HOMENAJE PÓSTUMO AL PADRE MAZZOCO

Padre Mazzoco1

 Padre Mazzoco1

  • 18 años fue capellán de la plaza de toros Monumental Zacatecas

Con la triste noticia de la muerte del Presbítero Gerardo Sixto Mazzoco Jiménez termina una tradición de casi dos décadas de oficiar misa antes de los festejos taurinos en la Monumental con su peculiar estilo, lo cual, ya se había vuelto una tradición con su voz de estruendo.

Es por ello, que este viernes 27, se le hará un homenaje póstumo en el coso de cantera zacatecano. La misa será a las 16:00 horas en la Catedral y al finalizar se llevarán sus restos a la Monumental para que la afición, partícipes de las corridas, medios de comunicación, sus allegados y personas que lo quieran acompañar le rindan el último tributo, bien merecido, por todos esos años dedicados a predicar el bien.

El padre Mazzoco muere este jueves 26 de septiembre a los 62 años de edad, víctima de una intoxicación y alergia provocadas por una picadura de insecto.

De carácter afable, de extensa cultura y políglota. Con su característica condición de ofrecer las ceremonias religiosas. Siempre tenía la palabra adecuada para cada situación de la vida.

El Presbítero Gerardo Sixto Mazzoco Jiménez quien fue el Capellán de la Plaza de Toros Monumental de Zacatecas desde hace 18 años, ahora el pueblo se une al dolor de su familia, de sus feligreses, de sus amigos y conocidos en este homenaje donde se anuncia estará la Banda Sinfónica de Zacatecas para despedirlo.

El 19 de agosto de 2012, el padre Mazzoco, fue objeto de un homenaje por 17 años de estar al frente de la capilla de la Monumental Zacatecas, se le entregó una placa por parte de la empresa Zacatecas Tierra de Toros después del paseíllo del segundo festejo novilleril, para posteriormente dar una vuelta al ruedo con los alternantes.

El cartel lo integraron el hidrocálido Efrén Rosales, el zacatecano Luis Ignacio Escobedo y el colombiano Camilo Pinilla con novillos de Celia Barbabosa. Rosales le brindó el primero de la tarde al homenajeado Sixto Mazzoco.

Se va un gran ser humano con enorme sapiencia y conocimiento, con arranques para poner orden en las ceremonias, con gran bagaje cultural, con regaños y bromas, pero sobre todo, su característica principal, fue la calidad de su trato para todo el que se le acercaba, él lo atendía y lo dejaba con el confort de sus palabras.

Deja muchos amigos, pero eso sí, llenos de recuerdos, de anécdotas, de largas conversaciones y de reprimendas. Gracias por todo lo que deja este extraordinario ser humano.

Descanse en paz, el presbítero Gerardo Sixto Mazzoco Jiménez.

monumentaldezacatecas.com

-)— Zacatecas, Tierra de Toros —(-

Top