REFERENTE PERIODíSTICO…

Las dos guerras

Por Gerardo DE íVILA (*)

Dos guerras están en curso: la de Calderón y la de las encuestas. Una cuestionada, la otra, normal en un año electoral que vivirá el paí­s. La primera, es cruel, la segunda, necesaria para ver hacia dónde va México.

La guerra de encuestas reales y por encargo, se ha desbordado en ví­spera de la  elección presidencial de 2012, en tanto, el padrón electoral se verá mermado por los caí­dos, justos y pecadores por la -fallida guerra- que mantiene el presidente Felipe Calderón Hinojosa en contra de la delincuencia organizada.

A esta realidad, habrá que agregar le desconfianza en la que ha entrado el IFE como garante de la legalidad, al no tener aún a todos los consejeros electorales desde hace meses. El panorama polí­tico tiende a enrarecerse. Cuidado.

Hasta el cierre de esta entrega, más de 50 mil personas se nos han adelantado en el camino, y seguramente miles de ellos y ellas tení­an el anhelo de ir a las urnas en julio próximo para votar por un México más próspero, democrático y seguro. Lo preocupante es que de aquí­ a la jornada electoral la cifra subirá.

Mientras esto ocurre, en el plano polí­tico, la percepción en este momento, es que el PRI regresará a Los Pinos, que el PAN tuvo su oportunidad y no pudo con el encargo, y que, el PRD se desmorona a pedazos.

Evidentemente, las encuestas, mediciones, sondeos o como se les quiera llamar,  hasta ahora conocidas a través de los medios de comunicación muestran una fotografí­a al instante de cómo está reaccionando la sociedad, con la advertencia, de que son cifras al momento. Desde luego la realidad puede cambiar.

Si bien, el panorama podrí­a quedar aclarado hasta febrero o marzo, en la semanas venideras de este 2011 podrí­an ocurrir muchas cosas, en especial, en los partidos de izquierda. Sólo el PAN quiere llevar su proceso hasta febrero y el PRI hasta marzo. El tema de las alianzas es aparte aunque ya se prefiguran.

Si las elecciones fueran hoy…

Así­ las cosas, de acuerdo con los más recientes sondeos, el ex gobernador del Estado de México Enrique Peña Nieto ganarí­a las elecciones con poco más del 50% de los votos. A leguas se ve que el esposo de “La Gaviota” será el candidato.

Por su parte, el PAN se estarí­a ubicando como segunda fuerza electoral con cerca del 30% de las preferencias, siempre y cuando Josefina Vázquez Mota sea la candidata azul, aunque la sociedad mexicana tiene claro que el candidato oficial del Presidente Calderón es Ernesto Cordero Arroyo.

Finalmente, el PRD –o lo queda de él-, estarí­a terminando en la tercera posición con su 16% histórico. Será importante para la opinión pública conocer quién será el abanderado. Las opciones son dos: Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard. Si las izquierdas no van juntas nada tienen que hacer en la elección.

En toda esta historia, el Partido Revolucionario Institucional no puede ni debe lanzar las campanas al vuelo por una razón: en este momento nada está escrito, todo puede pasar, aunque las mediciones hablan del inminente regreso del PRI a Los Pinos.

De tal manera, que bajo este supuesto, es decir, del regreso del dinosaurio, ahora revivido y renovado, la realidad nos indica que la elección presidencial, como se preveí­a, se adelantó demasiado, aunque los escenarios se mueven todos los dí­as. En suma, este será el distintivo hasta dí­as antes del primero de julio.

La elección de las encuestas

Si una elección estará bajo el bombardeo de encuestas, es la que se vivirá en julio. Mientras ese dí­a llega, las empresas encuestadoras se venden ya al mejor postor, se la están jugando incluso con algunos probables candidatos.

Estamos pues, ante la elección de las encuestas que si bien, no serán definitivas, sí­ ayudarán a dar luz a mucha gente que cree en este tipo de instrumentos.

Por ejemplo, esta semana, el periódico Excélsior publicó una encuesta dónde el PRI trae alrededor del 50% de las preferencias, por 27% del PAN y el 16% del PRD. La propia medición ofrece otro tipo de resultados sobre la percepción que hay hacia quienes pudieran encabezar la boleta electoral.

Ahora bien, en descargo de los institutos polí­ticos que, de acuerdo con las más recientes encuestas van abajo del PRI, se encuentran en un momento importante para revertir la realidad, pero primero, deben dejar de lado los pleitos internos, es el caso del PRD, y en menor medida del PAN.

Cierto es, que los partidos polí­ticos se preparan para designar a sus candidatos, cada quien con un método de selección distinto, aunque las encuestas se mueven dependiendo que quien pudiera aparecer en la boleta. Es cuestión de semanas para conocer esta parte.

Pero qué están preguntando las empresas encuestadoras a los “consultados”: imagen del candidato, proyecto de nación, preparación, presencia, confianza, discurso, simpatí­a, trayectoria, trato con la gente. El partido cuenta mucho.

En este sentido, la respuesta de los “encuestados” varí­a. Es del dominio público que la calificación en este momento favorece a Peña Nieto, así­ como al PRI. El PAN se ubica en el segundo lugar, y el PRD, se encuentra en tercer lugar. Conforme se conozca oficialmente al candidato la percepción podí­a cambiar.

En resumidas cuentas, la única certeza es que falta algo de tiempo para conocer qué pasará el próximo año, aunque ya se prefiguran escenarios de lo que pudiera ocurrir, lo que sí­, es que el partido en el gobierno (el PAN) parece vivir su último año de gobierno. Se desmorona a pedazos, según la percepción ciudadana.

Para el anecdotario:

1) Al menos en el discurso, la justicia no está sujeta a tiempos ni a presiones. Por alguna extraña razón, los cinco magistrados que conforman la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) “pospusieron” resolver si la Ley de Responsabilidades para las y los Servidores Públicos del Estado y Municipios de Zacatecas es inconstitucional o no. Determinaron no abordar el tema, a pesar de que estaba en el orden dí­a del miércoles. Que quiere decir esto: que las probables sanciones a los ex funcionarios del gobierno de Amalia Dolores Garcí­a Medina tendrán que esperar el perdón o el castigo, eso incluye, a la ex mandataria.

¿Se estará prolongando acaso la agoní­a o hay algo atrás de todo esto?

2) Si una institución de seguridad social en Zacatecas requiere de un cambio es el ISSSTE cuyo director es el profesor Ramón Navarro Munguí­a. Lleva años en la dirección con los resultados poco claros. Entre denuncias, negligencia, falta de medicamentos, quejas, pésimo servicio y un sospechoso uso de los recursos ha transitado la administración a su cargo. No hay que olvidar, que el Delegado es producto y herencia de la poderosa maestra Elba Esther. Tenemos la impresión que a alguien en el centro del paí­s se le olvidó removerlo.

Irremediablemente, de que urge un cambio en el ISSSTE, urge.

3) La “limpia” de policí­as preventivos llegó al ayuntamiento perredista que dirige el perredista-priista Rafael Flores Mendoza, quien de entrada, aceptó la renuncia al director de Seguridad Pública. De acuerdo con las propias declaraciones del alcalde exmonrealista, alrededor de 30 preventivos fueron cesados de su cargo por que de plano se les perdió la confianza. De manera que, si las cosas salen como van pronto veremos una policí­a renovada en el municipio de Guadalupe. Ahora sólo queda la duda, sin los uniformados que quedan son de fiar. Por lo pronto, Rafael González Valdez asume la dirección de la maltrecha corporación, quien por cierto, inauguró su cargo atendiendo una balacera.

Necesariamente, luego vendrá la limpia de funcionarios.

4) El coordinador de Ciencias de la Salud de la UAZ, Alfredo Salazar de Santiago dice que no busca ser el sucesor del rector Francisco Javier Domí­nguez, pero ya le hacen comidas sus seguidores. Dice también que “lo den por muerto”. Por lo pronto, aunque falta tiempo, antes de que termine el año buscará posicionarse en el ánimo de la comunidad universitaria. Ya entrando el 2012, otra cosa será.

Por cierto, ¿Será aún Alfredo Salazar el candidato del Rector Domí­nguez o cuándo rompieron?

5) Por si los problemas de inseguridad en el paí­s fueran pocos, el controvertido ex Presidente Vicente Fox, insiste en que hay que “perdonar” a los criminales, acusa que no se trata de ninguna ocurrencia como sus detractores lo han calificado. En la visión del polémico ex mandatario guanajuatense, su argumentación es porque así­ conviene a los intereses del paí­s. De manera que, Fox sigue teniendo fotos que otros ex Presidente ya no tienen, opinando de todo y polemizando como siempre. Que no le van a hacer caso, eso también está claro.

Estamos, ante las ocurrencias foxianas que llevaron al paí­s a un clima inseguro.

Es mi opinión.

(*) Periodista.

Top