PRI ENEMIGO DEL PRI

Por:Gabriel Contreras Velázquez

Corría el 6 de Agosto de 2012, cuando el priismo zacatecano, lleno de euforia por los resultados electorales obtenidos en la elección federal de Julio, celebraba las actividades programadas para la renovación de los 58 consejos políticos municipales, además de los 1.870 Comités Seccionales.

A la cabeza de los eventos que se desarrollaban en Tlaltenango y Apozol, Juan Carlos Lozano Martínez, líder tricolor, y Pedro de León Mojarro, Delegado Operativo del CEN, comenzaban a dibujar el mapa electoral de 2013.

Fue en esa fecha cuando Pedro de León vaticinó lo que sucedería al día de hoy con el partido tricolor en Zacatecas, al momento de advertir ante los consejeros políticos municipales que “el PRI cuenta con 2 enemigos: uno de ellos es el propio PRI dividido en el proceso electoral 2013, y otro es la simulación.”

Tiempo atrás, y resuelta la elección del 2010 que daba amplia ventaja a Miguel Alonso sobre sus contrincantes, se dejaban oír voces en los medios y en los pasillos políticos, de la gran influencia que vertía De León sobre su cuñado, el gobernador recién electo. Los futurólogos proponían que De León Mojarro aseguraría un buen lugar en el gabinete administrativo estatal. No fue así.

Su carrera política en los últimos dos años la intervendría en un puesto que estatutariamente fue inventado, para que De León Mojarro mantuviera un pie en la vida interna del partido que llevo a Miguel Alonso al Gobierno. Ojo, no es pertinente hablar del partido del gobernador, sino del partido que dio hospicio al principal damnificado de las decisiones de Amalia García rumbo a la elección de 2010: Miguel Alonso Reyes (en aquellos días entrevistado por Ciro Gómez Leyva en Radiofórmula al dar a conocer su decisión de contender por el gobierno desde el PRI).

La tarea principal: apoderarse del partido tricolor para instalar el alonsismo, y que éste tuviera una base estructural donde pudiera asegurar un cambio de legislatura estatal favorable a su camarilla política en 2013; requisito necesario para pensar en términos de “sucesión” en la elección 2016.

Sin embargo, la vida política de Pedro de León como Delegado Operativo del PRI en Zacatecas fue marcada por la falta de consensos, así como la búsqueda personal del posicionamiento como figura rectora de la elección federal 2012, de donde saltaría a la representación de la Secretaría de Desarrollo Social del gobierno de Peña Nieto, con Rosario Robles Berlanga (con quien interactuó en años de militancia perredista), lugar desde donde opera actualmente.

El PRI se fue resquebrajando poco a poco, al ver que las intenciones del alonsismo no cumplían la cuota que se le había exigido para equilibrar la balanza con los priistas que le dieron el trampolín para ganar. Cierto, el partido se encontraba más que demeritado, situación que fue aprovechada por éste grupo político para enarbolar su poder completo sobre las decisiones del mismo.

Con Esaú Hernández como Secretario General de Gobierno, los alonsistas generaban una percepción de fraternidad con las viejas huestes priistas. Incluso a la renuncia de éste como secretario de gobierno, y el relevo con Francisco Escobedo, aun parecían existir acuerdos implícitos para guardar espacios al partido que le regaló la gubernatura a Alonso.

Las promesas de poco a poco colocar al priismo pre alonsista en posiciones claves de su gobierno se fueron desvaneciendo, y hacia 2012, en la elección donde Zacatecas se auto nombró como el estado más peñista del país, la vieja guardia comenzó a ser consciente de la marginación en la que habría de quedar.

Las estructuras de votantes priistas que le dieron el triunfo a Miguel Alonso, actualmente no tienen muchas opciones para sentirse representadas. El corredor electoral: Guadalupe, Zacatecas, Calera, Jeréz y Fresnillo ya ha sido ocupado por los operadores elegidos por el ejecutivo estatal. A excepción de Fresnillo y Guadalupe, donde el alonsismo partió de la premisa del arrastre del candidato, más que de la cercanía que tienen Roberto Luévano y Benjamín Medrano con Miguel Alonso (la cual es meramente coyuntural), Zacatecas es la joya de la corona, pedida por Peña Nieto al actual mandatario, como una concesión especial en pago de su visita al Estado unos meses atrás para refrendar la “amistad” y el “apoyo” a la ciudadanía.

Días después de la llegada de Peña Nieto a Atitanac y Fresnillo, donde diera a conocer diversos programas sociales, y el rescate urgente de los municipios afectados por la sequía, ya se escuchaba el nombre de Carlos Peña Badillo como posible candidato a la capital del Estado.

El pasado 14 de Marzo, en medio de un clima festivo por el registro de los candidatos del gobernador, la tensión no fue la que desentonaba las notas de alegría, sino la que recordó aquellas palabras de Pedro de León tiempo atrás.

Top