PROBLEMAS DE LAS “CHILANGAS”, AUSENTES DE LA AGENDA DE MANCERA

Subempleo, violencia, falta de agua… no existen para GDF

Por Anayeli García Martínez

México, DF.Cimacnoticias).- Mujeres de la Ciudad de México alertaron que a pesar de que la capital del país se ha reconocido como un espacio de libertades, la administración del actual jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, representa un riesgo para los derechos femeninos, toda vez que en el último año se ha caracterizado por “relegar e ignorar” a las capitalinas.

Ante esta situación, las mujeres aseguraron que en esta ciudad no todo está ganado y que aún hay temas que se deben atender, por ejemplo los altos índices de empleo informal, los salarios precarios, el acoso sexual en las calles y el transporte público, la violencia de género en el hogar, y las consecuencias de la escasez de agua y de los desarrollos urbanos.

Cerca de 300 capitalinas provenientes de las 16 delegaciones se reunieron este fin de semana en el “Encuentro Feminista Chilango”, una reunión para denunciar la invisibilidad de la agenda de género en las políticas y programas del Gobierno del Distrito Federal (GDF), y exponer las problemáticas de las mujeres que radican en esta capital.

Al encuentro realizado en la Villa Olímpica, al sur de esta ciudad, se dieron cita ciudadanas, activistas y mujeres con amplio trabajo en la causa feminista, como la académica de la UNAM Gloria Careaga, la abogada Teresa Ulloa, y las promotoras de los derechos sexuales y reproductivos Gabriela Rodríguez y María Eugenia Romero.

En entrevista con Cimacnoticias, Careaga dijo que las mujeres vislumbran retrocesos en sus derechos porque no han logrado descifrar el proyecto político de Miguel Ángel Mancera, quien no ha dado señales de apertura para las demandas feministas.

En el evento gestionado por las propias participantes, en su mayoría jóvenes, la académica llamó a la autocrítica del movimiento en un contexto donde las ideologías políticas se han desdibujado, y en el que las mujeres que por años han luchado por una causa ahora tienen agendas diversas que no sólo incluyen los derechos femeninos.

Aunque fue notoria la ausencia de más mujeres con amplia trayectoria pública, en esta ocasión el objetivo fue hablar a título personal y por ello las jóvenes tomaron los micrófonos y se convirtieron en las actoras principales.

Como ejemplo, integrantes del Teatro Cabaret Las Reinas Chulas fueron las encargadas de provocar reflexiones con sus representaciones escénicas.

En las discusiones las mujeres reconocieron que actualmente el DF se colocó como una de las capitales más progresistas del mundo, ya que aquí se permite la interrupción legal del embarazo hasta las 12 semanas de gestación, aunque advirtieron que hay otros temas que deben ser atendidos y los cuales son relegados por el GDF.

Al respecto Brenda Rodríguez, integrante de la Red de Género y Medioambiente, dijo que en esta ciudad un problema importante que no es atendido es la escasez de agua, un fenómeno que afecta de forma significativa a las mujeres, toda vez que ellas son quienes deben invertir su tiempo para abastecer al hogar del vital líquido.

Detalló que en delegaciones como Iztapalapa o Gustavo A. Madero las mujeres deben quedarse en casa a esperar las pipas de agua; o bien en delegaciones como Magdalena Contreras o Cuajimalpa ellas deben lidiar con la falta de servicios que provocan las constructoras de desarrollos urbanos cerca de sus viviendas.

Rocío Mejía, integrante de la Red de Género y Economía, sostuvo que si bien esta ciudad contribuye en mayor medida con el Producto Interno Bruto del país y se ubica como una de las más desarrolladas, en realidad aquí habitan cerca de 2 millones de personas en situación de marginación, es decir, con alguna carencia de vivienda, educación, empleo o ingresos.

La economista apuntó además que esta urbe se caracteriza por el empleo informal, es decir actividades sin seguridad social, contrato ni prestaciones, en los que las mujeres conforman una parte significativa, pues ante la falta de oportunidades educativas o laborales deben emplearse en la venta o comercio de productos.

En este tema, jóvenes feministas afirmaron que ahora a ellas se les niega el derecho a estudiar y el derecho a trabajar, ya que aclararon que la mayoría no realiza ninguna de estas actividades porque no encuentran los espacios para ello y no, como se cree, porque deseen estar en casa haciendo labores de cuidado o actividades domésticas.

Las mujeres acordaron vigilar las acciones de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, toda vez que en este espacio es donde pueden surgir acciones contra los derechos femeninos.

Aseguraron que el primer “retroceso” fue que las y los legisladores decidieron no reelegir a Luis González Placencia como ombudsman capitalino.

Ante ello decidieron vigilar el proceso de elección de la nueva o nuevo titular de la Comisión Derechos Humanos del Distrito Federal, una institución que –a decir de las feministas– hasta hoy se caracterizó por ser sensible a los temas de género y escuchar a las organizaciones civiles y a la ciudadanía que demanda el reconocimiento y respeto de sus derechos.

Las participantes también repudiaron que el Instituto de las Mujeres del DF no muestre el mismo ímpetu de años anteriores, y recordaron que hay temas que aún no son superados como el embarazo en adolescentes, la trata de personas, la violencia en el hogar y el acoso sexual, los cuales parecen no importar a ninguna autoridad de esta ciudad.

Al concluir las actividades, las feministas hicieron un pronunciamiento político en el que reclamaron “¿para quién se construye esta ciudad?”, y señalaron que si no son escuchadas buscarán mecanismos paralelos para hacer saber que el feminismo no puede ser excluido de la democracia.

Al evento también asistieron Aidé García, integrante de Católicas por el Derecho a Decidir; Daptnhe Cuevas, de Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad; la ex diputada federal Teresa Incháustegui; la ambientalista Hilda Salazar, y las feministas Julia Pérez y Leonor Aída Concha.

El encuentro también sirvió para tomar una postura rumbo al Encuentro Nacional Feminista a realizarse el próximo 25 de octubre en Guadalajara, donde mujeres de todo el país formularán una agenda de género para contribuir al desarrollo de la democracia mexicana.

Top