COMO EN JUÁREZ, MADRES DE DESAPARECIDAS SÓLO RECIBEN SILENCIO

MUJERES1
Marchan en el DF; ninguna autoridad las atiende

Por Anaiz Zamora Márquez

México, DF. (Cimacnoticias).- El pasado viernes el dolor de las madres y familiares de jóvenes desaparecidas en Ciudad Juárez se extendió por esta capital, y en una protesta de más de cuatro horas el silencio de 20 años de impunidad y autoridades incompetentes se transformó en reclamo de justicia.

Este año madres chihuahuenses, a quienes la ausencia de sus familiares les da fortaleza para la búsqueda, retomaron el sentido original del Día Internacional de la Mujer y llegaron al DF a exigir la tranquilidad que les fue arrebatada el día en que “alguien o algo” desapareció a sus hijas.

Luego de 20 horas de viaje –necesarias para recorrer los más de mil 500 kilómetros que separan Juárez del DF–, a las cuatro de la tarde el grupo de madres acompañadas por sus familiares se hizo presente en la manifestación convocada por la organización Nuestras Hijas de Regreso a Casa y otros colectivos feministas.

El Ángel de la Independencia presenció la reunión de las mujeres (que sin desearlo se convirtieron en luchadoras sociales) con centenares de personas que se les sumaron en su demanda de justicia.

Como si fueran escudos, las mujeres llevaban colgadas en pecho y espalda las fotografías de sus hijas que las autoridades se niegan a encontrar.

En lugar de flores –regalos que abundaron en el “Día de la Mujer”–, ellas prefirieron portar cruces rosas. Los abrazos que recibieron no fueron de felicitaciones, sino de solidaridad y apoyo.

De los brazos de algunas de ellas iban niñas y niños huérfanos, saldo palpable de una violencia feminicida que no cesa en la urbe fronteriza.

La tarde caía y al grito de “¡Vivas se las llevaron, vivas las queremos!” las madres y sus acompañantes se encaminaron sobre Paseo de la Reforma rumbo a la representación del gobierno de Chihuahua.

Al llegar, al igual que hacen las autoridades chihuahuenses, las oficinas –custodiadas por policías de la Secretaría de Seguridad Pública del DF– mantuvieron cerradas sus puertas y ventanas.

Ante el silencio, las madres leyeron un pronunciamiento con una sola exigencia: justicia.

“Nuestras hijas no son trámites, son personas, las queremos de regreso”, fue el grito de una de ellas cuyo cansancio se debía a los años sin respuestas y no a la caminata. El contingente emprendió de nuevo el camino ahora hacia la Secretaría de Gobernación.

Al reclamo de las madres de Juárez se unió el repudio al feminicidio, delito que se ha convertido en epidemia y que en los últimos años se ha expandido en todo el país, ya que de diciembre de 2006 a junio de 2012 fueron asesinadas 4 mil 112 mujeres tan sólo en 13 estados.

Mientras que de 2011 a junio de 2012 en México desaparecieron 3 mil 976 mujeres y niñas en 15 entidades.

Frente a Gobernación, las mujeres leyeron uno por uno el nombre y apellido de cada una de las jóvenes que continúan desaparecidas.

“Ya no tenemos miedo; unidas sabemos que no serán capaces de lastimarnos y el apoyo que nos da el resto de la población nos hace más fuertes”, enfatizó una de las madres.

La protesta finalizó con un concierto y representaciones culturales de artistas independientes.

 

Top