RECUERDAN LA HISTORIA DEL BARRIO SAN JOSí‰ DE LA MONTAí‘A

En el marco del IV Festival de la Ciudad, La historia después del 2010¸organizado por la Asociación de Historiadores Elí­as Amador A.C, se llevó a cabo la mesa redonda  San José, un encuentro con la memoria y su identidad realizada en el atrio de la capilla de San José donde historiadores, vecinos y el párroco del lugar compartieron con la gente la historia de este barrio de la ciudad.

Limonar Soto Salazar, historiador zacatecano relató a los presentes, los diversos nombres que ha tenido el barrio a través de los siglos, estos desde la llegada de los españoles y las primeras órdenes religiosas que se asentaron en la ciudad en el siglo XVI.

Soto Salazar comentó que con base en sus indagaciones encontró en los documentos que se hace alusión a un barrio llamado de Santo Domingo, esto debido a que los dominicos establecieron su convento a poca distancia del lugar, esto en el año de 1640. Asimismo explicó que posteriormente se le conoció como San José de Cuautitlán, debido a que sus habitantes eran oriundos de dicho lugar, hasta llegar al nombre actual con el que se conoce hoy en dí­a.

Por su  parte, Monseñor Antonio Soto Guerrero, párroco del lugar, celebró la realización de este tipo de actividades, ya que contribuye a la creación de la memoria histórica de los vecinos del lugar, y dijo que  “alguien que no tiene memoria histórica es como un árbol que crece sin hojas” por lo que recalcó la importancia que tiene conocer la historia de los que han habitado y habitan aún hoy el barrio de San José, el cual, en sus palabras , es fundamental en la historia de la ciudad de Zacatecas.

Finalmente Laura Marlen Santoyo Zorrilla, vecina del lugar y miembro del colectivo cultural San José el viejo, habló de la importancia que tiene conocer e investigar la historia del lugar, ya que aseguró es uno de los barrios más antiguos y posee tradiciones muy arraigadas tales como la fiesta patronal de cada 19 de marzo, misma que dijo, es lo que les da identidad a los vecinos del barrio.

Por último, miembros de la Asociación de Historiadores Elí­as Amador, en compañí­a de los asistentes al evento, develaron una placa con contenido histórico del lugar para que los habitantes, en este afán de llevar la historia a los rincones de la ciudad, puedan saber lo que ha sucedido en el transcurso de los años en ese lugar donde desarrollan su vida cotidiana.

Top