LÍDERES INDÍGENAS ADVIERTEN RETOS PENDIENTES PARA LAS MUJERES

Tuvieron que empoderarse pese a oposición en comunidades

Por: Guadalupe López García

México, DF, 16 may 13 (Cimacnoticias).- Además de la pobreza, discriminación, violencia y machismo, las mujeres indígenas viven aún la exclusión de la vida política y social en sus comunidades, sin la oportunidad de ser dueñas de la tierra, ni de sus vidas y cuerpos, dijeron líderes indígenas.

Las dirigentes de Ciarena, Silvia Pérez Yescas; Mujeres en Lucha y Derechos para Todas, Guadalupe García, y del Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar, Marcelina Bautista, hablaron de su proceso de empoderamiento y autonomía ante integrantes de organismos internacionales, fundaciones y de la Red de Mujeres y Hombres invirtiendo en Mujeres.

“Desde que nacemos ya vivimos la discriminación; querían alguien que trabajara, no que viniera a leer libros; en mi comunidad no hay matrimonios, lo que buscan es una sirvienta; nos dicen: no estudiaste y quieres las perlas de la vida”, fueron parte de los testimonios durante el encuentro organizado por la Sociedad Mexicana Pro Derechos de la Mujer (Semillas).

Marcelina y Guadalupe salieron de sus comunidades y en el DF se emplearon como trabajadoras del hogar, en tanto que Silvia se abocó a la defensa de la tierra. Las tres han padecido discriminación por ser mujeres, indígenas y carecer de estudios.

La calidad de vida de las mujeres indígenas es mínima porque siguen relegadas al hogar y en las comunidades les dicen lo que deben y no deben hacer, por eso me interesó defender los derechos sexuales y reproductivos ya que “son fundamentales para nuestras vidas”, dijo Guadalupe García, mazahua de 28 años, graduada en la carrera de Comunicación.

En 1987 Marcelina Bautista fundó el grupo “La Esperanza” para defender los derechos de las trabajadoras del hogar, quienes en su gran mayoría carecen de prestaciones laborales. Con más de 20 años de lucha, la líder mixteca, quien llegó a los 14 años a esta capital sin hablar español, tiene reconocimientos a nivel nacional e internacional.

Silvia Pérez Yescas, quien a los 15 años de edad tuvo al primero de sus seis hijos, relató que pronto se dio cuenta de que en su comunidad las ignoraban, y que se les impedía participar en las asambleas.

La fundadora de la Red Nacional de Mujeres Indígenas “Tejiendo Derechos por la Madre Tierra y el Territorio” sufrió un atentado contra su vida y a principios de este año tuvo que salir del estado de Oaxaca.

Semillas promovió la reunión para recaudar fondos y apoyar los proyectos de mujeres líderes y emprendedoras, así como para fortalecer a las organizaciones promotoras de los derechos de las mujeres en distintas entidades del país. En 2012 se destinaron cerca de 15 millones de pesos para ese fin.

Top