Debe abrirse paso al talento y al esfuerzo de los mexicanos: David Monreal

DavidMéxico, D.F.- El Senador de la República, David Monreal Ávila, a través de un punto de acuerdo solicitó a la Secretaría de Trabajo y Previsión Social un informe sobre la situación actual de desempleo, así como de los programas federales para atender este lastre que tiene sin trabajo a más de 2.5 millones de personas en nuestro país.

Abundó al decir que la mayoría de personas que se encuentran desempleadas forman parte de un sector perteneciente a la población económicamente activa, mismas que no se encuentran laborando pero buscan empleo; dentro de éstas encontramos a las que han perdido su empleo y aquellas que buscan trabajo por primera vez, es decir, los que desean incorporarse al mercado laboral del país.

El desempleo y la desocupación, se subdivide en ciertas etapas, y éstas pueden ser, cíclico, estacional, friccional o estructural, dependiendo del entorno y características que rodean la situación individual del sujeto.

El desempleo cíclico consiste en la falta de trabajo durante un momento de crisis económica o recesión, la cual implica periodos no demasiado extensos en el tiempo y que se revierten junto a la reactivación de la economía.

En lo que respecta al desempleo estacional, éste se determina por la fluctuación estacional de la oferta y la demanda, el ejemplo más claro en el país es la agricultura, pues en época de cosecha, aumenta la oferta de trabajo y la tasa de desempleo en determinadas secciones tiende a desaparecer; el resto del año se invierten los roles.

Otro tipo de desempleo es el friccional, que tiene lugar cuando existe una falta de acuerdo entre empleado y empleador o las características del puesto laboral no satisfacen las del trabajador y éste renuncia en búsqueda de otro; este tipo de desempleo tiene la característica de ser temporal, y suele ser constante.

Por último, el desempleo estructural, el más grave de todos, se conforma por un desajuste técnico o profesional entre la oferta y la demanda laboral, en el que los puestos de empleo que requiere una economía estable, son menores a la cantidad de personas que necesitan trabajar; esta situación exige sin lugar a dudas la intervención del Gobierno para solucionar este desequilibrio mediante acciones o políticas públicas.

Monreal Ávila, dijo que si bien es cierto que el alta en la tasa de desempleo es consecuencia de una serie de políticas o legislaciones equivocadas, también lo es, el deterioro educativo que se vive en el país y la falta de planeación integral con las empresas, que no permiten a cada individuo integrarse al sector de la población económicamente activo.

La única alternativa para resolver esta problemática es mediante la revisión de las leyes y políticas a fin de desarrollar la planificación laboral que permita impulsar el incremento de empleos bien remunerados en todos los sectores del país.

Es necesaria una planificación integral de desarrollo laboral que apueste por la capacitación, profesionalización y promulgación de programas o políticas que incentiven a las empresas y empleados, de esta manera se mejoraría la producción y se obtendría mayor capacidad profesional entre los empleados, acotó.

Ahora bien, las instituciones estatales en las que recae la creación o promoción del empleo en las diversas regiones del país, tienen la responsabilidad de conocer cuáles son los sectores económicamente vulnerables, al igual que aquellos con potencial a desarrollarse, para que de acuerdo a estudios y análisis de planificación a futuro, se trabajen estos campos de oportunidad en la conformación de programas que impulsen el desarrollo educativo técnico y profesional, que permita mejores productos y creación de mayores áreas de empleo.

Lo anterior beneficiará a los jóvenes que recién son egresados de las diversas instituciones universitarias, a aquellos de mayor edad que quieran profesionalizarse en un área específica, de manera que la producción regional sea de mayor calidad o sobresalga profesionalmente.

Refirió que para mejorar esta situación se debe crear un círculo incluyente de políticas, acciones, leyes, educación, programas y sectores de producción; lamentablemente cuando alguno de estos falla, trae como consecuencia el exceso de desempleo y de personas que ven frustrada la oportunidad de aspirar a un puesto laboral en el mercado económicamente activo, está claro que México padece en el presente este mal.

Por ello es necesario conocer el estado que guarda esta situación en el país e impulsar políticas públicas para la generación de empleos bien remunerados que den paso al talento y al esfuerzo de los mexicanos, finalizó.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/banner-largo2-1400x2501.png

Noticias relacionadas

Top