REFERENTE PERIODíSTICO…

¿Y quién para la UAZ?: ya suenan hombres y nombres

                                                                                                             Al maestro Miguel íngel Granados Chapa,

                                                                                                             quien se nos adelantó en el camino. Las letras,

                                                                                ,                            la palabra y el periodismo están de luto

Por Gerardo DE íVILA (*)

La sucesión en la Universidad Autónoma de Zacatecas se asoma, se huele. En los pasillos, en las aulas, en los sindicatos, en las unidades académicas comienza a hacer tema de análisis, al igual que en los cafés del rumor. La polarización sobre lo que se avecina será parte de futuras reflexiones. Para eso y más da la UAZ.

En lo informal, los tiempos para deliberar sobre quién pudiera suceder al doctor Francisco Javier Domí­nguez Garay han comenzado, en buena parte, propiciados desde adentro. El Gobierno del Estado también estará inmerso. Así­ es siempre.

Contra lo que se pudiera pensar, el calendario polí­tico en la UAZ corre ya, con el distintivo que coincidirá en algunos aspectos con la sucesión presidencial. La elección para rector en la universidad irá junta pero no revuelta, aunque no faltarán las malas interpretaciones.

Es de llamar la atención que a estas alturas ya se escuchen nombres y hombres. Es decir, a ocho meses de la elección la lista de aspirantes es amplia, aunque con el tiempo se irá reduciendo. Vendrán los acuerdos y las declinaciones.

La “grilla” en la UAZ irá en aumento en las semanas venideras.Contra lo que se pudiera pensar, ya se hace polí­tica, pero no como en antaño, porque ahora los tiempos son otros. Por ejemplo, las redes sociales jugarán un rol importante aunque no definitivo. Sin embargo, será una buena plataforma.

Desde ahora adelantamos, al igual que en la polí­tica tradicional en este sistema de República, quien no sepa twitear o facebuquear simple y sencillamente estarán fuera de la competencia. De ese tamaño son ahora las competencias electorales.

Aunque tampoco adelantemos ví­speras, primero es lo primero, y lo primero es quiénes irán tras la silla del doctor Domí­nguez.

Las expresiones académicas se mueven y cuando ven las condiciones propicias el tema aflora. En está estrega, trataremos, en un primer acercamiento, ubicar a los universitarios, en su mayorí­a hombres, que pudieran competir el próximo año por la rectorí­a, con la advertencia que no son los únicos. Los escenarios se mueven.

¿Quiénes suenan?

De entrada, no pierda de vista a destacados universitarios como: Armando Silva Cháirez, actual Secretario General de la UAZ, Alfredo Salazar de Santiago, director de la Unidad Académica de Medicina Humana y a Gerardo González Leaños, director de la Unidad Académicas de Contadurí­a. Este es un bloque.

Otros aspirantes a considerar son: Cuauhtémoc Rodrí­guez Alcalá, director de la Unidad Académica de Derecho. Benjamí­n Romo Moreno, director de la Unidad Académica de Economí­a y a Francisco Luna Pacheco, actual funcionario.

Sin embargo, no descarte la participación de investigadores como: Rafael Herrera Herrera (que siempre ha dicho que no) o Rodolfo Garcí­a Zamora (quien ya fue candidato). Por supuesto, hay otros académicos respetados. El ex secretario general del SPAUAZ Sergio Delgado Rodrí­guez también quiere.

Ahora bien: ¿La UAZ está preparada para tener una rectora? La posibilidad de que una mujer busque la rectorí­a no debe ni puede ser descartada, aunque paradójicamente, se ve lejana la posibilidad que se presente en el proceso que se avecina. Por alguna extraña razón, las maestras universitarias se han hecho a un lado, a pesar de que participan activamente en tiempos de elecciones y su voto es definitivo.

Evidentemente, la unidad de Ciencias Sociales y Ciencia Polí­tica también tienen profesores con alta calidad moral y académica para lanzar un candidato.

Aún y con todo, en el escenario actual, anote usted los nombres de las doctoras Marí­a Isabel Teran Elizondo y Gema Marcado Sánchez (quien ya lo intentó, pero declinó sin mucho éxito). Claro, que hay otras destacadas maestras que podrí­an ser tomadas en cuenta.

La primera en mención, es parte toral de la actual administración del rector, y la segunda, es la Directora del Consejo Zacatecanos de Ciencia y Tecnologí­a. Esto es, forma parte de la administración pública del actual Gobierno del Estado.

Retos y desafí­os

Quienes aspiren a suceder al actual rector, tienen frente así­ retos y desafí­os que tendrán que superar poniendo en el centro de debate la calidad en la educación. La misión no es nada fácil, aunque ahora los andamiajes y estructuras en las que se sostiene la UAZ son más fuertes que en el pasado reciente.

Pero entonces es legí­timo preguntarse ¿Cuáles son esos retos y desafí­os?:

a) Sin duda, la acreditación al 100% de los programas académicos es inaplazable. Sólo así­ la UAZ podrá aspirar a las grandes bolsas. Está parte incluye a la planta docente que está en ese camino en buena parte de sus unidades académicas.

b) La transparencia en el uso de los recursos públicos, la rendición de cuentas como nueva cultura de informar y el combate frontal a actos de corrupción, son impostergables. La institución tiene en este tema una asignatura pendiente.

c) La gestión de recursos extraordinarios para fortalecer la infraestructura es una cualidad que debe tener el nuevo rector. La realidad es que la matrí­cula y las necesidades de la UAZ siguen creciendo, pero el presupuesto federal no.

d) Buscar mecanismos eficaces para resolver problemas históricos que tanto han puesto a la universidad en jaque financieramente como: la deuda con el ISSSTE y ahora uno nuevo: las pensiones y jubilaciones.

e) Ver a la institución como lo que es: una universidad autónoma pública, no como un negocio.

d) La relación rectorí­a-sindicatos universitarios necesariamente deberán entrar en otra dinámica, los tiempos actuales así­ lo exigen. Desde luego las conquistas laborales tendrán que ser respetadas, pero algunas de ellas tendrán que cambiar. Mención especial merece las futuras basificaciones. La UAZ ya no aguanta más.

Habrá que advertir que los retos y desafí­os aquí­ planteados no son los únicos, pero sí­ de los más importantes.

En resumidas cuentas, la sucesión en la UAZ estará enmarcada por dos aspectos importantes: tal vez esteremos ante la elección más competida como nunca antes en la vida universitaria y salpicada desde lejos por una elección presidencial.

Para el anecdotario:

1) Hace ocho dí­as, el periodista Miguel íngel Granados Chapa se despidió de sus agudos y pertinaces lectores en el diario Reforma de la siguiente manera: “Está es la última vez que nos encontramos, con esta determinación lo anuncio” y así­ fue. Dos dí­as después murió. Sin duda, las letras y el periodismo mexicano perdieron a una de las plumas más vehementes de la última mitad del siglo XX. ¡Descanse en paz el maestro! Nadie podrá llenar su Plaza Pública. Nadie es nadie.

2) Al más viejo estilo priista, hace un par de dí­as, el Comité Ejecutivo Nacional del PAN y la Comisión Nacional de Elecciones revivieron la vieja práctica de elegir a sus candidatos mediante el método del “dedazo”. Al no tener confiabilidad en sus padrones, desde el centro del paí­s vendrá en buena proporción la vení­a para quienes aspiran al Senado y las Diputaciones Federales. Allá los elegirán pues ¿Pero qué pasará con el candidato a la Presidencia de la República?, lo mismo. No habrá una elección abierta al panismo.

3) Los priistas nunca le perdonarán a Felipe Calderón que los haya acusado ante el -influyente periódico- The New Times de haber “pactado con la delincuencia organizada en el pasado”. Ahora mismo, el tricolor está exigiendo al propio presidente pruebe sus acusaciones o pida una disculpa públicamente. Difí­cilmente ésta vendrá. Por lo pronto, el PRI demandó ya al ejecutivo Federal ante el diezmado IFE. ¿Sabe amigo lector qué pasará?: absolutamente nada, mejor enmárquelo en el proceso electoral de 2012.

4) Tenemos la sospecha que cuando invitan al ex presidente Vicente Fox a dar alguna charla al extranjero, en especial, a universidades gringas, lo hacen más para exhibir al paí­s, que por la inteligencia del personaje en cuestión. En esta misma semana nuevamente volvió a plantar que el Gobierno Federal debe pacta con la delincuencia organizada, lo que provocó el enojo desde el propio presidente Calderón y de algunos actores polí­ticos como Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

Es mi opinión.

(*) Periodista

Top