LA CREACIÓN DEL INE NO RESUELVE DE FONDO LOS PROBLEMAS DE LA DEMOCRACIA MEXICANA

FOTO 001

FOTO 001

La creación de un Instituto Nacional Electoral no resuelve los problemas de fondo de la democracia mexicana. La solución no es desaparecer los institutos locales, sino dotarlos de fortalezas que les permiten una auténtica autonomía, demandaron las Presidentas y Presidentes de los Órganos Electorales de México ante el Senado de la República.

La Dra. Leticia Catalina Soto Acosta, Presidenta del Consejo General del Instituto Electoral del Estado de Zacatecas, dio a conocer que en la reunión celebrada en las instalaciones del Senado de la República, a la que asistieron las presidentas y presidentes de 25 organismos electorales de los estados del país y del Distrito Federal; se expuso, a senadores de los partidos Acción Nacional, Revolucionario Institucional, de la Revolución Democrática, del Trabajo y Verde Ecologista de México, la necesidad de ampliar el debate en torno a la creación de un Instituto Nacional de Elecciones.

Encabezados por el Senador Enrique Burgos, los legisladores Fernando Yunes, Alejandro Encinas, Cristina Díaz Salazar, Manuel Camacho Solís, Manuel Bartlett Díaz, Areli Gómez González, María del Pilar Ortega, José María Martínez, Armando Ríos Peter, David Penchina y Juan Pablo Escudero escucharon y dieron la bienvenida a las posiciones y puntos de vista de los titulares de los organismos electorales.

En un pronunciamiento presentado al Senado de la República, la postura de los institutos electorales plantea la necesidad de estudiar la propuesta de crear el Instituto Nacional Electoral bajo un análisis profundo, responsable, serio e incluyente. Las consecuencias para la democracia mexicana, al concentrar las funciones de todos los organismos estatales en un solo organismo electoral, resultan por lo menos azarosas, destacó.

La reforma no debe anular la estructura electoral federalista y sí fortalecer los organismos electorales estatales. Gracias al fortalecimiento del sistema electoral, los ciudadanos de todo el país participan en elecciones libres y auténticas, que son verdaderos mecanismos para la transmisión pacífica del poder y del ejercicio de gobierno.

La alternancia, precisó la Dra. Soto Acosta, es una constante en la mayoría de los estados de la República. Los institutos electorales han sido parte importante del avance y desarrollo democrático del país; la democracia y su sistema electoral no son una asignatura acabada, siempre serán perfectibles y deben estar sujetos al análisis y reflexión permanente.

Dijo que los organismos electorales son propositivos para mejorar y fortalecer las condiciones estructurales y el diseño institucional con el que funcionan para ser parte de una nueva etapa de fortalecimiento democrático. Destacó, además, que el 84 por ciento de las resoluciones de los órganos jurisdiccionales confirman el sentido de resolución de los institutos locales.

Después de escuchar el posicionamiento de los titulares de los organismos electorales, el Senador Enrique Burgos se comprometió a enriquecer el debate, escuchando todas las voces, participaciones y atrayendo puntos de vista que puedan enriquecer las iniciativas que se han presentado en materia político-electoral.

Reconoció que los consejeros representan una voz auténticamente federalista, legítimamente representada en los organismos electorales, por lo que les ofreció mantener el contacto y la comunicación con el ánimo de encontrar una democracia cada vez más elevada.

Por su parte, la Senadora Cristina Díaz Salazar, Presidenta de la Comisión de Gobernación, indicó a los titulares de los órganos electorales que su presencia provocará un análisis exhaustivo de las iniciativas de reforma político-electoral, y les ofreció que se arribará a una dictaminación objetiva y puntual, que represente los anhelos de ciudadanos y sociedad.

Reconoció que, como grupo parlamentario, el PRI está comprometido a perfeccionar la democracia, para lo cual  considerarían la posibilidad del fortalecimiento de la democracia dotando de mayores atributos y facultades a los órganos electorales de los estados.

La senadora María del Pilar Ortega, del Partido Acción Nacional, afirmó que se pretende una reingeniería cuidadosa de las instituciones electorales, que garanticen calidad en la celebración de los comicios, bajo criterios de eficiencia y eficacia. Se trata, sostuvo, de evitar cualquier influencia de autoridades electorales y federales.

En el proceso de reforma político electoral se ha estimado necesario requerir autoridades con altos niveles de credibilidad, que doten de certidumbre los procedimientos y la participación ciudadana, para lo cual se requiere órganos fuertes. Estaremos, subrayó, viendo alternativas para alcanzar el objetivo de perfeccionar la democracia.

El también senador panista José María Martínez destacó que la reforma político electoral no se circunscribe sólo a la creación del Instituto Nacional de Elecciones. Sobre los órganos electorales, estimó que existe un problema estructural en la relación con los gobiernos de los estados. La propuesta sólo abre el diálogo y eventualmente la discusión; ustedes, indicó, estarán incluidos en todo el proceso.

Alejandro Encinas, del grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, se preguntó por qué seguir desmantelando las instituciones locales, para volver a un proyecto de centralización que no va a garantizar ni más equidad ni más transparencia a las elecciones. Anticipó: Vamos a debatirlo dentro del PRD y espero una rebelión federalista, en la que no los Institutos Electorales, sino los municipios y congresos locales den un punto de vista para defender sus atribuciones y facultades, en defensa de su autonomía y soberanía.

Armando Ríos Peter, senador del PRD, planteó diversas interrogantes respecto a la duplicidad de funciones entre autoridades federales y locales. A simple vista, dijo, no me queda clara una implementación de los valores agregados de contar con un solo órgano nacional electoral. Debemos avanzar en las tareas de fiscalización.

El senador Manuel Bartlett, del Partido del Trabajo, sostuvo que la democracia en México ha sido frustrada y que manifiesta graves problemas. Denunció que el actual gobierno federal mantiene una tendencia centralista en muchas de sus iniciativas. Necesitamos reforzar la democracia, más allá de la defensa de posiciones, dijo el legislador al tiempo de subrayar que existe una involución en la democracia y para la cual la centralización no es la solución.

A la reunión asistieron representantes de los órganos electorales de Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche, Chiapas, Chihuahua, Colima, Distrito Federal, Durango, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Nuevo León, Michoacán, Morelos, Nayarit, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Veracruz, Puebla,  Yucatán y Zacatecas.

Top