EL AYUNTAMIENTO DE VILLANUEVA DESPEDIRí A 55 TRABAJADORES

Villanueva, Zac.- El alcalde Iván de Santiago Beltrán gestiona recursos ante el Gobierno del Estado para cubrir liquidaciones de personal. A finales del mes de Julio, ante la exposición de la situación financiera, se tomaron varias acciones en torno al saneamiento y cierre del ejercicio de la mejor manera. En dicha reunión de cabildo por mayorí­a de votos se aprobó una eliminación  de 55 puestos de los cuales pudieran ser menos necesarios para la correcta operación del municipio. A pesar de hacer el intento de no afectar a familias con esa fuente de ingresos, es sumamente necesario hacerlo pues se pone en riesgo la prestación de servicios básicos como servicio de limpia y vigilancia entre otros.

Un grupo de trabajadores notificados tomaron como medida de presión la toma de la presidencia municipal, mientras que el alcalde en todo momento ha mostrado disposición de dialogar con ellos. Además, mostraron diferentes leyendas incluso acusando de acoso sexual y laboral sin fundamento alguno.

En este momento, no hay ni para pagar salarios y más adelante tampoco habrá para prestaciones de fin de año. El alcalde se reunió con el Secretario General de Gobierno del Estado, en donde expuso la situación del municipio y que no existe otra manera de estabilizar las finanzas más que recortando personal. Se tiene claro que los trabajadores afectados tienen el derecho de inconformarse e implementar medidas para el pago de sus prestaciones, lamentablemente es una cuestión de dinero, mismo con el que no contamos.

Esperamos que no se contamine polí­ticamente este asunto ya que con estas medidas se afecta trabajadores de diferentes simpatí­as polí­ticas.

Desgraciadamente la presidencia de Villanueva se ha convertido en la principal fuente de empleo, pero ya hemos caí­do en el riesgo de no prestar los servicios a los que estamos obligados por ley a prestar. El alcalde lamenta mucho esta medida pero desgraciadamente es la única salida para no colapsar al municipio. Desafortunadamente, otros aprovechan su entrada por cualquier motivo a la presidencia, a través de apoyo a alguna institución educativa o de salud y resultan las demandas y después los pagos. El caso más nefasto fue la demanda del anterior jefe de comunicación de municipio que justificaba su sueldo solo en la publicación de un pasquí­n local y además querí­a cobrar las facturas de su medio, se le tuvo que indemnizar y al no estar percibiendo ingresos por sus publicaciones se ha dedicado a denostar a la administración. Otros casos ha sido el pago de horas extras por casi un millón de pesos a 7 trabajadores que se reinstalaron en la anterior administración y que nos tocaron los descuentos a nosotros. También el pago de casi 300 mil pesos a un técnico de obras públicas que nos ejecutaron a nosotros también y la liquidación al gabinete de Antonio de la Torre. Hay gente que se ha convertido en los principales succionadores del presupuesto a través de sus demandas. Esto sucede cada 3 años en cada cambio de administración y se agudiza cuando hay cambio de partido al frente.

El problema de las nóminas infladas ante el recorte presupuestal es una bomba de tiempo, es un tema de importancia estatal al que hay que prestarle toda la atención pues puede provocar una parálisis gubernamental en muchos de los municipios del Estado. Esta decisión se ha tomado asumiendo el compromiso con todo el pueblo de Villanueva y en la lí­nea de cerrar lo mejor posible.

Top