POLICíA ESTATAL PREPARADA PARA DEFENDER, NO PARA MATAR

ENTREVISTA

Zacatecas, Zac.-Pese a que recientemente dos de sus entonces compañeros asesinaron a un joven, el comandante íguila está decidido a “limpiar” la imagen policial. Empero, admite ser tentado por los tentáculos de los “malosos” y, sostiene sufrir impotencia ante los lamentables sucesos de la colonia Barrios Sierra. Denuncia la constante infiltración de la delincuencia organizada para obstaculizar el trabajo de la institución. Rechaza ser sicario, menos estar entrenado para matar, pero sí­ para defenderse y defender a la sociedad. Clama, insiste en que ojalá y el pueblo les siga teniendo confianza…

Es el comandante íguila, elemento de la Policí­a Estatal Preventiva, que por razones obvias identificaremos con este seudónimo, quien nos ofrece esta entrevista exclusiva para “Córrela”. Allí­ en la sede estatal policial, nos recibe y accesible comienza la entrevista…

Pregunta.- Comandante… ¿Cuántos años ya en la Policí­a Estatal Preventiva (PEP)?

íguila.- Tengo ya nueve años, desde que inició la Policí­a Estatal.

P.- ¿Es difí­cil y cómo ha cambiado la situación?

í.- Sí­, pues cuando inició la Policí­a Estatal de cierta manera estaba muy tranquilo en la cuestión de la seguridad, pero ya a últimas  fechas ha cambiado muchí­simo, ya hay bastante inseguridad y no nada más aquí­, si no a nivel nacional en toda la república,  y me imagino que otros lugares peor que en Zacatecas, siento que un poco más. Desgraciadamente en otros estados estamos peor que en nuestra entidad.

P.- ¿Qué podrá aportar el elemento policí­a a ese pedimento de una policí­a con identidad propia, cómo hacer para darle un rostro a la Policí­a Estatal zacatecana?

A.- Bueno, creo que ahorita con todas las acciones que ha hecho el gobierno atinadamente, hasta ahorita lo veo yo positivamente con la certificación de los compañeros con los cursos, con el apoyo que nos ha dado el nuevo gobierno, con el aumento de nuestro sueldo, hay varias cosas que yo pienso que van agarrando rumbo, que vamos bien, pensando a futuro.

P- ¿Y a futuro precisamente se puede pensar en una policí­a de confianza que desgraciadamente preocupa que los ciudadanos común y corriente y la sociedad ya no confí­an mucho en las policí­as, si podrí­a usted decir que aspirarí­amos a que un dí­a volviéramos a retomar ese rumbo?

í.- Claro que sí­, sí­ se puede, yo estoy de acuerdo en las nuevas polí­ticas que se están viendo, pienso que sí­ se puede llegar a una corporación sana, limpia, sin problemas; pienso que sí­ hasta ahorita sí­ hemos visto mejorí­as en nuestra corporación. Nada más que sí­, desgraciadamente hay gente que se dedica y se encarga de malearla, de hacerla ver mal ante la sociedad y pues no sé cómo decirlo, pero sí­ hay gente que se encarga pues de que quede mal tanto la institución como las cabezas en este caso el Secretario de Seguridad Pública.

P.- ¿Pero quién serí­a esa gente que le está estorbando por decir…?

í.- Pues ellos mismos, la delincuencia organizada, yo pienso que buscan la manera de hacer quedar mal al Secretario y buscan la manera por uno y otro lado la manera de infiltrarse, de meterse, pues al mismo compañero desviarlo de su carrera limpia que llevaba, trata de desviarlo para perjudicar a la Institución, al Secretario, al mismo Gobierno.

P.- Pero algún dí­a habrí­a una añoranza de la sociedad de que ¿si podrí­amos  volver a confiar como antaño en la policí­a, crees que sí­ se podrí­a?

í.- Aún con las cosas que han pasado pienso que sí­ se puede, sí­ hay mucha gente dentro de nosotros muy importante, que se dedica ayudar a la sociedad, ayudar a que sigamos adelante para que la misma sociedad tenga confianza en nosotros. Sí­ si hay gente, muchí­sima gente, yo pienso que un 95% pienso que sí­ vamos por buen camino y sí­ se puede confiar en la Policí­a Estatal.

P.- ¿Pese a muchos hechos desagradables, como los recientes, donde desgraciadamente dos compañeros cometieron el asesinato de un joven y qué sentiste cuando esto pasó?

í.- Fí­jese que se siente uno mal, porque mucha gente tiene la confianza en nosotros  y  se entera uno de estas cuestiones y se siente uno muy mal, particularmente se siente uno con la impotencia de no poder hacer nada, hace rato yo le hablé del 95% y quisiera decir que el 100% estamos sanos, uno que más quisiera decir que es el 100% pero pasan las cosas, y uno dice ¿cómo?  O sea no lo cree, yo en mi caso no, no creí­a que ciertos compañeros estuvieran haciendo cosas malas.

P.- ¿Tú los conoces comandante?

í.- Sí­, sí­ los conozco…

P. ¿Conviviste con ellos?

í.- Sí­ conviví­ con ellos, y digo ahorita estoy en la entrevista y si no hubiera pasado eso, que me dijeran  oye cómo se sienten si hay confianza o no. Yo les dirí­a que el 100%, pero ya con las cosas que suceden se va la moral para abajo y se siente uno mal, por las cosas que han pasado.

P.- ¿Por su cabeza nunca pasó, jamás pasó ni un miligramo de un pensamiento negativo hacia sus compañeros?

í.- No la verdad no, yo si considero mi corporación y digo mi corporación porque pues yo estoy desde el inicio y he vivido desde inicios y hasta ahorita y ojalá me permitan durar más tiempo; aunque ahorita es muy difí­cil, estamos en tiempos muy difí­ciles y vendrán tempos más difí­ciles me imagino… pero sí­ queremos al igual que otros compañeros y su servidor, sí­ queremos aportarle algo al estado de Zacatecas, para que la misma sociedad nos tenga confianza. Yo sé que todaví­a hay gente que nos tiene confianza, y sé que al igual que su servidor hay más compañeros que están aportando con su trabajo para que la gente nos siga teniendo confianza.

P.- ¿A partir de la fecha que cometen ese acto, los has vuelto a ver?

í.- No ya desde ahí­ ya no los hemos vuelto a ver.

P.- ¿Si los volvieras a ver qué les dirí­as?

í.- Pues yo pienso que, no, no les guardarí­a rencor verdad,  pero sí­, he tratado de como mando hablar siempre con la gente y siempre darles buenos consejos, si me tocarí­a platicar con ellos, el convivir nuevamente pues sí­, sí­ lo harí­a y les dirí­a que trataran de hacer el bien y si en su momento lo hicieron, lo vieran como cosa del pasado, que si algún tiempo la regaron, hay más futuro para que hagan el bien y no el mal y que piensen en las miles de familias que hay aquí­ en Zacatecas que necesitan del bien y no del mal.

P.- Ahora entrando ya de lleno ya en tu trabajo tú eres comandante de un grupo, cuándo salen atacar a los malosos  o grupos delictivos, ¿tú vas al frente, cómo se da eso?

í.- Sí­, cuando salimos siempre se habla con la gente, con los compañeros, a cualquier operativo que hay se le retira el teléfono celular, se le recomienda al compañero que se cubra su rostro para que no sea identificado, y que siempre esté muy alerta, esté al pendiente que no tome nada a la ligera.

Porque mucha de las veces uno se confí­a de que no pasa nada, pero ya ahora ya no están los tiempos como antes tranquilos, ya ahorita tiene uno que extremar medidas de precaución por lo que llegara a suceder.

P.- ¿Qué sientes tú cuando, pues desgraciadamente son mexicanos como tú los que están de aquel lado, los malosos vuelvo a insistir que sientes cuando me imagino que tú también haz jalado el gatillo?

í.- Pues nos ha tocado a últimas fechas varias anécdotas, varios hechos y en el momento no se siente nada, si no, ya después que empieza uno a recordar los hechos, entonces sí­ como que sí­ se pone uno a pensar, pero en el momento únicamente se actúa.

P.- La adrenalina, ya después viene la recapitulización de hechos, por ejemplo ¿tienes tú un recuerdo de alguna cara de ellos, no porque lo conozcas pero qué sensación te produce?

í.- No, no recuerdo, de mi parte no recuerdo rostros únicamente hechos como fueron. Solamente nosotros recordamos los hechos de cómo suceden desde el inicio hasta el final, pero en mi caso, los rostros no.

P.- ¿Pero sí­ vas con un sentimiento de que vas defender a tu estado, a tu patria, ahora sí­ que es todo, a tu familia, porque tu familia también forma parte de esa sociedad?

í.- Sí­ claro,  cuando nosotros vamos a cierto operativo, sí­ llega el momento en el que piensa uno que las cosas se están haciendo para mejorí­a de uno mismo como familia, como sociedad, todo, todo junto en hacer el bien y no el mal.

P.- ¿Sientes temor?

í,- No, en el momento no se siente, en mi caso no siento temor ya cuando suceden las cosas y cuando se pone uno a pensar y a recordar los momentos en los que pasaron solamente.

P.- ¿Tu familia qué te dice?

í.- Bueno, sí­ pues tengo mi familia,  soy casado, tengo dos hijos, y pienso que la familia al igual que a todos nos detienen  y nos dicen ya salte, ya está muy peligroso, cada dí­a sube más de nivel y cosas de esas.

En mi caso yo no estoy trabajando nada más como para recibir un sueldo, mi caso no es así­, yo antes de estar aquí­ estuve en otra corporación y ya es bastante tiempo, se da uno cuenta que no está uno únicamente por el simple trabajo, si no que sí­ siento que tengo la vocación de ser policí­a.

 ¿Te gusta te encanta pues, como dicen de corazón?

í.- Sí­ así­ es. Entonces yo u otros compañeros, si nos meterí­amos como dice uno vulgarmente con la maña, pues sí­ se defraudarí­a uno mismo, y a la misma sociedad, a la misma gente zacatecana. Uno no puede quedarle mal…

P.- ¿Abriéndonos de capa no te han ofrecido la maña… dicen ustedes?

í.- Yo tengo tiempo ya de comandante, he estado en otros lugares de encargado y sí­ le soy sincero que no me han ofrecido pero sí­ me han buscado, pero he tratado de no tener el contacto con esas personas.

P.-Es difí­cil, porque deviene otra cosa, ¿qué opinión tienes de los presuntos halcones de Guadalupe, de Zacatecas, y no sé si de aquí­, tú qué opinas de eso?

í.- Pues únicamente yo puedo decirle que cada quien es responsable de sus actos, si hay gente, ellos sabrán, yo creo que tarde que temprano serán requeridos por la justicia y pues allá ellos, cada quien si andan o no andan solamente ellos saben y el dí­a de mañana serán requeridos, si hicieron algo malo en la vida.

P.- ¿Qué opinas que dentro de las corporaciones se dé el uso de las drogas?

í.- En cuestión de la PEP, a nosotros muy frecuentemente nos hacen antidoping, muy frecuentemente; entonces si anduviera uno metido en drogas pues ahí­ saldrí­a, yo le hablo de aquí­ de la Policí­a Estatal y ahí­ saldrí­a si anduviéramos en cuestiones de las drogas, metidos.

Yo siento que está bien, porque así­ se darí­an cuenta y si anduviera uno adentro, pues nos saldrí­an rápido. íšltimamente y no nada más nos han hecho exámenes del antidoping, si no nos han hecho varios exámenes de todo y nos traen muy movidos. Está bien, yo pienso que mientras todo sea para bien vamos por buen camino.

P.- Aparte de esto ¿cuántos dí­as tienes de descanso tú?

í.- Ahorita hay bastantes cursos y nos hemos visto limitados, pero yo creo que es entendible y la misma gente lo entiende, ve que no podemos gozar como antes, antes tení­amos un turno de 12 por 24, y ahora ya  con la llegada del  señor Secretario nos cambiaron el horario que es de 24 por 24, pero yo siento que de otra manera no se puede. Porque lo que se requiere es gente para trabajar para los diferentes operativos y servicios, entonces si se harí­a como antes no se alcanzarí­a, no se cubrirí­a, si a si en la actualidad batallamos muchí­simo, se batalla muchí­simo para todos los servicios, es una infinidad de servicios de los que está cubriendo la PEP, pero por lo mismo, por la inseguridad, pues todos quieren sentirse protegidos pero nos falta personal.

P.- ¿Cuanto personal hay?

Somos como me imagino yo a mi mal tanteo bueno no, no quiero decirlo por cuestión se seguridad, pero si tuviéramos me imagino yo de perdido unos mil, sí­ estarí­a muy bien, para cubrir todos los servicios que tenemos  y para poder ayudarle también a los demás municipios. Ya que hay bastantes municipios que quisieran del apoyo de la Policí­a Estatal, y no es que uno se los niegue el apoyo pero desgraciadamente no se tiene la gente para poder estar ahí­ en  esos municipios.

P. – ¿Entonces qué haces en tu dí­a de descanso, si descansas?

No sí­, sí­ descansamos y la verdad yo no me quejo en ese sentido, y en mis  ratos libres procuro prepararme más en cuestión fí­sica y me gusta leer también.

P.- ¿Qué lees, qué lee el Policí­a Estatal?

í.- Mire, a mí­ me gusta estar enterado de las noticias, me gusta leer los periódicos, los mismos compañeros, compañeras me prestan libros y pues ahorita si que no tengo preferencia en lectura, pero cualquier libro es bueno para mí­; de donde soy me gusta practicar deporte juego básquet bol y fut bol, estoy en ligas. Pero sí­ procuro mantenerme ocupado en algo y soy de Fresnillo.

P.- ¿Te gusta el cine?

í.- No

P.- ¿La televisión?

í.- Tampoco.

Me gusta  estar con mis hijos, ayudarles con sus tareas, en sus actividades.

P.- ¿Cuando vas a un enfrentamiento no piensas en ellos?

í.- Pues sí­, sí­ piensa uno en su familia, en todo el peligro que corre uno, los sacrificios que hace uno, al igual sí­ los hace uno, hay servicios donde… ahorita simplemente a lo mejor simplemente suena muy sencillo, pero cuando llueve y tenemos que andar en el servicio que nos toca y tenemos que aguantar el agí¼ita o el sol, o como está el tiempo y no reniega uno, porque cuando uno hace lo que le gusta no hay inconveniente, ahora sí­ que  no hay problema es un gusto,  para mí­ es un gusto estar aquí­ trabajando.

Es muchas de las veces hasta bendiciones, lo ve uno con buenos ojos, ve la estancia, el tiempo, la jornada, pues el tiempo que está uno trabajando lo ve uno, para mí­ a veces hasta se me hace corto, hay dí­as, temporadas en que sale uno a otros municipios en operativo y se nos hacen cortos los dí­as.

P.- ¿No se puede entender como un gusto matar?

í.- No, bueno no, nosotros somos policí­as, no somos sicarios, nosotros no estamos preparados para matar; uno pues se defiende, porque también ni modo de decirles aquí­ estoy dispárame pues no, yo no estoy entrenado para matar pero sí­ estoy entrenado para defenderme.

P.- Un mensaje para la juventud, ¿qué les dirí­as a los jóvenes?

í.- Yo sé que actualmente, hay mucha gente y sobre todo los jóvenes que ven con buenos ojos a la gente armada y les gusta escuchar corridos, y ven un vehí­culo de lujo y se les hace bonito y escuchan anécdotas de otras gentes y se les hace bonito y todo eso, o sea, yo sí­ les quiero decir que lo bonito no es eso, lo bonito es llevar una vida sana en donde sea como antes, puedan salir, puedan divertirse, puedan ir a fiestas, ir a dondequiera y sin problemas. No se dejen  engañar, no todo lo que brilla es oro, que mejor se dediquen a estudiar, a preparase, a cosa sanas y no a lo malo, porque ya ahorita, me imagino yo que, donde quiera a como está la vida ahorita, donde quiera está fácil hacerse de drogas y es fácil entrar a la droga pero para salir yo me imagino que ha de estar difí­cil, entonces mejor ni meterse, mejor lleven su vida tranquila con su familia cuidarla, estudiando, trabajando yo pienso que serí­a mejor eso.

P.- ¿Tú qué estudiaste?

í.- Yo tengo la Preparatoria terminada pero sí­ tengo el propósito de seguir estudiando

P.- ¿Qué carrera te gustarí­a?

í.- Inicié Medicina y si tuviera el apoyo de los jefes me gustarí­a seguir estudiando.

P.- Estás chavo ¿cuántos años tienes?

í.- 38 años, pero sí­ hay compañeros que en la actualidad están estudiando buenas carreras, y tienen el apoyo tanto del Director como del señor Secretario, entonces sí­ tenemos el apoyo para todos los que queramos estudiar, sí­ tenemos el apoyo, sólo es cuestión de querer uno para seguir adelante, yo creo que todaví­a se puede, todaví­a se puede no hay que pensar negativamente…

Ojalá y muchí­sima gente nos siga teniendo la confianza a esta Policí­a Estatal, yo pienso que el dí­a de mañana no les vamos a quedar mal, vamos a tratar de seguir adelante por el buen camino…

Por Guillermo Hernández Zavala / PERIӓDICO Cí“RRELA

Top