USO EXCESIVO DE CELULAR Y TECLADO DE COMPUTADORA PUEDE CAUSAR LESIONES EN MANO Y MUí‘ECA

Mandar mensajes por celular constantemente y a gran velocidad, así­ como utilizar el teclado de la computadora por largas jornadas, ya sea por trabajo o diversión, puede causar lesiones en mano y muñeca. Así­, un paciente se presenta al servicio médico por un fenómeno conocido como “dedo engatillado”, es decir, que un dedo, generalmente el pulgar o el anular, se quede flexionado de forma involuntaria y, al tratar de regresarlo a su posición habitual, le ocasione intenso dolor e incluso llegue a quedarse doblado.

El doctor Ernesto Alonso Ramí­rez Lozano, jefe del Servicio de Cirugí­a Plástica y Reconstructiva del Hospital de Ortopedia “Dr. Victorio de la Fuente Narváez”, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), señaló que aunque esta enfermedad, llamada tenosinovitis, se relaciona mayormente con un proceso natural de degeneración por envejecimiento y es común en personas de 40 años o más, el uso excesivo del teclado de teléfonos celulares y de la computadora sí­ constituyen un factor de riesgo.

“Cuando un individuo tiene carga genética a desarrollar algún tipo de artritis o por el hecho de que los procesos de envejecimiento se están dando de forma apresurada, es muy probable desarrollar procesos de tenosinovitis. Si además en el trabajo está muy exacerbado el uso de las manos y se utiliza con mucha frecuencia el celular, esto puede llegar, inclusive, a bloquear el movimiento de los dedos”, dijo el especialista.

Destacó que alrededor de 3 a 5 por ciento de la población general, pasando los 40 años de edad, va a desarrollar este tipo de padecimiento a lo largo de su vida. Afirmó que en el Servicio de Cirugí­a Plástica y Reconstructiva tan solo el año pasado se realizaron mil 700 cirugí­as o procedimientos, 90 por ciento de las cuales se distribuyen entre tenosinovitis, sí­ndrome del túnel del carpo (enfermedad causada por la compresión de un nervio a nivel de la muñeca) y gangliones o quistes (membrana que se desarrolla de manera anormal en forma de bolsa); esto significa que se realizan dos o más intervenciones al dí­a.

Es posible retrasar e incluso prevenir la degeneración de los tejidos, mediante un estilo de vida saludable que incluya la ingesta de dos litros de agua al dí­a, realizar actividad fí­sica diaria, dieta equilibrada con abundantes frutas, vegetales y ácidos como el oleí­co y linoleí­co, fuente natural de antioxidantes, resaltó.

En caso de presentar el “dedo engatillado” o intenso dolor en la muñeca, explicó, el primer manejo que se da es terapia de rehabilitación de la extremidad lesionada, que dura entre dos y tres semanas; en caso de no resolver la tenosinovitis, se recurre al manejo quirúrgico.

Expresó que hay dos formas en la que los especialistas del Seguro Social resuelven el problema: la primera es la cirugí­a tradicional, que consiste en una incisión de un centí­metro a centí­metro y medio en el área lesionada, para localizar la polea (parte estructural de la mano que permite la flexión de los dedos) que “atora” el dedo y seccionarla; este procedimiento requiere de anestesia local y está indicado en personas con diabetes, hipertensión, artritis reumatoide o algún tipo de enfermedad crónica que requiera de manejo sumamente cuidadoso del paciente.

La segunda opción, que han desarrollado con éxito los cirujanos del Servicio de Cirugí­a Plástica y Reconstructiva del Hospital de Ortopedia, en pacientes que no presentan patologí­as crónicas, es una técnica que no involucra cirugí­a: “con una aguja o una hoja de bisturí­ muy fina se realiza una punción, es decir, una herida mí­nima de dos a tres milí­metros de longitud para cortar la zona enferma. En unos cuantos minutos se alivia el dolor y el paciente se va a su casa con el problema resuelto”, enfatizó.

Otra ventaja de este método sobre el tradicional, dijo el doctor Ramí­rez Lozano, es el tiempo de rehabilitación: mientras que en el caso de cirugí­a es entre 15 a 21 dí­as para que el paciente regrese a sus labores cotidianas, con la punción se requieren entre tres y siete dí­as de rehabilitación.

Finalmente, señaló que una forma de coadyuvar a la prevención de tenosinovitis es el uso de teclados con soporte ergonómico y utilizar de forma moderada la función de enví­o de mensajes desde el celular.

Top