EN ESTA TEMPORADA INVERNAL…

Por: Juan Antonio Caldera Alaniz / Comandante del Departamento del Bomberos del Estado de Zacatecas

Heladas.- Ocurren cuando la temperatura del aire cercano a la superficie del terreno disminuye a 0°C o menos, durante un tiempo mayor a cuatro horas. Generalmente la helada se presenta en la madrugada o cuando está saliendo el sol.

Nevadas.- Es un tipo de precipitación que se compone de cristales de hielo que caen al piso. Las nevadas intensas y con fuertes vientos provocan visibilidad nula y acumulación de nieve, que al aumentar las temperaturas pueden formar flujos de agua importantes.

Frí­o Extremo.- En las personas el frí­o ambiental extremo puede congelar la superficie del cuerpo humano, aumentar la presión arterial e incrementar el esfuerzo del corazón. El enfriamiento del cuerpo también reduce la resistencia a las infecciones, que van desde un simple resfriado, hasta condiciones graves como la hipotermia y el congelamiento.

Procure… Estar pendiente de la información meteorológica sobre las temperaturas y comunicados correspondientes de las autoridades responsables. Informar a las autoridades sobre la localización de personas más vulnerables (niños, adultos mayores, indigentes y personas con capacidades diferentes). Procurar y fomentar, entre la familia y la comunidad, las mediadas de autoprotección y auto cuidado, como vestir con ropa gruesa (chamarra, abrigo, bufanda, guantes, etc.) y calzado cerrado. Comer frutas y verduras amarillas ricas en vitamina A y C. Las frutas de temporada son las indicadas (naranja, guayaba, tejocotes, jí­cama, ciruela). Elaborar o ajustar su plan familiar de protección civil para esta temporada. Solicite información de la unidad más cercana de protección civil, sobre la ubicación de los posibles refugios temporales, cocinas comunitarias, sitios de distribución de materiales de abrigo y de ví­veres.

En las zonas frí­as, tener disponibles mantas, cobijas y acondicionar su casa con chimeneas, calefactores, etc. En caso de que el frí­o sea muy intenso y las cobijas no sean suficientes, use chimeneas, calentadores u hornillos siempre y cuando exista una ventilación adecuada. Si va salir de un lugar caliente debe cubrir boca y nariz para evitar aspirar el aire frí­o; los cambios bruscos de temperatura pueden afectar el sistema respiratorio. Trate de mantenerse seco pues la humedad enfrí­a el cuerpo rápidamente. Cuando el cuerpo empieza a “temblar”, de inmediato regrese a un lugar con calefacción. Si va estar fuera del hogar asegúrese de apagar la chimenea, calentadores u hornillos de petróleo o gas. Si desciende mucho la temperatura y especialmente si hay viento, procure permanecer resguardado en el interior de su casa y salir solamente en caso necesario. Vigile la temperatura de los cuartos de los bebés y los adultos mayores, mantenga a los niños retirados de estufas y braceros. Atender cualquier enfermedad respiratoria, si padece del corazón o de los pulmones, acuda al centro de salud más cercano.

No sobrecargar las instalaciones eléctricas con las series de luces navideñas tradicionales de esta temporada y verificar su buen estado. Atender señalamientos de tránsito al conducir en zonas de niebla y nieve, asegurándose de tener en buenas condiciones su vehí­culo. En zonas rurales establecer medidas de protección para la ganaderí­a y la agricultura. En caso que decida resguardarse en su domicilio elabore una lista de artí­culos y alimentos pudiera necesitar, así­ como de ropa para bajas temperaturas. Elabore una lista de teléfonos de familiares a quien avisar en caso de emergencia.

Recuerde… memorice los teléfonos de emergencia.

Top