POR FALTA DE INSUMOS, SP PONE EN RIESGO LA VIDA DE UNA MUJER

doctoras1

doctoras1

Tiene CaMa; no hay reactivos para analizar sangre de donadores  

Por Silvia Núñez Esquer, corresponsal

Hermosillo.(Cimacnoticias).- El Seguro Popular (SP) demuestra su inoperancia para atender a las mujeres con cáncer de mama (CaMa), al carecer de los insumos para realizar estudios tan básicos como los de sangre.

Es el caso de Patricia Cadena Corona, de 54 años, a quien no se le ha podido extraer un tumor canceroso, debido a que sus familiares no pueden donar la sangre solicitada para la intervención, toda vez que el Hospital General de Nogales carece de los reactivos para analizar el líquido hemático y dar el visto bueno para su utilización.

El pasado 5 de marzo, Cadena Corona acudió a uno de los módulos de la Fundación Beltrones, donde fue informada de que tenía un quiste en la mama izquierda.

Posteriormente se practicó un ultrasonido y una mamografía en un servicio particular, y se confirmó el diagnóstico. Se programó el 10 de abril como fecha para extraer el quiste. Una semana después se le informó que era canceroso.

Sin seguridad social, Patricia de inmediato se inscribió al SP, pero a tres meses de la primera alarma no se le ha podido practicar la mastectomía (extirpación del seno) –tal y como recomendó su médico– porque sus donadores no han cubierto el trámite ante la mala atención de las instancias públicas de salud.

El procedimiento quirúrgico de retirar el seno para evitar la proliferación del cáncer a otras partes del cuerpo fue recomendado en consulta por el oncólogo Valdemar Corral, del Hospital Oncológico de Sonora, quien será el encargado de realizar la cirugía en el Hospital General de Hermosillo.

Al esposo y la hija de Patricia Cadena, quienes están dispuestos a ser donadores de sangre, se les informó que será hasta el próximo mes de agosto cuando el Hospital General de Nogales cuente con los reactivos necesarios para hacer el análisis del líquido y verificar si es compatible.

Ante ello, la mujer no puede ser programada para la cirugía lo más pronto posible, por lo que su vida está en riesgo. En el Hospital de Nogales le dijeron que los donadores pueden ir directamente a Hermosillo, donde sí cuentan con los reactivos para los análisis de sangre. No obstante, la familia carece de recursos para un traslado de cerca de 300 kilómetros.

Patricia dijo a Cimacnoticias que no entiende por qué no la pueden programar para la operación, sólo porque no ha conseguido una unidad de sangre que le piden de reserva como requisito para ingresarla a hospitalización.

El tiempo corre y Cadena Corona se pregunta con desesperación: “¿Para qué tantas campañas de que acudamos a hacernos exámenes, pues el cáncer es curable si se detecta a tiempo, si de todas maneras uno no se puede atender?”.

Añadió: “Y lo peor es que sé que mi problema se resuelve con dinero que no tengo, porque si mi hija y mi esposo fueran a Hermosillo a lo mejor ya pudieran donar la sangre, pero no tengo para el pasaje”.

MALA ATENCIÓN EN SONORA

Según cifras oficiales, en 2010 murieron en el estado 165 mujeres por CaMa, mientras que en 2011 perdieron la vida 149 mujeres.

De acuerdo con la Secretaría de Salud, 75 por ciento de los casos no presentaron antecedentes del padecimiento, por lo que constantemente hace un llamado a las mujeres a que se realicen los exámenes para detectarlo a tiempo.

No obstante, mujeres como Patricia Cadena se enfrentan a los obstáculos más inverosímiles que les impiden poner un remedio a tiempo, a pesar de estar diagnosticadas con el mal.

El Hospital Oncológico de Sonora indica que sólo 30 por ciento de las mujeres que acuden a practicarse pruebas lo hacen a tiempo, y 70 por ciento se presenta cuando la enfermedad está avanzada.

Cadena Corona es víctima de la mala administración de los recursos destinados a salvaguardar la salud de las y los mexicanos, topándose con el espejismo del SP que hasta ahora no se responsabiliza de lo que pasará si el mal sigue avanzando.

Patricia refiere experimentar  dolor en pulmones y seno, lo cual le dificulta dormir, su pezón ha cambiado de color hasta hacerse más obscuro, y ha perdido sensibilidad en el lado izquierdo.

“Mi cáncer está en la primera etapa y cuando me lo detectaron no me dolía. ¿Por qué esperar a que se haga más grande?”, cuestiona angustiada.

El SP cubre la operación y el posterior tratamiento de radioterapia y quimioterapia en caso de que se requiera, pero no el traslado de Patricia Cadena a Hermosillo para la eventual operación. Ella debe conseguir los recursos para viajar de Nogales a la capital del estado, y para su manutención y la de algún familiar que la acompañe.

Top