CON MíS MUERTES, Mí‰XICO CELEBRA LUCHA CONTRA EL CíNCER DE MAMA

Aumentan casos de cáncer, y faltan personal y equipos

Por Guadalupe Cruz Jaimes

México, DF. (CIMAC).- México afronta “grandes desafí­os” para brindar atención de calidad a las pacientes con cáncer de mama (CaMa) y diagnosticar a tiempo esta enfermedad, que tan sólo en 2009 causó la muerte a 14 mujeres cada dí­a.

En el contexto del Dí­a Mundial contra el Cáncer de Mama –que hoy se conmemora–, Begoña Zavalza, secretaria técnica de la Coalición Mexicana por la Salud Mamaria en México (Comesama), señala que entre los principales pendientes está la cobertura universal de la mastografí­a de tamizaje en mujeres mayores de 40 años de edad, que apenas es de 20 por ciento.

La falta de cobertura se debe principalmente al déficit de técnicos radiólogos y la subutilización del equipo, explica.

Dí‰FICIT SANITARIO

Zavalza indica que de acuerdo con estimaciones de la Secretarí­a de Salud (Ss), para impactar en la disminución del CaMa se necesitan 2 mil 325 plazas adicionales para personal médico exclusivamente dedicado al diagnóstico y atención de mexicanas con la enfermedad.

El déficit de personal deriva en la subutilización del equipo, problema que ocurre en la Ss, y también en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

La Ss tiene 185 mastógrafos, de los cuales 18 no sirven, y sólo el 19 por ciento atiende en los turnos matutino y vespertino. El IMSS tiene 206 mamógrafos, 15 de ellos no funcionan y sólo el 30 por ciento se utiliza en ambos turnos, de acuerdo con datos obtenidos por Comesama.

En Hidalgo la delegación del IMSS no realizó mamografí­as de 2006 a 2008, debido a que el único mastógrafo con el que cuenta “se encontraba descompuesto”, informó el instituto en respuesta a una solicitud de información pública elaborada por Cimacnoticias.

En el ISSSTE hay 81 aparatos, todos sirven y sólo 20 por ciento atienden en los dos turnos, según cifras de Comesama obtenidas también mediante el sistema de acceso a la información pública.

FLAGELO AL ALZA

Las deficiencias en el sistema nacional de salud persisten, mientras  la muerte por CaMa aumenta. En 2009 se registraron 4 mil 964 decesos por cáncer mamario, y para 2010 la cifra creció a 5 mil 300 fallecimientos de mexicanas de 25 años y más.

Las muertes por CaMa son consideradas evitables si la enfermedad se detecta en fases tempranas. De acuerdo con estudios internacionales, el 98 por ciento de las mujeres diagnosticadas en etapa 1 (cuando la enfermedad inicia) están vivas cinco años después de la detección.

Sin embargo, en México sólo de 5 a 10 por ciento de los casos de CaMa se detecta en etapa temprana. En paí­ses desarrollados se diagnostica oportunamente en 50 por ciento de los casos, según datos de la asociación Tómatelo a Pecho.

Las mujeres sin seguridad social tienen la opción de recibir tratamiento gratuito en el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos (FPGC) del Seguro Popular (SP), el cual de 2007 a la fecha ha atendido a más de 20 mil mexicanas con ese padecimiento.

Begoña Zavalza considera que la calidad de la atención que reciben las usuarias del SP “no es homogénea; hay pacientes a las que les ha ido muy bien, mientras que otras no reciben el medicamento a tiempo”.

Aún con la disparidad, la activista observa que la cobertura de la enfermedad en el FPGC ha sido importante, pues incluye medicamentos costosos (de hasta 20 mil pesos la dosis) que difí­cilmente la mexicanas sin seguridad social podrí­an pagar.

Además de que la calidad de la atención no es una garantí­a para todas las usuarias del SP, otra dificultad que enfrentan las pacientes con CaMa de este sistema es que a los cinco años de tratamiento y seguimiento de la enfermedad culmina la atención a través del FPGC, indica a Cimacnoticias í“scar Cerezo, investigador de Ciencias Médicas del Instituto Nacional de Cancerologí­a (Incan).

NORMA OFICIAL

De acuerdo con Begoña Zavalza, con la actualización de la Norma Oficial Mexicana 041 para la prevención, diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama (NOM-041), publicada en junio pasado, “se subsanaron vací­os en la normatividad y se establecieron pautas de calidad para la detección y atención de las pacientes con CaMa”. Este hecho representa un avance en la lucha contra la enfermedad, reconoce.

Lo anterior, a pesar de que la NOM-041 amplió de uno a dos años la periodicidad con la que las mayores de 40 años de edad deben realizarse la mastografí­a.

Martha Villaseñor, académica e investigadora del departamento de Salud Pública del Centro Universitario de Ciencias de la Salud, de la Universidad Autónoma de Guadalajara, explica a Cimacnoticias que la ampliación de la periodicidad en la prueba “no es 100 por ciento deseable, pero es a lo que puede accederse, considerando la situación económica y la disponibilidad de recursos en el paí­s”.

Según la especialista, no hay estudios que prueben si la periodicidad de la mamografí­a impacte en la mortalidad por CaMa, pero aclaró: “La evolución del cáncer en general es paulatino, si no se detecta a tiempo, un tumor en dos años puede avanzar mucho y traer consecuencias negativas” a la salud de las mujeres.

POR UN REGISTRO NACIONAL

Zavalza, secretaria técnica de Comesama –asociación conformada por 24 organizaciones que trabajan desde distintos frentes contra el CaMa–, plantea que México debe comenzar a crear un registro nacional de cáncer mamario para conocer a qué edad se presenta y cuáles son las caracterí­sticas de las mujeres que lo padecen.

Conocer el comportamiento de la enfermedad permitirá identificar factores de riesgo y llevar a cabo acciones preventivas, abundó la activista, quien denunció que desde 2006 –año en que el CaMa superó al cáncer cervicouterino y se colocó como la primera causa de muerte por tumores malignos entre las mexicanas–, los datos de este padecimiento dejaron de reportarse en el registro histopatológico de neoplasias malignas.

Además es necesario que desde la sociedad civil se exija el cumplimiento de la normatividad, agrega.

Zavalza adelanta que Comesama se constituirá como un observatorio ciudadano que estará en contacto con pacientes de CaMa, para verificar que en los servicios de salud se cumpla con la calidad de la atención.

Además vigilará la evolución de la atención y detección del cáncer mamario en el sistema nacional de salud con base en el sistema de acceso a la información pública.

Top