VIOLENCIA DE GÉNERO, CAUSA DE QUE MUJERES DELINCAN

MUJERES POLICIA1

Denuncian carencia de políticas públicas de prevención

Por Anaiz Zamora Márquez

México, DF. (Cimacnoticias).- La carencia de políticas públicas para eliminar la discriminación, segregación, desigualdad y sobre todo para erradicar la violencia que vive la población femenina es uno de los factores que provoca que las mujeres incurran en conductas delictivas.

Así lo denunció hoy la doctora Elena Azaola Garrido durante su conferencia magistral “Mujeres y Justicia” mediante la cual presentó un esbozo de los rasgos e historias de vida que comparten las mujeres que se encuentran purgando una condena en algún centro de reclusión en el mundo.

A decir de la también investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) a través del análisis de varios estudios se identificó que a nivel mundial las mujeres recluidas comparten características que podrían explicar por qué cometieron un delito.

Azaola señaló que “la prisión se impone a las y los de por sí ya excluidos” toda vez que la mayoría de las mujeres que permanecen en prisión pertenecen a los estratos sociales y económicos más bajos. Muchas de ellas son migrantes (internacionales o locales), se encuentran excluidas del ámbito laboral formal, son jefas de familia o han vivido un proceso de separación.

Durante su intervención en el Foro Mujeres en Reclusión –organizado por el Programa Universitario de Estudios de Género (PUEG) de la UNAM– la experta sostuvo que una de las casusas de una conducta delictiva es la violencia de género.

Y es que se identificó que muchas de las mujeres presas fueron víctimas de violencia sexual, violencia física en la infancia o adolescencia o incluso abusaron de alguna sustancia como droga o alcohol en algún momento de su vida.

Azaola dijo que, según los resultados de una encuesta que se aplicó a mujeres y hombres que viven en diversos centros federales de readaptación en México, las mujeres presas que padecieron violencia viven en condiciones de desventaja en comparación con los varones que están en la cárcel.

Del total de mujeres en reclusión el 88 por ciento es madre de en promedio 4 hijas o hijos, mientras que los hombres que declararon ser padres en promedio tienen 3 hijas o hijos. Estas mujeres fueron madres por primera vez entre los 15 y 19 años.

En este tema resalta que más del 70 por ciento de los hijos de los varones que están en prisión se encuentran al cuidado de su madre y sólo el 22 por ciento de los hijos de las internas se encuentran en cuidado de su progenitor.

Las condiciones de vulnerabilidad, de abandono o de violencia que viven las mujeres también se pueden observar en estos datos, pues mientras el 20 por ciento de los varones dejaron de vivir con su madre cuando tenían menos de 15 años la cifra aumenta al 30 por ciento en la población femenina.

Sumado a ello 13 por ciento de las mujeres reclusas nunca conocieron o tuvieron la oportunidad de conocer a su padre y el 60 por ciento de esta población no alcanzó a concluir la educación básica.

La existencia de uno de estos rasgos específicos –aclaró la investigadora– no tiene una relación directa con la conducta delictiva pero el cúmulo de ellos podría derivar en que una mujer decida o se vea obligada a cometer un delito.

En ese sentido condenó la incapacidad de las autoridades federales de generar las políticas “que se necesitan para atender a esas niñas y jóvenes que han sufrido múltiples formas de agresión, violencia o discriminación”.

De las 248 mil personas que están en prisión en México poco menos del 5 por ciento son mujeres, es decir, aproximadamente 11 mil mujeres.

De ellas más de 3 mil se encuentran recluidas en los centros federales de readaptación social –en los que el gasto diario por recluso asciende a mil 670 pesos– lo que representa una proporción mayor que la de los varones que están presos por delitos federales.

http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top