COMPARECENCIAS INSERVIBLES

Por: Héctor A. Alvarado Gómez.

Las comparecencias de los funcionarios del gobierno de Zacatecas, que se están realizando en la sede de la Legislatura del Estado, con motivo de la glosa del tercer informe de gobierno; son un ejercicio inservible que no contribuye a realizar una auténtica rendición de cuentas del Poder Ejecutivo a la sociedad a través de los representantes populares agrupados en el Poder Legislativo, tampoco aporta algo al desarrollo democrático de la entidad, no propone ideas, proyectos, programas ni acciones para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, no evalúan con responsabilidad el ejercicio de gobierno, no contribuyen a que los servidores públicos mejoren su desempeño y ni siquiera sirven para publicitar los “logros” del actual gobierno.

Hasta el momento las 4 comparecencias que se han realizado, sólo han sido un espectáculo insustancial donde sale a relucir las absurdas justificaciones, la torpeza, los chistes y el cantinfleo de los funcionarios públicos; así como exagerada adulación de la mayoría de los diputados que se ponen de tapete ante ellos.

También hay casos muy concretos de legisladores que intentan hacer con dignidad su labor de representantes populares, entre los que se puede mencionar a Mario Cervantes y Lupita Medina del PAN, José Luis Figueroa del PT, Iván de Santiago, Eugenia Flores y Juan Carlos Regis del PRD, pero su excesiva prudencia y su evidente falta de información los ha limitado.

Los funcionarios que han desfilado hasta el momento son el Secretario General de Gobierno, Francisco Escobedo; el Secretario de Seguridad, Jesús Pinto Ortiz; el Procurador General de Justicia, Arturo Nahle García y el Secretario de Administración, Le Roy Barragán Ocampo.

En el caso de las dos primeras comparecencias, los funcionarios salieron vapuleados de la legislatura, más por su poca preparación para comparecer y por su torpeza para responder las preguntas, que por una serie de cuestionamientos sólidos de los diputados que se limitaron a realizar señalamientos vagos, pedir renuncias y adjetivarlos.

A Pancho Escobedo lo describieron como un funcionario “inepto, inaccesible, incapaz, corruptor de los ex diputados, represor de maestros y ex braceros, ególatra, soberbio y que no atiende a los grupos sociales”. El Secretario de Gobierno se limitó a negarlo todo, sin aportar datos concretos o mencionar acciones que comprueben que no es como lo pintan.

Por lo que hace al arrogante Secretario de Seguridad Pública, Jesús Pinto Ortiz, su torpe declaración diciendo que “la gente pobre de Fresnillo, los miserables son adeptos, son simpatizante de los de la última letra”, fue la nota de la semana, en un abrir y cerrar de boca criminalizó a la inmensa mayoría de los habitantes del mineral, que viven en condiciones de pobreza. También dijo que Fresnillo “es el corazón neurálgico del narcotráfico”, por si algo negativo le hiciera falta a ese municipio.

Lejos de aprovechar a la servil mayoría que el gobierno tiene en el congreso para posicionar las acciones que en materia de seguridad dicen haber hecho, Jesús Pinto demostró una vez más que lo suyo no son las declaraciones ni tiene quien le ayude o lo entrene para no decir tantas tonterías. Tampoco es un hombre cuya eficacia sea presumible, pues tendría que explicar qué hicieron sus 800 policías estatales para intentar evitar las más de 1,170 muertes que van desde el 2011 a la fecha, según las cifras del INEGI y de la PGJEZ.

Por lo que hace a Arturo Nahle García, Procurador General de Justicia del Estado, su ingenio para construir salidas fáciles, frases mediáticas y chistes, lo sacaron avante frente a unos diputados locales que cuando se sintieron barridos y trapeados sólo atinaron a decirle “cínico”, a lo que Nahle les respondió que de su personalidad le echaran la culpa a su familia. En pocas palabras, Arturo Nahle trató a los legisladores igual que Floyd Mayweather al Canelo Álvarez.

En la cuarta comparecencia estuvo Le Roy Barragán, Secretario de Administración, al que hace un año los ex diputados de la 60 legislatura le suspendieron la presentación por su escasa preparación para enfrentar la glosa, su evidente falta de información y nula habilidad para construir un discurso entendible; pero ahora salió bien librado contestando puras generalidades con su particular estilo de cantinflear. Nuevamente los diputados mostraron su carencia de información, pues fueron incapaces de replicarle y se dedicaron a alabarlo y felicitarlo, sin importarles que la sociedad a la que representan opine completamente lo contrario de él.

Como dice un buen amigo del café: “Ojalá esto de las comparecencias pase rápido, porque simplemente no sirven para nada”.

———————–

Twitter: @hectoralvaradox

Correo: [email protected]

Top