AYUNO PROLONGADO GENERA GASTRITIS

La alimentación diaria debe ser balanceada y a ello agregamos el no omitir ninguna de las tres principales comidas del día, desayuno, comida y cena, por lo que el omitir cualquiera de ellos, particularmente la cena se convierte en un problema.

Uno de los mitos más comunes cuando se trata de perder peso es que al consumir menos alimentos se lograra más rápido, sin embargo los especialistas nos informan que esto resulta contraproducente, llegando  a genera sobrepeso y bajo rendimiento.

En el caso de aquellas personas que no realizan la cena, al comenzar el día dejan un lapso largo de tiempo para la ingesta de alimentos, es decir tienen un ayuno muy prolongado y comienzan sus actividades sin haber dotado de lo necesario al organismo para poder desempeñarse de manera adecuada.

Vera Yanin Cabrera Flores, nutrióloga en la unidad médica familiar 4 del IMSS menciona que “el ayuno genera perjuicios siendo el principal la gastritis y de ahí se puede desencadenar una úlcera. Un ayuno prolongado si no cenamos, nos puede elevar la glucosa a un nivel de que si tengo sobre peso me va a generar diabetes y más aún cuando se tienen antecedentes familiares de este padecimientos, con ello hay más posibilidades de tener un descontrol glucémico”.

En esta temporada de cuaresma hay quienes consideran el ayuno como parte de la misma, sin embargo es importante que quienes opten por realizarlo, consideren cuál es su estado de salud, sobre todo quienes tienen padecimientos crónicos.

Pasar mucho tiempo con el estómago vacío genera una descompensación manifestándose en menor problema con un desmayo, pero llegando a elevar los índices de hipoglucemia genera más tarde debilidad muscular, dolor de cabeza y el más importante, el daño que se produce en la flora intestinal por el ácido que se está produciendo.

“El tiempo recomendado para poder ingerir el primer alimento hay que empezar de la noche anterior ya que si realizaste cena puede pasar una hora o dos después de levantarse de la cama para comenzar las actividades del día” mencionó Cabrera Flores.

La cena del día anterior juega un papel importante con respecto al ayuno pues en caso de que esta se haya omitido, la ingesta de alimentos se debe de hacer solo media hora después.

Lo más recomendable es un desayuno ligero al levantarse, pueden ingerir una fruta, un vaso de leche, evitando que lo primero que se consuma sea algo irritante, y así después hacer un desayuno de una manera correcta incluyendo  los cinco grupos de alimentos.

El metabolismo  funciona de manera continua y las necesidades energéticas siguen siendo las mismas por lo que al no tener una ingesta de alimentos en tiempo y forma adecuados, no estamos dotándolo de los requerimientos necesarios y se está afectando al organismo.

Top