Inmigración, divisa electoral

Agenda Política

Por: Gabriel Contreras Velázquez

migrantes zacatecasZacatecas, Zac.- Hay una fortalecida tendencia mundial en contra de las diversas formas de migración que la globalización ha intensificado en las últimas dos décadas. Son reflejadas, en su mayoría, en el plano electoral, y han generado repercusiones que, en su momento, podrían producir nuevos escenarios para población extranjera que demanda inclusión en países vecinos.

Como respuesta a la acción ejecutiva que protege de la deportación a un amplio grupo de indocumentados en Estados Unidos, promovida el pasado mes de noviembre por la administración del presidente norteamericano, Barack Obama, la mayoría republicana en el senado del país vecino respondió con un recorte a la Ley de financiamiento del Gobierno (1.1 billones de dólares de diciembre a septiembre). La medida tiene como objetivo una accidentada procuración de la citada acción ejecutiva, ya que por no tener rango de ley debe de ejercerse con el presupuesto del poder ejecutivo.

Aunque la propuesta fue bien recibida en otras latitudes, en 24 estados de la Unión Americana los gobiernos locales interpusieron demandas en contra de la acción por considerar que “viola la Constitución y la legislación federal elude la voluntad del pueblo estadunidense y es una afrenta a las familias y personas que siguen nuestras leyes para inmigrar legalmente a Estados Unidos” según declararía el procurador general del estado de Texas, Greg Abott.

La politización inmediata del tema obedece al elemento electoral. Los demócratas han perdido el ejercicio de gobierno en las cámaras legislativas, a escasos dos años del cambio de gobierno en aquella nación.

Recordemos que en 2008 el Partido Demócrata se centró en la aprobación del Programa de Seguridad Médica (Health Care Program), propuesta de campaña de Obama que le permitió recoger votos en bastiones republicanos como Carolina del Sur, Texas y Arizona. A la par, la promesa de la modificación del proyecto de ocupación militar en países del Oriente Medio, así como la auscultación legal de los intereses de grandes consorcios bancarios, mismos que irrumpieron la crisis de desaceleración económica en ese año, generaron las condiciones para que la oposición republicana disminuyera de forma importante en el poder legislativo.

El escenario se modifica nuevamente en 2012 debido, en buena medida, al atropello de intereses económicos (representados en el senado) con la reforma al sistema de salud aprobada en 2010. A partir de ahí, el gobierno de Obama encuentra resistencias importantes en el componente legislativo de su administración. En 2014 es cuando pierde toda movilidad en ambas cámaras, y como respuesta inmediata, la acción ejecutiva sobre inmigración y la recomposición de las relaciones diplomáticas con Cuba (coincide con la medida ejecutiva) salieron a flote.

Dos temas que chocan frontalmente con la agenda política del partido conservador, y que actualmente han provocado la contrastación de los programas de gobierno en la opinión pública. El objetivo: imponer agendas a un muy anticipado proceso de renovación del gobierno estadounidense. A los demócratas les apremiaba retomar el debate en la arena pública, una vez que en el congreso no representan ya la oposición necesaria con la que concluirá la administración de Obama.

Una situación con tintes similares se vive en el Reino Unido. El primer ministro, David Cameron, en su primer aparición pública en 2015 ha declarado guardar la intención de adelantar el plan para realizar un referéndum para decidir sobre la pertenencia a la Unión Europea.

Con un panorama electoral que no termina de decantarse por el programa liberal o los conservadores de la antigua república, la inmigración se mantiene como el tema de más interés entre los votantes. La pretensión de restringir el acceso a inmigrantes a los sistemas sociales del Reino Unido por parte de Cameron, ha provocado la reacción contraria de la primer ministro alemana (y abanderada política de la Unión Europea), Angela Merkel. Sin embargo, la otrora canciller de hierro también enfrenta escenarios que favorecen a la opinión de los soberanistas en su país.

En conjunto, la Unión Europea hoy se debate, desde polos opuestos pero con un discurso común, en un nuevo cuestionamiento generalizado sobre la pertenencia del modelo económico de asociación y moneda única. La posible salida de Grecia del acuerdo común europeo vuelve la mirada sobre la auto regulación y una especie de nacionalismos del siglo 21.

Además, por entre las grietas del modelo europeo, la amenaza de expresiones radicales de células terroristas que practican el credo de guerra del islam, recientemente manifiestas en los ataques al diario francés Charlie Hebdo, y horas después en la toma de rehenes en un supermercado de París, ofrecen elementos para propuestas electorales que busquen modificar medularmente la centralización europea, la cual, según la postura conservadora, permite el flujo irregular de migración intercontinental que afecta en economía y seguridad a los países asociados.

La agenda a ganar en Europa: la función del estado sobre la inmigración.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/cabalgata.gif

Noticias relacionadas

Top