MIL QUINIENTAS MUJERES EN GUADALAJARA PARA CREAR NUEVA FUERZA POLÍTICA

-2

-2Más de mil 500 mujeres feministas de todo el país se reunirán los días 25 a 27 de octubre para celebrar el IX Encuentro Nacional Feminista en la ciudad de Guadalajara, con el fin de discutir cómo crear una verdadera fuerza política que enfrente los “graves retrocesos” que afectan la vida de más de 26 millones de mexicanas, no sólo por el deterioro de su condición en todos los ámbitos, sino por la andanada conservadora que impide el ejercicio de sus derechos humanos constitucionales.

Se trata, dice el documento base del encuentro, de discutir cómo convertir al feminismo mexicano en un verdadero interlocutor en la decisiones de Estado para contribuir al abatimiento de la violencia que cobra la vida de más de mil 800 mujeres cada año; que impide el ejercicio de sus derechos humanos a indígenas y campesinas; que ha deteriorado el salario de más de 16 millones de trabajadoras y ha restringido el derecho al aborto legal de las mujeres en 18 entidades del país.

El documento, preparado para el Encuentro por una Comisión Coordinadora (CC) en la que participan desde hace un año alrededor de 100 mujeres de 14 estados de la República, establece que es urgente analizar con profundidad cuáles son los avances logrados por el feminismo, cuales son los retrocesos a enfrentar y cuál será el reto de este movimiento en los próximos tiempos.

La CC considera que hasta hoy los cambios legislativos, los programas sociales y de género no han conseguido mitigar la desigualdad entre hombres y mujeres, y que muchas políticas públicas en realidad son mecanismos de “simulación”, habida cuenta que el gobierno mexicano se ha comprometido con los organismos internacionales y ha signado convenciones que lo obligan a rendir cuentas. No obstante, los datos oficiales indican que la brecha de desigualdad no se ha reducido, que campea en México la discriminación y la injusticia para las mujeres.

En el documento base para la discusión en los trabajos del IX Encuentro, se hace un diagnóstico somero de la situación actual de las mexicanas, y señala entre otras cosas:

• Que la impunidad es un rasgo generalizado en el actual contexto nacional, así como la desprotección, el riesgo creciente, la falta de acceso a la justicia, a la reparación del daño, a las medidas de protección y a los servicios de atención y apoyo a las víctimas del delito, que son padecidas por millones de mujeres.

• Que se mantiene el incumplimiento en la garantía de los derechos humanos y ciudadanos de las mujeres indígenas.

• Que la impunidad es resultado de la omisión de las autoridades y crece la violencia feminicida. En nuestro país, los homicidios de mujeres siguen al alza en sus formas más crueles y dolorosas. Ocho entidades, encabezadas por el Estado de México, concentran 61% de los homicidios de mujeres por causa de género; le siguen Chihuahua, Distrito Federal, Guerrero, Baja California, Jalisco, Michoacán y Veracruz. El Estado de México tiene 20 por ciento de los feminicidios que se cometen en el país; en el interior de la entidad destacan tres ayuntamientos: Ecatepec (12.4 % de los casos), Nezahualcóyotl (7.6 %) y Toluca (5.2 %).

La ausencia de políticas de Estado sobre el feminicidio y la violencia de género que los considera como asuntos prioritarios, hacen a México, un el país en emergencia nacional.

• Que, por encima de los derechos de las mujeres, se hicieron reformas que establecen derechos al no nacido en los estados de Baja California, Campeche, Chiapas, Chihuahua, Colima, Durango, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sonora y Yucatán, que lesionan la vida y salud de las mujeres.

• Que existen casos de mujeres, niñas y adolescentes que son obligadas a continuar con sus embarazos aun cuando su vida o su salud corran peligro; ello a pesar de que están protegidas por nuestras leyes cuando existen malformaciones fetales graves en el producto, porque el embarazo es resultado de una violación sexual o porque produce afectación seria a la salud física y mental de la madre.

• Son altas las tasas de desocupación y subocupación entre las mujeres, quienes constituyen 10 millones 342 mil 776 trabajadoras informales sin derechos laborales y de salud de ningún tipo.

• No se reconoce el trabajo doméstico no remunerado, que equivale a 21.7 % del producto interno bruto (PIB). Cuatro quintas partes de esa riqueza la producen las mujeres y el resto los varones, según un estudio publicado por INMUJERES. En México, el trabajo doméstico de las mujeres equivale a 37 horas a la semana y el de los hombres apenas 17.2, una diferencia de 19.8 horas más para las mujeres, lo que hace evidente un aporte a la producción de prácticamente el doble.

• La muerte anticipada de las mujeres es un efecto demoledor para el desarrollo del país. Cerca de 18 mujeres mueren diariamente a causa de la razón de muerte materna, los cánceres femeninos y la diabetes.

Estos rasgos de discriminación para las mujeres se deben a la desigualdad de género, a la falta de una cultura de no discriminación y a la incomprensión de gobiernos, autoridades, magisterio y sociedad sobre el valor humano de las mujeres, por lo que el IX Encuentro Nacional Feminista intentará vincular todas las acciones de los grupos temáticos del movimiento en una estrategia capaz de enfrentar este deterioro, significativamente inmenso, resultado de las políticas neoliberales de las últimas tres décadas.

Top