VALOREMOS EN SU EXACTA DIMENSIӓN EL FENí“MENO DE LA MIGRACIӓN: EDUARDO Lí“PEZ MIRELES

Al poner en marchas las actividades con motivo del Dí­a del Migrante, el presidente municipal Eduardo López Mireles planteó la necesidad de que en los diversos foros, se dé el justo valor a este fenómeno y a quienes lo han padecido, pues este no debe ser solo un tema de discurso o de plática, sino que va más allá y en México se ha vivido severamente.

El evento se desarrollo en el Teatro Hinojosa, ante la presencia del presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Arnulfo Joel Correa Chacón, el Jefe de la Jurisdicción Sanitaria 6 de los Servicios de Salud de Zacatecas (SSZ) Rubén Durán Tiscareño; Evelin Zenó Morales coordinadora estatal del Programa para la Atención de Salud del Migrante; Juan Antonio Casanova, subdirector del Instituto Estatal de Migración, Eva Verónica Hernández Márquez, presidenta del DIF municipal y el migrante Armando de la Torre, entre otros invitados.

El alcalde afirmó que la migración es una actividad propia de la naturaleza humana, en la búsqueda de mejores estadí­os y en el caso de esa relación con Estados Unidos, se intensificó durante la segunda guerra mundial, cuando aquel paí­s requirió de mano de obra mexicana para no decaer sus actividades productivas.

Insistió en dimensionar de manera precisa este fenómeno, pero visto de diferentes maneras, por una parte a las personas que se van de su tierra en busca de mejores expectativas y por otra, los que llegan del sur del continente, ya sea de paso para ir a Estados Unidos o bien, quedarse aquí­.

Reconoció que la migración ha traí­do importantes beneficios y entre los que se han ido, existen personas exitosas, incluso dueños de empresas importantes, que ayudan a sus pueblos, como el caso de Jerez, pero en contraparte, otros encuentran oscuros callejones donde incluso pierden la vida y no pueden retornar a su paí­s.

Lamentablemente también ha lacerad a la sociedad y ha provocado división en el núcleo primordial de toda sociedad que es la familia y dirigiéndose a los jóvenes asistentes al foro, manifestó que seguramente algunos han conocido esta situación a través de pelí­culas o reportajes, pero muchos los han vivido en carne propia, personas que han tenido la desfortuna de despedir a un hijo con lágrimas, de darle la bendición hacia una aventura incierta.

¿Cuántos de nuestros amigos, familiares, han quedado en el recorrido, cuántas esposas sin marido o cuantas madres sin sus hijas e hijos?, preguntó y fue insistente con los estudiantes; “ustedes tienen la oportunidad de estudiar en su paí­s, de prepararse y formar una generación entusiasta, que pueda atraer mejores las condiciones de vida en la nación; algunos de los suyos no tuvieron la oportunidad y se fueron a Estados Unidos, para muchos ha sido de éxito, pero para otros de fracaso e incluso situaciones desagradables”.

Por su parte el presidente de la CEDH, destacó  que el organismo cuenta con una visitadurí­a especializada en atender a migrantes, no solo para establecer mecanismos de encuentro y reflexión, sino para propiciar que la ciudadaní­a reciba de los expertos en el tema, la información más adecuada y profesional, para inducir a nuestros hijos una cultura de la legalidad y una conciencia plena de que el fenómeno migratorio como tal, es de orden mundial y propicia en la vida de los migrantes, una serie de circunstancias que van desde las jurí­dicas hasta las sociológicas.

Destacó que los jerezanos han jugado un papel fundamental en este rubro, ya que desde los años 60, propiciaron una serie de actividades polí­ticas y culturales, para reclamar y reivindicar sus derechos, acontecimientos que fueron acondicionando el estatus de una comunidad hispana que no solo fue a trabajar, pues acudieron a las aulas, formaron generaciones de origen hispano y por eso han conseguido el reconocimiento de sus derechos.

Durante el evento Armando de la Torre, migrante jerezano ofreció una charla en la que contó varias de las experiencias que vivió en la década de los setenta y parte de los ochenta, cuando se vio obligado a dejar su tierra, situación que –dijo–, le permite sentirse realizado con su familia y considera que él sí­ realizó su sueño.

Top