DEPRESIÓN, TRASTORNO RECURRENTE EN ADULTOS MAYORES

Adultos Mayores

Adultos Mayores

Zacatecas, Zac.- Uno de los trastornos con alta prevalencia en cuanto a frecuencia de enfermedades que aquejan a los adultos mayores es la depresión, particularmente al grupo de edad entre los 60 y 65 años. Se trata de pacientes adultos muy vulnerables que al padecer este mal su calidad de vida se complica aún más.

Este padecimiento tiene una mayor prevalencia en las mujeres y en él influyen muchos factores, siendo el más fuerte y principal la soledad, que es un signo o síntoma que de manera frecuente se identifica en los pacientes que reciben atención.

Gerardo Troncoso Galicia, geriatra adscrito al HGZ 1 de Zacatecas explicó que “Es una enfermedad muy frecuente que impacta de manera negativa en la persona y en la calidad de vida, experimentan una calidad de vida deficiente, de la que se desencadena otras complicaciones”.

Regularmente quienes la padecen difícilmente mandan señales de alerta a quienes están a su alrededor pues se considera poco común que se les vea llorar, sufrir, por esta causa, no se quejan de que están mal o tristes y sólo observándolos es posible identificar que están deprimidos.

A decir del especialista, los adultos son habitualmente pacientes retraídos, poco participativos que incluso van perdiendo peso, porque tiene falta de apetito, presentan apatía o desinterés y muchas veces tienden a minimizar los síntomas.

“Se quedan con que yo soy fuerte y yo no les voy a dar una queja a mis hijos y entonces empezamos a ver cómo se deterioran físicamente, adelgazan y van perdiendo independencia”, mencionó Troncoso.

Recibir una atención médica oportuna permite que además de detectar los casos de personas adultas que padecen depresión, de ser necesario, se de tratamiento que permita que el paciente logre tener un buen estado anímico.

Sin embargo, el principal problema radica en que una gran mayoría no visita a su médico, lo que repercute de manera importante, pues al no recibir atención y ante la falta de revisión periódica difícilmente se mejorara este y otros aspectos de su vida.

Incorporarlos a una vida productiva, reincorporarlo a un nivel de funcionalidad, a tal grado que se sientan seres independiente para hacer funciones básicas, alimentarse, vestirse, desplazarse, es otro de los aspectos que se deben de tomar en cuenta.

En cada uno de los casos  los familiares cercanos son el principal apoyo para lograr que realmente reciban la atención que requieren, pero en la mayoría de los casos son personas que viven en soledad.

Lamentablemente las personas adultas que padecen depresión tienen una mayor probabilidad de que entre otras enfermedades, sean víctimas de un infarto, por lo que la atención óptima debe ser una prioridad para evitar este y otros factores de riesgo.

Top