Concluyen los exámenes de la Olimpiada Nacional de Química

CONCURSO NACIONAL DE QUIMICA

 Con la presentación de las pruebas experimentales realizadas hoy en los laboratorios de la Facultad de Química de la UNAM, concluyeron los exámenes de conocimientos de la XXIII Olimpiada Nacional de Química, concurso que se realiza desde el pasado sábado en la Ciudad de México.

A esta fase de prácticas avanzaron 120 de los 188 alumnos de bachillerato que toman parte del certamen, que en su etapa inicial convocó a diez mil. Las pruebas de laboratorio constituyen la etapa final de un proceso que incluyó en su primera fase una evaluación teórica, la cual comprendió tres exámenes en cuya resolución los jóvenes invirtieron cinco horas. Además se les aplicó el examen universal, que busca identificar a los estudiantes que tienen esa capacidad adicional para atacar un problema rápidamente, y es una fase decisiva para integrar la preselección que represente a nuestro país en las competencias internacionales.

En el tercer día de actividades las pruebas experimentales estuvieron enfocadas a resolver problemas en química analítica, orgánica y fisicoquímica.

Los experimentos se llevaron a cabo en los laboratorios de la Facultad de Química, próxima a cumplir 100 años de existencia, y en ellos los participantes demostraron sus habilidades en el manejo de equipo químico como matraces Erlenmeyer, pipetas volumétricas y tubos de ensayo para realizar procesos de síntesis, así como la identificación y creación de compuestos.

En el caso de las pruebas en química orgánica los participantes debieron sintetizar un compuesto, extraerlo y dejarlo con la mayor pureza posible. Esta prueba evaluó el rendimiento que obtuvieron a partir de la cantidad inicial de la sustancia que se les proporciono, así como su grado de pureza.

Mientras que en fisicoquímica, el problema a resolver fue hallar una constante en el equilibrio fisicoquímico. En esta parte se trató de abatir el punto de congelación del agua -el cual se modifica por la presencia de distintas sustancias disueltas en ellas. Los estudiantes tuvieron que buscar qué tanto se modificó el punto de congelación a partir de diferentes concentraciones de sustancias disueltas en el agua.

En tanto que en química analítica tuvieron que cuantificar  una sal de plata y una sal de cloruro a partir de una titulación –procedimiento que se utiliza para determinar la concentración de una sustancia.

El grado de dificultad que enfrentaron los jóvenes que llegaron a la fase final de esta olimpiada es comparativo al universitario, y es este el nivel con el que se concursa en las etapas internacionales.

Los alumnos y delegados han expresado que el grado de complejidad de los  exámenes es justo, pues éstos se hacen a través de un consenso entre los miembros del comité nacional y los delegados estatales; además, se busca, y es una recomendación que pudiera aplicarse a la educación a nivel nacional –dicen integrantes de este comité– , evitar la doble penalización en las preguntas; es decir, si hay un problema que tiene varias preguntas y la respuesta de la primera es equivocada, la costumbre en la forma de evaluar en nuestro sistema es que el resto del procedimiento se considera mal, sin embargo en esta olimpiada se califica paso a paso el procedimiento.

Mañana martes, después de la calificación de estas pruebas y de la evaluación final, se darán a conocer a los acreedores de las medallas de oro, plata y bronce. Los ganadores del primer lugar conformarán una preselección que después definirá a los equipos que representarán a nuestro país en la Olimpiada Internacional que se efectuará en Vietnam y en la Olimpiada Iberoamericana en Uruguay, en los próximos meses.

Noticias relacionadas

Top