diferenciar entre una emergencia a una contingencia? Como sociedad ¿Qué tan importante es tener una cultura en materia de protección civil? . . . Cuando la responsabilidad se la dejamos a la dependencia que realiza esfuerzos para poder mitigar el daño al entorno, medio ambiente y principalmente a las personas, todos somos protección civil; si realizamos planes o diseñamos nuestros propios simulacros desde el seno familiar, precisamente con un plan familiar, donde podemos identificar los riesgos internos y externos de nuestra propia casa, haciendo simulacros, detectando los riesgos, comprobar la capacidad de actuar ante una emergencia, evaluar los tiempos de reacción, cómo podemos definir ¿Qué es un simulacro? Es un ensayo de cómo se debe actuar en caso de una emergencia, siguiendo un plan previamente establecido basado en procedimientos de seguridad y protección, poniendo a prueba la capacidad de respuesta de la población y su ejercicio, permite evaluar y retroalimentar los planes adoptando rutinas de acción más convenientes para el caso de una emergencia.

En el objeto de simular una situación lo más cercana a la realidad, se deben considerar las experiencias anteriores, acerca de los fenómenos que con mayor incidencia han ocurrido en el área geográfica donde se ubica el inmueble, corresponder a un plan de emergencia elaborado con anterioridad  y que contenga la estrategia más adecuada para enfrentar una contingencia. Se debe preparar un guión que simule las circunstancias reales y que incluya secuencia de horarios, objetivos, relación de participantes, recursos necesarios, formatos de observación y de evaluación.

Se tienen qué considerar tres aspectos principales para un simulacro: población, para identificar el nivel de su preparación, aceptación, cooperación y confianza para responder ante una contingencia ¿Está preparada? Organización, para mejorar el desempeño y revisar la especialización a partir de la capacitación y actualización de procedimientos, ¿Y sí­ lo estamos? Instrumentos y actividades: para probar el funcionamiento de alarmas, señalizaciones, extinguidores, así­ como la coordinación de equipos de brigadas y las reacciones de la población a los alertamientos, ¿Estamos preparados? Antes de poner en marcha un simulacro, es necesario contar con el interés y la cooperación de las personas que participarán así­ como la sociedad en general, la participación de todos ante una simulación o ejercicio más apegado a una contingencia o emergencia real, es el camino a una cultura en materia de protección civil. Antes de un simulacro debemos estar primero organizados, de acuerdo al plan interno, la organización de brigadas, elaboración de señalamientos.

Qué nos marca un plan interno: Integrar y constituir la Unidad Interna de Protección Civil. (Acta). Integrar las Brigadas Internas. (Primeros auxilios, incendios, búsqueda y rescate rutas de evacuación). Formular el Programa Interno de Protección Civil. Elaborar un Calendario de Actividades para la Unidad Interna. Elaborar un Diagnóstico de Riesgos Internos y Externos. Elaborar Croquis internos y externos. Definir las Zonas de Menor Riesgo, Internas y Externas. Elaborar Planes de Alertamiento, Emergencia, Evaluación de Daños y Vuelta a la Normalidad. Elaborar un Directorio Telefónico de los Integrantes de la Unidad Interna. Elaborar el Censo de la Población que ocupa el inmueble. Elaborar un Directorio Telefónico de las Organizaciones de Auxilio. Elaborar un Inventario de Recursos Materiales. Instalar Señalización de Protección Civil. Elaborar Programas de Mantenimiento, Preventivos y Correctivos.  Elaborar y Difundir Normas de Seguridad. Elaborar un Programa para la Atención a Discapacitados. Promover la impartición de Cursos de Capacitación. Promover la adquisición de Equipo de Seguridad y Realizar Simulacros.

Son representaciones de la realidad que pueden y deben llevarse a cabo en las escuelas, centros de trabajo, hogares, etc.; con la finalidad de saber qué hacer ante cualquier emergencia y qué puede presentarse en cualquier escenario con una alta peligrosidad. ¿Sabemos actuar ante un sonido especial? ¿Cuándo es el momento de suspender la energí­a eléctrica? ¿Cómo reacciono ante pánico o crisis? Son preguntas que debemos hacernos porque si no estamos preparados para una emergencia, seremos las primeras ví­ctimas, no sólo en un simulacro, sino en la realidad, debemos estar más preparados para enfrentarnos a la gravedad de un fenómeno perturbador que pudiera alterar la tranquilidad de una sociedad ante una emergencia, no podemos evitar los desastres, tendremos que vivir con ellos, lo que debemos aprender, es a prepararnos para minimizar los daños.

Top