EL ABOMINABLE HOMBRE DE LAS NIEVES PODRÍA SER… UN OSO

OSO

OSO

Luego de haber realizado un examen de ADN a muestras de pelos extraídos de dos animales del Himalaya, conocidos en ese lugar como yetis, el científico británico Bryan Sykes asegura que el abominable hombre de las nieves es un oso.

Dice que podría ser descendiente de un antiguo oso polar, ya que las muestras compartían una huella genética con el maxilar de un antiguo oso polar encontrado en el Ártico noruego de hacer alrededor de 40 mil años.

Por lo tanto, según el científico, la mítica criatura podría ser una nueva especie, un híbrido entre osos polares y osos pardos, por lo que el próximo paso sería ir allá y encontrar uno.

En información que circula en la web, a través del portal 24 Horas, Sykes pidió el año pasado a museos, científicos y aficionados al yeti a compartir sus muestras capilares que supongan pertenecen a la criatura.

Una de las muestras que analizó provino de los restos momificados de un supuesto yeti en la región india de Ladaj, en el extremo occidental del Himalaya, y fue recogida por un montañista francés al que le mostraron los restos hace 40 años.

La otra fue un solo pelo hallado hace una década en Bután, a mil 300 kilómetros (800 millas) al este.

El científico dijo que el hecho de que las muestras estuvieran tan lejos una de otra y que fuesen tan recientes, sugiere que hay ejemplares todavía vivos.

 Hallar una criatura viva podría explicar si las diferencias en apariencia y comportamiento con otros osos explican la descripción del yeti como un homínido alto y velludo.

 “El ingrediente del oso polar en sus genomas puede haber cambiado su comportamiento de modo de actuar diferente y lucir diferente, y quizás caminar en dos patas con mayor frecuencia”, conjeturó.

La investigación de Sykes no ha sido publicada, pero dice que la ha sometido a la revisión de sus homólogos. Sus conclusiones serán difundidas el domingo en un programa en el canal 4 de televisión de Gran Bretaña.

El hallazgo de Bryan Sykes probablemente no pondrá fin al mito del yeti.

Top