íšLTIMA SEMANA DEL Aí‘O… ¿DE FIESTA O PREOCUPACIӓN?

Por: Sandra Alvarado / www.periodicomirador.com

Zacatecas, Zac.-Durante esta semana, Zacatecas se vio envuelto en una serie de actos delictivos que nos dejarán marcado el año que se nos va.

Desde detenciones a personas alcoholizadas por molestar a transeúntes, hasta por la portación de armas y drogas e incluso persecuciones a grupos delictivos y balaceras.

El martes 27 de Diciembre, un par de hombres fueron detenidos en la caseta Osiris-Zacatecas, por molestar a las personas que pasaban por este lugar, las cuales se quejaron ante las instancias correspondientes, logrando que los oficiales dieran atención inmediata a la situación. En el momento de la revisión a las dos personas del sexo masculino, los agentes se percataron de que llevaban consigo un envoltorio de marihuana, razón por la cual fueron puestos a disposición del Ministerio Público por posesión de droga.

Además, el miércoles 28 de Diciembre en la comunidad de Tacoaleche se suscitó un enfrentamiento entre corporaciones policí­acas y elementos de un grupo delictivo, esto derivado de la persecución que se realizó cuando elementos de la Policí­a Federal realizaban un recorrido de rutina sobre un camino de la mencionada comunidad y un par de camionetas al percatarse de la presencia de corporaciones policí­acas se dieron a la fuga, iniciándose así­ la persecución.

Los sujetos que iban en la camioneta comenzaron a disparar a los policí­as federales quienes repelieron la agresión, provocándose así­ un fuego cruzado. Tras la refriega lograron el decomiso de una camioneta RAM color plata dentro de la cual se encontraron los cuerpos sin vida de 4 personas, uno de estos cuerpos pertenecí­a a una mujer originaria del mismo lugar.

Y ciertamente, lo que pasó este viernes 30 de Diciembre que dejó a toda la ciudadaní­a asustada por las diversas movilizaciones que hubo a consecuencia de actos provocados por la delincuencia organizada.

En el Hotel Guadalupe que se encuentra en la Av. Colegio Militar en el municipio de Guadalupe  hubo un asalto, se presume que entraron al hotel y cuarto por cuarto pasaron despojando de sus pertenencias a las personas que se encontraban ahí­ hospedadas. A pesar de que las primeras investigaciones no se arrojaron resultados de que fuera un grupo de la delincuencia organizada quienes realizaron el asalto.

La ciudadaní­a se mostró alarmada al ver a elementos de la policí­a municipal, policí­a Federal y del Ejército Mexicano resguardando el lugar.

Mientras tanto, en la cabecera municipal de Fresnillo, aproximadamente a las 12:45 del mismo viernes, Policí­as Federales abatieron a un integrante de la delincuencia organizada que llevaba por nombre José Isac Barrientos de 23 años de edad, su cadáver se localizó en un vehí­culo Jetta color gris y junto a él, una escopeta calibre 12 y una pistola 38 súper.

Posteriormente, alrededor de las 13:00 horas, también en Fresnillo, fuerzas federales repelieron una agresión y dieron muerte a un segundo miembro de la delincuencia organizada, cuyo cadáver fue levantado por los Servicios Periciales de la Procuradurí­a y quien hasta el momento se encuentra en calidad de desconocido.

El occiso dejó abandonado un vehí­culo Nissan, color gris, con placas ZHT5926, sobre la calle Francisco Pacheco, cerca de la colonia El Olivar.

También en estos últimos dí­as del año, en las inmediaciones del cruce de carretera denominada Las Arsinas, elementos de la Policí­a Estatal Preventiva fueron agredidos y al repeler el ataque dieron muerte a un presunto integrante de la delincuencia organizada, logrando detener a cuatro más. Cabe resaltar que en estos acontecimientos no se reporta ningún daño a los encargados de salvaguardar la seguridad de la población zacatecana.

Finalmente la noche de este viernes 30 de Diciembre se dio una fuerte movilización policiaca y de gente armada en diversas zonas de Zacatecas y Guadalupe, situación que nuevamente puso en pánico a la ciudadaní­a que se percató de estos eventos, ya que se dieron balaceras y enfrentamientos entre integrantes del crimen organizado y autoridades estatales, federales y militares, así­ como por el ataque a las oficinas de la Procuradurí­a General de la República (PGR) en Zacatecas.

Según informo el general Jesús Pinto Ortiz, Secretario de Seguridad Pública en el estado, integrantes de la delincuencia organizada emboscaron además a elementos de la Policí­a Estatal Preventiva, afortunadamente sin bajas, solamente varios vehí­culos resultaron dañados.

Este acontecimiento se dio en las inmediaciones de la Plaza Bicentenario y se registro una gran presencia de corporaciones en el lugar, ya que acudieron policí­as federales además de integrantes del Ejército.

Asimismo, fuentes oficiales confirmaron que hubo una gran movilización de vehí­culos con gente armada a la altura de la Procuradurí­a General de la República (PGR), donde se encuentran arraigados presuntos delincuentes asegurados luego de la refriega que se dio en Santa Mónica, Guadalupe, Zacatecas. Al parecer en un intento por recuperar a uno de los delincuentes detenidos.

Luego del enfrentamiento que tuvo lugar en Santa Mónica los policí­as federales trasladaron a los presuntos delincuentes a las instalaciones de la PGR y es ahí­ donde precisamente se dio un nuevo ataque.

Fueron alrededor de 300 elementos de diversas corporaciones estatales, federales y militares los que participan en el control de la situación.

Ante esta situación se decidió montar un operativo especial en la carretera 54, en el que se vieron involucradas instancias federales, como la AFI, la Policí­a Federal Preventiva y el Ejército Mexicano, esto, con el objetivo de vigilar las instalaciones del CERESO de Cieneguillas además de las instalaciones de la Procuradurí­a General de la República, localizadas en este trayecto.

Es importante recalcar que las autoridades están llevando a cabo los operativos permanentes, que sean necesarios, para garantizar la tranquilidad de los habitantes de la entidad

A pesar de que las versiones oficiales dicen que están tomando las medidas necesarias para mantener a la ciudadaní­a a salvo, no deja de existir preocupación entre la ciudadaní­a y sentir que se vive en un estado en el que ya ni siquiera es posible festejar con tranquilidad la llegada del año nuevo, porque al escuchar la pólvora tronar hay que preguntarse si simplemente es pólvora de cuetes que están tronando para festejar el año nuevo o es pólvora de una balacera que se está dando.

Existe la esperanza de que el año nuevo traiga con él seguridad y calma para nuestro estado, que traiga la tranquilidad de poder salir con nuestros hijos sin tener que mirar todo el tiempo a nuestro alrededor previendo no vernos en medio de un fuego cruzado.

Mientras tanto, tratemos de disfrutar esta noche con nuestra familia, tomando nuestras propias medidas de precaución y dejando a las instituciones encargadas de nuestra seguridad lo propio.

Top