EVOCA EL ACTOR CARLOS BRACHO AL QUIJOTE DE LA MANCHA

IMG_6567

Zacatecas, Zac.- Como parte de las actividades de apertura del II Foro Iberoamericano de la Lengua Española, se presentó el espectáculo unipersonal El Quijote, escenificado en un acto por el actor mexicano Carlos Bracho.

El Teatro Fernando Calderón fue la sede en la que, el también fotógrafo, evocó una de las obras cumbre de la literatura universal, compartiendo con los asistentes las andanzas del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha.

El actor, que previo a dar inicio a la lectura dramatizada de El Quijote inauguró su exposición fotográfica sobre algunos rostros de la literatura, evocó de manera íntima al Caballero de la Triste Figura, narrando una simbólica parte de la obra de Miguel de Cervantes.

Con una voz enérgica mencionando la frase de “yo sé quién soy”, así como un escenario decorado con fotografías del escritor y el personaje de la que comenzara con la tradición novelezca en la España del Siglo XVI, Carlos Bracho dijo estar influenciado por esta lectura que ha determinado su carrera histriónica.

El juego escénico en el que la voz de Carlos Bracho, a través de modulaciones y dramatizaciones, interpretó a varios personajes como Alonso Quijano, Sancho Panza, La Duquesa, El Bachiller, entre otros que fueron reconocidos por el público.

El actor que hace algunos meses intervino en el programa Leo… Luego Existo compartiendo con el público un recorrido de la obra de Ramón López Velarde, cautivó a los asistentes con su maestría de fusionar voces, emociones y cualidades de esta obra del Siglo de Oro español.

Con algunos efectos de sonido que evocaron a Rocinante, el corcel del locuaz personaje de Cervantes que crea un universo en torno a las lecturas de caballería, Carlos Bracho introdujo a los espectadores un clásico que, en sus palabras, “debe estar siempre presente”.

Sintetizando algunos pasajes de la obra de El Caballero de la Figura triste, llamado así en la novela por el personaje llamado El Bachiller, el actor culminó su acto evocando a Alfonso Quijano, nombre real de El Quijote, quien muere reconociendo su locura y la vida de peligros que llevó así como enfatizando en la renuncia a las lecturas de caballería.

“El Quijote fue un hombre que amaba la justicia, que vivió loco y murió bueno”, puntualizó Carlos Bracho al finalizar su acto teatral que fue reconocido por Gustavo Salinas Iñiguez, director general del Instituto Zacatecano de Cultura (IZC) “Ramón López Velarde”.

“Muy complacidos de escuchar este monólogo. Gracias por recordarnos esta maravillosa obra de Miguel de Cervantes, El Quijote de la Mancha”, mencionó el mandatario cultural al entregarle a Carlos Bracho la presea conmemorativa del II Foro Iberoamericano de la Lengua Española por su destacada participación.

Top