Fabi, mujer tablajera destaca en la porcicultura

Texto: Irma Mejía / Foto: Jesús Martínez / Grupo Informador

A los 16 años se independizó de sus padres con su propia carnicería. Hoy, tiene su propia granja, se ha iniciado en los invernaderos de hidroponia y ahora busca lograr su propia marca registrada y código de barras.

Zacatecas.- En medio de cuchillos, máquinas, granjas y canales de carnes, Fabiola Martínez Villa ha vivido toda su vida, por eso, hoy domina a la perfección el oficio de la tablajería que asegura antes era considerada como un trabajo exclusivo  de hombres; sin embargo, esta joven mujer  no sólo se caracteriza por su fortaleza y su valentía, sino también por innovadora, ya que  actualmente también ha incursionado en la agricultura hidropónica y ha logrado abarcar de manera más completa el mundo de la pocrcicultura.

Desde hace seis generaciones, la familia materna de Fabi -como es conocida en su gremio-,  se ha dedicado a la tablajería, por ello, desde niña ha conocido y convivido este oficio, al grado que desde los 13 años ya empezaba a conocer todos los cortes de las carnes y comenzó a dominar los filosos cuchillos.

Admite que los estudios no fueron de su agrado para lograr su superación, porque ella depositó sus anhelos de crecer al surgir la iniciativa por incursionar y tener su propio negocio, ya que a los 16 años manifestó a  sus padres estar lista para iniciar su independencia, quienes le dieron un voto de confianza y fue cuando abrió su propia carnicería, ¡claro! -exclama de inmediato- con la vigilacia de mis padres, aclara.

Sus padres siempre también producen la propia carne de cerdo, pero ella refiere que se tenía que tener otro tipo de proveedores para abastecer la carne de res, así es que contrató los servicios y fue cuando cuando conoció al amor de su vida.

Un año más tarde decidió casarse con Artemio Rodríguez,  uno de sus proveedores de carne. Al unir esfuerzos, para Fabi el matrimonio significo un nuevo reto, pues comenzó la llegada de los hijos, pero con ello, también el crecimiento del negocio, ya que ellos mismos producen su propia carne, “y es carne de calidad”, destaca Fabi.

Mientras es entrevistada, en ningún momento  deja de atender con una gran sonrisa a las decenas de clientes que llegan por sus pedidos de carne.

Fabi es una joven madre de 35 años de edad con cuatro hijos  de 19, 14, 4 y 2 años de edad, por ello, con alegría admite que también ya prepara a las próximas generaciones, pues ya sus hijos también viven entre cuchillos y carne, desde la más pequeña hasta el más grande.

Incluso, refiere que su hijo mayor, actualmente es su brazo derecho en cuanto a la carnicería que tienen en el Mercado de Abastos, ya que su marido es quien se encarga de otros negocios y de atender las granjas.

Hidroponia

En 20 años, Fabi ha incursionado a varias ramas de esta cadena alimenticia, pues produce la carne, la comercializa, pero recientemente decidió también producir el alimento para los cerdos de sus granjas, por ello, ha instalado un invernadero  de hidroponía.

Menciona que quien la orientó fue otra mujer, por ello, se unió a una red de mujeres y  se adentró a los proyectos de hidroponia y comenzó asistir a los cursos de capacitación que realizaban las dependencias agropecuarias estatal y federal, así como mayores conocimientos sobre el cuidado de los animales  y la búsqueda de de disminuir costos al producir el propio alimentos para sus granjas.

Comenta que durante varios años tocó puertas para que se aprobara su proyecto y construir su invernadero, pero fue “un poco burocrático y de espera” hasta que por fin lo logró y compró un terreno en la comunidad de El Fuerte, en el municipios de Villanueva, para construir su invernadero de hidroponía.

Aclara que ya se logró abaratar algunos costos con estas nuevas medidas de producir su propio alimentos para sus granjas porcícolas , pero ahora también busca que se reconozca la calidad de sus productos, por ello, tiene como meta lograr su propia marca de carne selecta para lograr comercializar su carne en otros niveles, pues destaca que su producción cumple con los requerimientos para tener una marca registrada.

Con una gran sonrisa que caracteriza a Fabi, pues insiste que una buena cara siempre debe dar a la clientela, además de señalar que la actitud positiva es realmente  la que le ha permitido abrirse muchas puertas, tras la explicación insiste  que gran parte del éxito siempre ha sido dar un buen trato a la clientela, además de respaldarse de ofertar buena calidad en la carne que comercializa.

Reconoce que aunque su vida ha sido exitosa y ha logrado muchas cosas a su edad, realmente ha significado mucho sacrificio, pero menciona que siempre ha sido una mujer con gran iniciativa y siempre ha logrado las metas que se ha puesto.

Sin embargo, también asegura que para que hay logrado ser una mujer exitosas, se requiere de gusto por este oficio, porque de lo contrario, asegura “es muy difícil que se pueda salir adelante, sino algo no se conoce y si no hay pasión por lo que se hace”.

Pero sobre todo, esta joven mujer deja en claro, se requiere de tenacidad, fuerza de voluntad y mucha resistencia, pues afirma que su vida diaria comienza a las 5 o 6 de la mañana, cuando se levanta para alimentar a los animales de su granja.

Precisa que tiene alrededor de 30 vientres de cerdo, cantidad que constantemente de crece o se mantiene, ya que cada mes se reproduce unas seis puercas.

Fabi comenta que siempre ha sido una mujer muy inquieta que le gusta innovar, por ello, nunca deja se buscar mejorar y demostrar que a toda edad siempre se puede avanzar y sacar unidos adelante a la familia y los negocios, las dos cosas en conjunto, dice, son la mejor herencia familiar.

Contenido del periódico mensual impreso El Campirano, propiedad de Grupo Informador.

Link para consultar el formato digital: http://issuu.com/grupoinformador/docs/feb_2014

Noticias relacionadas

Top