SIN PARTICIPACIÓN DE LA SOCIEDAD CIVIL, IMPOSIBLE DEMOCRATIZACIÓN DE LOS PARTIDOS POLÍTICOS

UAZ

Zacatecas, Zac.- Organizada la Unidad Académica de Ciencias Sociales de la UAZ, este jueves tuvo lugar la mesa redonda sobre “La Transparencia en los Partidos Políticos en nuestro País”, con la participación de Javier Arzuaga Magnoni,; de Víctor Alarcón Olguín, respectivamente Secretario y Presidente de la Sociedad Mexicana de Estudios Electorales, y moderada por Rubén Ibarra Reyes, responsable de la Unidad Académica citada. Además. El evento contó con la asistencia de alumnos de la Maestría en Ciencias Sociales y de la Licenciatura en Economía.

Luego de señalar que la democracia interna de los partidos políticos es difícil porque las exigencias ciudadanas son diferentes a las acciones de esos organismos políticos, Arzuaga Magnoni,  que es miembro del Sistema Nacional de Investigadores, planteó la discusión sobre si la democracia interna de los partidos debe un requisito para que existiera democracia en el país; si “la democracia interna es legalmente exigible”, y “si el Estado debe tutelar la democracia interna en los partidos”.

Al respecto, el también profesor de la Universidad Autónoma del Estado de México, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, afirmó que, desde su punto de vista, en la primer cuestión se les debe de exigir lo mismo que a las organizaciones que reciben recursos públicos, pero en cuanto a la regulación del Tribunal Electoral, consideró que es un riesgo ya que hay una serie de defectos que lejos de ayudar a consensar dentro de esos organismos sus problemas, muchas de las veces los acrecienta.

El experto explicó que si bien los tribunales tienen definiciones legales para dirimir cuestiones de elección interna de candidatos y de selección de sus dirigentes, “no hay un solo juicio ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que cuestione la plataforma de un partido político”, por lo que consideró que, actualmente, la tutela del Estado se limita a las decisiones de unas cuantas normas, que se enfocan en las forma de los partidos pero no el fondo de éstos.

En cuanto a la democracia interna, se mostró escéptico, pues se observa la exigencia de los afiliados por la democratización, pero también una gran exigencia para la elección de los candidatos a puestos de elección popular, pero “solo cuando hay algo que ganar”.

Para ejemplificar lo anterior, aportó el dato del Partido Acción Nacional, que mientras ostentó la presidencia, tuvo cerca de dos millones de afiliados en el padrón, “pero nada más la perdió, y su padrón electoral interno no llegan a medio millón”.

Por su parte Víctor Alarcón Olguín, se refirió a la nueva reforma electoral, de la que dijo: “Es la enésima reforma”, y afirmó que no bastan leyes para hacer que los Partidos Políticos se democraticen a su interior, y que además lleven a un acuerdo que  permita que sus acciones de verdad tengan un real avance democrático.

En ese contexto, aseguró que sin la participación de la sociedad, no habrá éste avance democrático en el país. Señaló que hay una brecha enorme “porque con esa reforma, que busca normar el sistema de partidos, y en consecuencia encontrar la solución de los problemas de estas organizaciones”, no se vislumbra un consenso, pues el marco normativo y los actores tiene diferentes intereses.

Top