SE RECRUDECE VIOLENCIA CONTRA LAS MIGRANTES EN LA FRONTERA SUR

MUJERES

Albergues y defensoras, rebasadas ante inacción oficial

Por Patricia Chandomí, corresponsal

Tuxtla Gutiérrez (Cimacnoticias).- Arturo Castro Soto, del Observatorio Latinoamericano sobre Trata y Tráfico de Personas, dijo que en los últimos años ha aumentado de forma considerable la participación femenina en la migración.

El investigador sostuvo que “la especificidad del cuerpo de las mujeres como terreno de riesgo expone a las migrantes a una situación constante de acoso, agresiones y violaciones”.

De acuerdo con el Observatorio, de los 50 mil chiapanecos que están en Estados Unidos, 40 por ciento son mujeres, lo cual significa que unas 20 mil mujeres emigran al año y pueden estar en riesgo de sufrir algún tipo de violencia.

Según la organización civil Sin Fronteras, en 2010 poco más de 16 por ciento de las personas migrantes que llegaron a México son mujeres.

El Instituto Nacional de Migración (INM) reporta que en 2011 se registraron 9 mil 160 mujeres y niñas alojadas en estaciones migratorias; mientras que en 2012 la cifra ascendió a 11 mil 958.

Las mujeres en tránsito son las que más riesgo corren de sufrir violencia durante su estancia o recorrido por México.

Jaime Montejo, vocero de la asociación Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer “Elisa Martínez”, señaló que la migración de mujeres centroamericanas va en aumento y también la violencia hacia ellas.

Detalló que en promedio 30 mujeres al mes son víctimas de violación y sometidas a comercio sexual, e incluso a condiciones de esclavitud.

De acuerdo con Montejo, el mayor número de violaciones a los Derechos Humanos (DH) de las migrantes se reporta en estados como Chiapas, Tabasco y Veracruz.

El albergue para migrantes “Hermanos en el camino” advierte que Chiapas, al ser una de las fronteras más importantes del sur del país, es uno de los lugares de mayor riesgo para las mujeres.

Chiapas es donde hay más denuncias de violaciones y explotación sexual, ya que bandas criminales secuestran, violan y luego obligan a mujeres centroamericanas migrantes a prostituirse en los centros nocturnos de municipios fronterizos como Tapachula, Palenque, Comitán y Villacomaltitlán.

Para las mujeres migrantes, la violación y el secuestro para la trata de personas con fines de explotación sexual comercial son los riesgos más altos, se asienta en el informe “Víctimas invisibles. Migrantes en movimiento en México”, elaborado por Amnistía Internacional.

De acuerdo con ese estudio, 6 de cada 10 mujeres migrantes sufrieron violencia sexual en 2010.

ACCIONES INSUFICIENTES

Con el lema “En Chiapas no se toleran delitos contra migrantes”, el gobierno del estado pretendió luchar contra los secuestros, robos, extorsiones, violaciones y asesinatos contra las y los extranjeros que entran a México por la frontera sur del país.

Sin embargo, tuvo poco impacto en la vida de las personas migrantes. En el informe ciudadano “Abismo entre la palabra promulgada y la acción ejercida: la gestión migratoria del gobierno de Juan Sabines Guerrero” se señala que pese a la propaganda oficial, las personas migrantes fueron discriminadas y violentadas en territorio mexicano.

El estudio “Migración y salud sexual y reproductiva en la frontera sur de México” indica que las y los migrantes desconfían de los centros de salud en Chiapas ante el temor de ser detenidos y deportados.

Por ello, ante algún problema de salud, prefieren acudir a los albergues manejados por organizaciones civiles o la Iglesia católica, al considerarlos espacios libres de “estigma y discriminación”, además por su fácil acceso.

No obstante, las casas de migrantes y organizaciones de DH se ven rebasadas ante la situación de violencia contra las mujeres que migran o transitan por Chiapas en su camino hacia EU. Las y los defensores de esta población denuncian que las agresiones van en aumento.

Top