LEGISLAR EN FAVOR DE LA REPÚBLICA

Por: Lic. Catarino Martínez Díaz

Hacía tantos años que las iniciativas de ley se impulsaban casi exclusivamente desde el Poder Ejecutivo, que perdimos toda dimensión y  reconocimiento, a la tan importante facultad de iniciar leyes que los poderes de la unión tienen reconocidas. Sorpresivamente el llamado “PACTO POR MÉXICO” en un tiempo récord y en una incuestionable demostración de movilidad pólítica, concreta acuerdos, deja de lado rencillas y ataduras partidistas, amarra consenso y coincidencias, discute reservas, concilia, acerca posiciones y concreta reformas costitucionales y aprueba leyes de una gran trascendencia histórica. Los cuidadanos no tenemos otra forma que reconocer cuando el esfuerzo colectivo, impulsa mecanismos de conviviencia social, tal es el caso de las leyes de orden público, que dan certeza a los actos administrativos, regulan el desarollo armónico y político, el avance de las instituciones y garantizan mejores condiciones de vida para los que vivimos en este país.

Alejados de quienes creen que son más importante los fracasos del gobierno en turno, el actual Congreso de la Unión, pasará a la historia por jugar uno de los papeles más importantes desde la post revolución. Reformas, leyes y reglamentos por años congelados, postergados por la falta de operadores políticos, carencia de sensibilidad y posiciones políticas irreductibles al caudillizmo, habían hecho del trabajo legislativo, un verdadero fracaso, los resultados todos los conocemos. En materia educativa, energética, financiera o de comuniocaciones, los poderes sindicales, fácticos o partidistas, frenaban todo intento de acuerdo y acumulaban de manera cuasi natural, los anaqueles de la congeladora legislativa. Aquí tenemos que reconocer que los actuales coordinadores de las cámaras, saben de política, y que los coordinadores de los partidos firmantes del Pacto por México, le están apostando a ganar construyendo, que perder oponiéndose a todo lo que no favorezca proyectos personales o de grupo. La ciudadanía premiará resultados, lo que no se hizo en otras admnistraciones por otras razones, no es razón válida como para excluirse de la oporunidad histórica de legislar en favor de la República. Hay muchos temas pendientes por resolver, pero este camino es el correcto.

Top