Issstezac acéfalo

Código Político

· Opacidad, la constante

· Adeudos del Cobaez

· Debilidad en sus finanzas

Por Juan Gómez

Juan GómezHace más de un mes que el Issstezac está acéfalo desde que su último director Artemio Ultreras partió en busca de la presidencia municipal de su natal Jerez, lo que sin duda determina la importancia que la administración gubernamental le proporciona a la institución que es responsable de garantizar la pensión y jubilación de sus trabajadores.

El pasado cinco de abril se dio a conocer la renuncia de Artermio Ultreras a la dirección del Instituto de Seguridad Social y Servicios para los Trabajadores del Estado de Zacatecas(Issstezac), con lo que se cerró un capítulo de una de las etapas más desastrosas en este organismo que nació durante la administración del ex gobernador José Guadalupe Cervantes Corona (Qepd), pero que empezó a operar durante el gobierno de Genaro Borrego Estrada.

El mérito de Ultreras fue adherirse al grupo parlamentario que apoyó al entonces diputado Miguel Alonso Reyes, cuando se pronunció como legislador independiente para buscar la candidatura por la gubernatura del estado.

Sin experiencia en el manejo de las finanzas públicas, Ultreras fue designado por el actual mandatario estatal como director del instituto de marras, al que convirtió en un ente de la operación política en favor del partido en el poder.

Desde que asumió la dirección al inicio de la actual administración colocó a varios maestros como “asesores” para que pudieran operar durante los procesos electorales, pero se olvidó de modernizar y administrar con eficiencia las finanzas del instituto, que provienen de las cuotas de los trabajadores al servicio del estado.

En días pasados el dirigente del Sindicato Único de Personal Docente y Administrativo de los Colegios de Bachilleres del estado de Zacatecas (Supdacobaez), Gerardo García Murillo, denunció que el director general de los Colegios de Bachilleres, Mario Caballero Ramírez, dejó de aportar las cuotas de los maestros de ese subsistema al Issstezac, hasta acumular un adeudo de 35 millones de pesos.

Como respuesta el director de Finanzas de dicho instituto, Jorge Rodríguez Márquez envió un boletín de prensa en el que se asienta que las gestiones de García Murillo ante el gobernador Miguel Alonso y ante el secretario General de Gobierno, Francisco Escobedo Villegas rindieron frutos y que los servicios no serian suspendidos a los 1,500 trabajadores del Cobaez.

Pero llama la atención la aseveración que se hace en el documento citado porque se publica que el director de Finanzas, Rodríguez Márquez, señala que se han hecho pagos mínimos y que el adeudo restante se irá pagando paulatinamente.

¿Cuánto es un pago mínimo? ¿100 pesos o un millón de pesos?

Ante una denuncia tan seria en la que se toman los recursos de los trabajadores para financiar a la administración de los Colegios de Bachilleres, se responde de una manera simplista, opaca e irresponsable.

¿Un boletín de prensa en el que se dice que se hizo un pago mínimo solucionó un adeudo de 35 millones de pesos?

Lo angerior refleja parte de la falta de transparencia y capacidad en el Issstezac.

Antes de partir a su aventura política al municipio de Jerez, Artemio Ultreras intentó obligar no solo a los trabajadores del Instituto bajo su mando hacer efectivo los vales de despensa en las tiendas que tiene dicho organismo, sino a todos los trabajadores y trabajadoras del gobierno estatal.

La indignación y los reclamos airados de los empleados y trabajadores echaron abajo esa pretensión que puso en evidencia la debilidad de las finanzas institucionales.

Por cierto el propio Ultreras en una entrevista periodística declaró sobre la necesidad de reformar la Ley del instituto y tomar medidas como incrementar las cuotas de participación para los derechohabientes y el gobierno, así como revisar la antigüedad de los trabajadores para poderse jubilar.

“Tenemos que ir empatando ese criterio de crecer la antigüedad laboral de los trabajadores a efecto de jubilarse, empatarla más o menos de acuerdo con los criterios que siguen otras instituciones de seguridad social en el país, como el IMSS y el ISSSTE”, agregó. (La Jornada Zacatecas)

El pasado 26 de septiembre de 2012 declaró lo siguiente al diario NTR en su sitio electrónico:

“A la fecha se estima que el Fideicomiso del Fondo de Pensiones cuenta con 300 millones de pesos líquidos, para el pago de las cuotas a quienes se jubilaron; y que podrían utilizar una vez que se acabe la suficiencia presupuestal para el pago de pensiones.

“Asimismo una reserva patrimonial superior a los 2 mil 300 millones de pesos, que podrían utilizar para el pago de pensiones, si llegara el 2024 y no existieran recursos suficientes para este rubro”.

Sin embargo el instituto no ha sido manejado con eficiencia y profesionalización y además, se han suspendido la canalización de cuotas de trabajadores a su fondo de pensiones, lo que evidentemente debilitarían sus finanzas.

Seguramente que no pasará mucho tiempo cuando afloren las debilidades de las finanzas y se muestre la realidad por la que atraviesa dicho instituto, que tiene más de un mes sin un responsable al frente.

Al tiempo.

Top