¿POR QUí‰ NO GANAMOS MíS MEDALLAS?…

Referente periodí­stico…

Por Gerardo DE íVILA (*)

Lo más fácil en una competencia deportiva de alto rendimiento, como lo son los Juegos Olí­mpicos es criticar severamente a las delegaciones participantes cuando los resultados no se dan. Eso ocurre aquí­ y en China. Como integrantes de una sociedad nos preguntamos una serie de interrogantes en busca de respuestas.

Lo que son las cosas, paradójicamente, México tiene primer lugar en corrupción, en impunidad, en desempleo, en criminalidad, en narcotráfico, en los hombres más buscados, en desigualdad, en pobreza, etc.

En esta entrega, trataremos de explicar someramente los por qué, México, como nación no puede ganar más medallas olí­mpicas o mundiales. Evidentemente, el tema da no sólo para la reflexión y discusión, sino para la polémica misma, en donde podemos estar o no de acuerdo.

Los Juegos Olí­mpicos de Londres 2012 van apenas a la mitad y el balance hasta ahora para México es de dos medallas de plata. La realidad no cambiará mucho. La crí­tica se presenta cada cuatro años y la interrogante principal sigue siendo la misma: ¿Por qué México no gana tantas medallas como otros paí­ses?

Acusan los clásicos que la explicación a la interrogante anterior, es que no gana por una serie de factores, entre ellos, los antropológicos, sociológicos, cientí­ficos, culturales, económicos, de ineficaces polí­ticas públicas, de aptitud y actitud en las autoridades deportivas, entrenadores y atletas. ¿Usted qué opina?

Pero hay otras interrogantes que han tenido respuestas a medias o de plano no hay una explicación que convenza sobre el tema que estamos abordando.

¿Por qué son pocos los atletas mexicanos de alto rendimiento? ¿Hay o no una verdadera polí­tica pública deportiva? ¿Hay o no los apoyos suficientes para la formación de los atletas? ¿Dónde queda el seguimiento a talentos deportivos? ¿De quién es culpa, de las instituciones, de los entrenadores, de los atletas, de falta de planeación, de quién?

Otras posiciones más catastrofistas, dicen que los malos resultados, es el reflejo de cómo está el paí­s, no de ahora, sino de siempre. Hasta aquí­, es complicado ponerse de acuerdo y aceptar una realidad que nos acompaña cada cuatro años.

Un largo proceso

En medio de todo esto, se presenta también un problema: pocos entendemos el por qué se dan esos malos resultados. Por eso, lí­neas arriba consignamos que lo más fácil es criticar con severidad la falta de resultados. El hecho es, que después de los Juegos Olí­mpicos de Londres 2012 habrá que esperar las explicaciones de las autoridades responsables del deporte mexicano.

Por lo pronto, nuestra propuesta para mejorar esta realidad de manera gradual es que se cree la UNIVERSIDAD DEL DEPORTE EN Mí‰XICO, en donde se forjen a los futuros atletas de alto rendimiento. Serí­a un largo proceso, desde luego, habrá cambiar la mentalidad y aprender de lo que hacen otros paí­ses desarrollados.

Pero entonces cuáles son las causas fundamentales del por qué históricamente no se obtiene buenos resultados en competencias olí­mpicas o mundiales, siendo México una nación de 120 millones de habitantes. ¿Complicado verdad?

Aquí­ parte de las explicaciones a la realidad de cada cuatro años, de acuerdo a expertos en polí­tica deportiva:

a) Es un asunto de tipo antropológico, sociológico, cientí­fico, polí­tico, económico, aptitud y actitud, etc.

b) La planeación deportiva no es la adecuada.

c) No hay presupuesto suficiente, (nunca lo habrá).

d) No hay seguimiento en los talentos deportivos.

e) Persisten los intereses polí­ticos y económicos muy poderosos.

f) Los dirigentes deportivos no han dado resultados, salvo honrosas excepciones.

g) El deporte, al igual que otras actividades no son prioridad en la agenda.

h) No hay infraestructura suficiente en la mayor parte del paí­s.

i) Falta fogueo internacional de los atletas en todas las disciplinas deportivas.

j) No hay una universidad del deporte en toda la extensión de la palabra.

k) Algunos señalan que la situación geográfica no ayuda.

l) Malos dirigentes que no cuentan con el perfil para manejar el deporte.

m) Algunos medios de comunicación en su afán de encontrar respuestas a malos resultados desestiman los esfuerzos que hay.

n) Los privilegios que nunca faltan.

í‘) Otros factores que influyen en los malos resultados.

Evidentemente, esta historia no aplica para contados atletas de élite, tanto de antaño como de ahora, que sí­ han recibido apoyos suficientes. Sin embargo, la inmensa mayorí­a de los competidores que participan atraviesan por una serie de vicisitudes que no pueden vencer, comenzando por ellos mismo.

En descargo de la delegación mexicana que participa en Londres 2012 es claro que está haciendo su máximo esfuerzo que no termina por convencer a sectores de la población que se ilusiona y sueña como los atletas participantes.

Hasta ahora, las y los clavadistas, las y los tiradores de arco, parcialmente el futbol soccer, el box, son quienes más satisfacciones han dado. Vamos a esperar cuando comience las pruebas de atletismo como le va a México, en especial, en la marcha. También se espera resultados en Tae Kwon Do.

En resumen, de acuerdo a los resultados conocidos, la delegación no conseguirá más allá de 5 medallas olí­mpicas. Habrá que esperar, pero sobre todo, comenzar el largo proceso para que los resultados en el deporte vayan en proporción con la grandeza del paí­s. Difí­cil, pero no imposible de lograr.

Ahora, sólo resta esperar quién de las autoridades deportivas se cuelgan el logro de las medallas obtenidas, que nunca falta.

Para el anecdotario:

1) Aunque el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ha dicho y dice que no lleva prisa en calificar la polémica elección presidencial del 1 de julio, sabe que cuenta sólo con un mes para pronunciarse al respecto. Por lo pronto, las izquierdas llevan y llevan pruebas, pero para los magistrados con poca motivación y argumentación.

* Lo que viene es previsible.

2) Zacatecas ya tiene nuevo Obispo de la Diócesis. En las primeras horas del jueves, su Santidad Benedicto XVI designó a Sigifredo Noriega Barceló como lí­der de la iglesia católica zacatecana. Fundamental será su papel para mantener la unidad entre los zacatecanos y zacatecanas.

* Vamos a ver que tan polí­tico sale. Porque el anterior así­ lo fue.

Es mi opinión.

(*) Periodista.

Top