PARTIDOS DEBILITADOS

Código Político

  • El Verde, enemigo acérrimo del PRI
  • En AN “Chabelo” genera turbulencias
  • En el PRD piden la salida de su líder

Por Juan Gómez

Los partidos políticos con registro en Zacatecas se encuentran inmersos en una serie crisis de gobernabilidad interna, producto del debilitamiento de sus dirigencias generado por las ambiciones de sus cuadros militantes y por una errática e inmadura conducción.

Los tres partidos más fuertes en el estado, Revolucionario Institucional, Acción Nacional y de la Revolución Democrática, se encuentran bajo fuego interno, por los apetitos, ambiciones y falta de convicción de algunos de sus cuadros destacados.

Al Revolucionario Institucional se le ha caído el mundo político encima debido a que su dirigencia rechazó la alianza electoral con el Partido Verde Ecologista de México, y aún no define si la hará o no con el Partido Nueva Alianza, en tanto que su otrora salvable “disciplina partidaria”, registra cada vez más y más grietas por las que se le están escapando algunos de liderazgos a otros partidos políticos.

La disciplina priista ya no funciona a pesar de la fuerza que le daría gobernar Zacatecas, lo que significa que por un lado, el comité estatal no tiene la suficiente autoridad y manejo político para poder controlar a los inconformes que pretenden una candidatura, y por el otro, no están considerando certeza en el triunfo electoral.

En este momento el enemigo más peligroso para el Revolucionario Institucional es su otrora “aliado tradicional”, el Verde Ecologista de México por una razón muy sencilla, conoce desde sus entrañas cómo opera y quiénes son sus liderazgos locales, sus puntos débiles y fuertes del tricolor, aspectos que está capitalizando en este momento.

Es precisamente el Verde el partido que le está quitando candidatos al PRI y quien le arrebatará votos, más que la oposición, en el presente proceso electoral.

En el Partido Acción Nacional la llegada de Arturo López de Lara a la dirigencia estatal marcó el inicio de la inestabilidad y la confrontación entre las corrientes ubicadas en la “Sagrada Familia” y la escisión de este grupo, del actual diputado federal José Isabel Trejo Reyes.

La disputa por el poder, no terminó con la derrota de Trejo Reyes en la renovación de la dirigencia estatal blanquiazul que ganó López de Lara con el apoyo de la “Sagrada Familia”, sino que ha sido el comienzo de un fuerte desgaste partidista en el que las buenas  relaciones y oficios de “Chabelo” Trejo, le han permitido ganar algunas batallas en el proceso de selección interna.

Si no sucede otra sorpresa Trejo Reyes tiene aseguradas en este momento dos posiciones en la próxima LI legislatura en Zacatecas, con Luis Acosta Jaime como número uno en la lista de candidatos plurinominales y Silvia Rodríguez Ruvalcaba en la de migrante.

Cabe mencionar que dentro de esta disputa por las posiciones de representación popular en Zacatecas, la aspirante a diputada migrante Giselle Yuruen Arellano Ávila, responsabilizó a Trejo Reyes del linchamiento en redes sociales por su actividad como “Scort” en las Vegas.

En el proceso interno del Partido Acción Nacional la ganadora por la posición migrante fue la ex diputada local, Silvia Rodríguez Ruvalcaba, legisladora en la LIX legislatura, y a quien no se le conoce haber sido migrante en los últimos años en los Estados Unidos.

Curiosamente fue una de las denunciantes ante el Comité Ejecutivo Nacional panista de que Giselle Arellano “no tenía un modo honesto de vivir y tampoco prestigio y honorabilidad”.

El último episodio de esta trama electoral blanquiazul se registró el viernes pasado cuando el ex alcalde de Zacatecas Cuauhtémoc Calderón Galván (el único panista en ganar la capital del estado), anunció intempestivamente su renuncia al blanquiazul con su incorporación como candidato al Partido Verde Ecologista de México.

Junto con Calderón Galván renunciaron la semana pasada otros 14 aspirantes a un puesto de elección popular, algunos de los cuales habrían denunciado presunta compra de votos a favor de precandidatos incondicionales de José Isabel Trejo Reyes.

Entre dichos aspirantes que renunciaron se encuentra el diputado Osvaldo Contreras, quien estratégicamente está esperando la selección que haga la alianza electoral con el PRD, su última esperanza de ser postulado en la candidatura por la presidencia municipal de Zacatecas, proceso en el que Fernando González Bueno le lleva ventaja.

Mientras tanto en el Partido de la Revolución Democrática el dirigente Gerardo Espinoza Solís resiente las presiones de algunas de las “tribus amarillas”, quienes le han cuestionado fuertemente la alianza con Acción Nacional.

La Semana pasada el aspirante a la candidatura a la presidencia municipal de Zacatecas y actual representante perredista en el Instituto Federal Electoral, Camerino Eleazar Márquez Madrid, le exigió que renunciara a su puesto, debido a que había obtenido la candidatura a la diputación plurinominal.

Espinoza Solis respondió que no renunciaría a la dirigencia estatal del PRD porque los estatutos no se lo impedían, pero las presiones al interior en contra del actual dirigente perredista no han bajado de intensidad.

Bajo este escenario se encuentran los tres partidos más importantes en el estado, inmersos en fuertes presiones y críticas por un denominador común: la realización de coaliciones electorales.

Lejos de fortalecer en esta etapa de concreción y ratificación próxima ante el Instituto Estatal Electoral, las coaliciones están debilitando a los tres partidos políticos más importantes en la historia democrática del estado.

¿Estas coaliciones electorales a qué partidos le acarrearán más costos en las urnas?

Al tiempo.

Top