DOí‘A VITALINA VIRAMONTES TERMINARí SU PRIMARIA A LOS 65 Aí‘OS

Tepechitlán, Zac.- Vitalina Viramontes González, es una adulta mayor en situación de rezago educativo, que gracias al apoyo del Instituto Zacatecano de Educación para Adultos (IZEA) está por concluir sus estudios de primaria para continuar con los de secundaria y contar así­ con su nivel básico.

Sin saber leer ni escribir, doña Vitalina contó primero con el auxilio de uno de sus hijos, quien la empezó a apoyar para aprender lo más elemental como es leer y escribir, y en últimas fechas, gracias a los asesores del IZEA de esa región, se encuentra por terminar su instrucción primaria con gran satisfacción y reconocimiento por parte de su familia.

“Ya sé leer y escribir y tengo un mes y medio que he recibido la asesorí­a de manera intensa, por lo que he avanzado considerablemente, pero primero tuve que tramitar varios requisitos, ya que siendo originaria de la comunidad de La Loma, tuve que sacar una copia de mi acta de nacimiento en el Ayuntamiento y tener lista mi CURP (Clave íšnica de Registro de Población) para poder inscribirme formalmente al IZEA”, señaló.

Con gran entusiasmo por poder salir del rezago educativo, doña Vitalina también dijo que cuando la invitaron a acercarse a los servicios del IZEA tuvo sus dudas. Pero finalmente se decidió a inscribirse, ya que considera que es importante en cualquier lugar tener los conocimientos básicos que ayudan a prepararse y convivir mejor con sus hijos y nietos.

Agregó “tení­a muchas ganas de saber leer y escribir para poder comunicarme con mis hijos y saber lo que dice un libro o leer lo que yo quiera. A donde yo vaya poder ver lo que dicen los letreros”.

Sus hijos, sus más comprometidos impulsores, están siempre al pendiente de sus tareas y lecturas para lograr obtener su certificado de primaria. Uno de ellos, el que empezó a enseñarme lo más elemental, me dijo: “que bueno que estudie y se motive para saber leer y escribir. A veces me ayudan con la aprendizaje del abecedario, el nombre de las letras y con todo ello me siento muy bien.

Doña Vitalina agradeció al personal del IZEA por trabajar y ayudar a toda la gente, y especialmente por el apoyo brindado en sus estudios de primaria.

Basada en su experiencia y como mensaje a todos los adultos en rezago los invitó: “vengan al IZEA. Acérquense, no tengan miedo, porque a veces dejamos de hacer muchas cosas porque tenemos miedo, como no comprender, por ejemplo, las matemáticas, o algunos temas de mayor dificultad”.

Además puntualizó que los servicios son completamente gratuitos, “no nos cobran ni un centavo por ayudarnos en nuestro aprendizaje, por ello estoy muy contenta y al terminar la primaria espero -si puedo, claro está-, empezar la secundaria, aunque no vaya a ser profesionista, pero es bueno estar aprendiendo”, finalizó doña Vitalina.

Top