ESPECIALISTAS HABLAN SOBRE RETOS Y FRONTERAS DEL IDIOMA ESPAÑOL ANTE EL INGLÉS

IMG_9267

Zacatecas, Zac.- Al coincidir que la lengua da sentido de identidad y de presencia respecto al lugar de donde venimos, estudiosos del lenguaje participaron en la mesa Retos y Fronteras del Idioma Español ante el Inglés; Imbricaciones, actividad que formó parte del II Foro Iberoamericano de la Lengua Española.

Elsa Leticia García Argüelles, durante su ponencia, comentó que las posibilidades lingüísticas dentro de la literatura chicana se presentan en diversas formas, creando así una variedad de ejercicios creativos estéticos.

La presencia y práctica del español en la literatura de la comunidad chicana, adquiere diversas formas y contextos que retoman la historia personal de diversas escritoras, en la que cuestionan su sentido de identidad, así como su esencia en soñar y escribir español.

Indicó que muchos de estos literatos escriben en spanglish, lo cual se vuelve enriquecedor por su diversidad y capacidad de experimentación, convirtiéndose en un estilo de cruces fronterizos entre ambas culturas, lo que ha permitido abrir caminos en la literatura.

Por su parte, Georgia Aralú González Pérez expresó que conceptos inaprensibles como cultura, identidad y frontera, los tres de una misma realidad, de pronto se agotan a un mexicano-norteamericano, un norteamericano-mexicano; a un territorio que se fragmenta, que se traspasa o que se reinventa de manera ineludible.

De igual forma, hizo referencia al contexto histórico de la cultura chicana, en donde habló del movimiento chicano, que fue una corriente cultural y política que construyó una identidad cultural.

La identidad lingüística para los chicanos no era sólo un producto de una minoría étnica, sino que además era peligrosa, ya que los valores que reflejaba se oponían a lo que estaba establecido por la literatura anglosajona.

Se ignoraba que era el producto de los esfuerzos por rescatar, transmitir y mantener los fundamentos culturales de toda una comunidad.

Marta Leticia García compartió su experiencia en cómo el ingles fue ocupando el lugar del español como lengua materna, en donde las palabras la declaraban ausente de sí misma, lo cual se convirtió en un gran reto para ella.

“Mi español se convirtió en un país a donde no quería regresar, en patria que dejé ir y que no volveré jamás, mientras que el ingles fue el país que no supe recorrer,” dijo.

Expresó que durante cinco años encontró en el inglés su voz propia donde tenía eco, un eco que nunca encontró en su lengua materna, el español. Sin embargo hoy en día ha podido ver en el castellano a una patria en construcción.

Top