Cí“MO SOLICITAR UNA VISA AMERICANA

Por: Jorge Gustavo Castañón Cisneros

Enumerar los pasos básicos para que un ciudadano mexicano solicite una visa B1/B2 (mejor conocida como visa de turista) resultarí­a sencillo, es decir, es un procedimiento “diseñado” por las autoridades americanas para que pueda ser realizado de manera personal. Un proceso que en sí­ no es complicado: contar con pasaporte mexicano vigente; registrar los datos del solicitante en la página del CSC Visa Information Center; generar la forma DS-160 de No Inmigrante; realizar el pago de 140 USD con su formato MRV y, si es primera vez, programar una cita para el Centro de Atención a Solicitantes del Consulado seleccionado y programar otra cita para la entrevista Consular ante un Oficial en el Consulado seleccionado.

No obstante, es siempre importante reconocer que detrás de este relativamente sencillo procedimiento, se dan una serie de situaciones que trascienden la simple tramitologí­a y se convierten en un escenario que da origen a negocios, abusos, errores, fraudes, ilusiones, preocupaciones y una lista considerable de sentimientos que pasan muchos de aquellos que, por gusto o necesidad, inician su proceso de solicitud.

Se debe mencionar que el trámite descrito en el primer párrafo deja de ser sencillo para un gran porcentaje de quien lo requiere, ya que del universo de personas que lo inician, los menos cuentan con las herramientas suficientes para realizarlo sin necesidad de terceras partes. Cuando el ciudadano mexicano o, en este caso, zacatecano se enfrenta al proceso de solicitud y se revela incapaz de realizarlo de manera particular se ve inmerso en una realidad que para muchos se vislumbra agreste y difí­cil.

Señalemos lo siguiente: un gran numero de zacatecanos que tramitan pasaporte y visa son familiares de paisanos radicados en la Unión Americana (con o sin papeles),  son personas de determinada edad, ya sea o muy jóvenes o adultos de la tercera edad, preponderantemente dedicadas al campo, ganaderí­a, comercio informal, al hogar, entre otros, con un nivel educativo básico o nulo que les dificulta incluso llenar el formato de solicitud de pasaporte mexicano.

Esto nos arroja elementos para deducir lo complicado que les resulta contar con el dominio o conocimiento mí­nimo de las tecnologí­as de comunicación requeridas como son el uso de la computadora, impresora, manejo del  Internet (incluso tener cobertura del mismo en su localidad o municipio), etc. Así­ como contar con nociones básicas del inglés como el idioma requerido para llenar las solicitudes de No-Inmigrante y mucho menos suponer que considerarán los criterios elementales a cumplimentar de acuerdo a los términos de la visa solicitada.

¿Qué hacer entonces? Evidentemente, requerir la ayuda, asistencia o servicios de una tercera persona no es negativo si estuvieran las condiciones necesarias para confiar en que cumplirán de manera eficaz y eficiente con lo que ofrecen, situación que desafortunadamente en Zacatecas no ocurre en muchos casos.

¿Qué debemos considerar? Básicamente partir del por qué se requiere ingresar a los Estados Unidos. Establecer claramente el motivo o propósito de la solicitud, si es de visita turí­stica, familiar, a un evento, congreso, tratamiento médico, etc. Tomar en cuenta iniciar el procedimiento de 45 o hasta 90 dí­as antes de la fecha estimada de ingreso para que se puedan realizar los procedimientos normales y salvar todos aquellos imponderables que nunca faltan.

Posteriormente tramitar el pasaporte mexicano, muchas personas lo solicitan por 3 años (vigencia mí­nima con que cuenta la  S. R. E. para un pasaporte para mayores de 3 años de edad). Para este paso es básico contar con un acta de nacimiento original y de preferencia, reciente. Revisar que el nombre no tenga errores y que no sea el registro extemporáneo a la fecha de nacimiento (3 años a partir de la fecha de nacimiento para mayores de edad y de 1 año para menores). Presentar una identificación oficial vigente (IFE, Cartilla Militar Liberada, Credencial vigente del INAPAM, entre otros) y dos fotografí­as a color tamaño pasaporte. Se realiza una cita gratuita en la Delegación de la Secretaria de Relaciones Exteriores en Zacatecas ví­a telefónica al 01-800-5000-773 o ví­a Internet en su portal oficial. Se puede buscar más información en dicha página.

Generar el formato DS-160 que conlleva un número de solicitud que suele comenzar con AA001… o AA002… mas otros dí­gitos. Se puede acceder a esta solicitud a través de los portales oficiales de la Embajada y Consulados Americanos, se llena en inglés y al terminarla se imprime la hoja de confirmación (la que contiene el código de barras). En ella se declarará fundamentalmente el motivo de ingreso, datos personales, de pasaporte mexicano, de historial migratorio, de antecedentes en los E. U., de punto de contacto, de información laboral del solicitante, de fechas estimadas de ingreso.

Ya con el número de DS-160, para realizar el pago al gobierno americano por 140 USD se ingresa a la página del CSC o Servicio de Visas de los Estados Unidos donde se registra el perfil del solicitante. Hay que leer cuidadosamente las instrucciones que lo irán guiando paso a paso para conformar el perfil adecuado de acuerdo a las necesidades de ingreso del solicitante. Se puede pagar ví­a tarjeta de crédito o generar e imprimir el formato MRV para pagar en BANAMEX o en SCOTIABANK. Posteriormente, ya registrado el pago se puede acceder a las fechas de citas tanto para el CAS (Centro de Atención a Solicitantes) dónde se tomarán exclusivamente huellas dactilares de los diez dedos y fotografí­as, así­ como al Consulado Americano donde se llevará a cabo la entrevista consular y la decisión definitiva del otorgamiento o negación de la visa.

Obvio es que cada paso conlleva intrí­nseco ramificaciones según el caso.
Diversas dudas, preguntas, incertidumbres o hasta confusiones surgen en muchos solicitantes. Es importante que se realice la petición lo más exacta posible para cumplir adecuadamente con los criterios empleados para este documento migratorio y así­ elevar las probabilidades de calificar exitosamente. No obstante,  todas estas consideraciones por tiempo y espacio no se pueden expresar ni explicar en este artí­culo.

De lo anterior, podemos inferir que ese procedimiento sesudamente “diseñado” para ser accesible de manera particular por el interesado, se volvió en un proceso cada vez más ajeno al solicitante promedio zacatecano. Podemos observar y entender el por qué han proliferado establecimientos dedicados a atender a este sector poblacional, y el por qué, atinadamente, las instancias gubernamentales han tenido que proporcionar los servicios básicos para asistir en esta materia a la población que así­ lo requiera.

Lo que la población espera y exige tanto al sector privado como el público, es que sea atendido seria, ética, personal y profesionalmente. Que se cumpla eficientemente el ciclo oferta-demanda en relación a los servicios particulares que, como cliente, paga una tarifa. O que se cumpla con la obligatoriedad del estado de atención integral de sus necesidades, en este caso particular, binacionales, de manera eficaz y gratuita. Ambas opciones son útiles para tomar la decisión que mejor convenga a los intereses del solicitante.

Tristemente, tanto en el sector privado como en el público, pareciera que aun se está en ciernes en esta materia. Muchos solicitantes se quejan de ser atendidos por personal que no refleja una preparación especí­fica. Situación que redunda en múltiples ocasiones en un proceso de solicitud de visa defectuoso, incompleto o incluso negativo por influencia directa que esas “terceras partes” que participan de un proceso tan necesario para aquellos que mantienen un perfil migrante.

Email: tmasesoreszaca@hotmail.com

Top