Jóvenes se entusiasman con la ciencia gracias a la Olimpiada Nacional de Biología

cyd-280115-portada-g

Identificar diversas especies de hongos, entre ellos el penicillium; realizar la disección de un ojo de cerdo para describir su estructura y explicar la forma en que se generan las imágenes, así como extraer el ácido desoxirribonucleico (ADN) de algunos vegetales y hortalizas, fueron algunos de los planteamientos que los estudiantes debieron resolver en los exámenes prácticos de la XXIV Olimpiada Nacional de Biología (ONB).

 Los 79 jóvenes que avanzaron a la segunda etapa del certamen se presentaron en los laboratorios de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) y ahí probaron sus habilidades en temas como genética, morfología de hongos microscópicos, anatomía y fisiología del ojo de mamíferos y bioestadística.

 Francisco Ovalles Rementería, estudiante de Sinaloa, de 17 años de edad, manifestó que es la primera vez que participa en esta olimpiada: “Me ha parecido excelente y en el examen práctico, aunque no todo lo sabía, me sentí muy bien porque son situaciones en las que uno dice esto está genial. Nunca había hecho la disección de un ojo o extraído ADN y estas son oportunidades que uno debe aprovechar para conocer nuevas cosas”.

 Por lo anterior, el joven reafirmó su interés por estudiar veterinaria o botánica y albergó la posibilidad de convertirse en científico. De la experiencia de participar en una competencia  de esta naturaleza, el estudiante sinaloense reconoció que no solo se trata de hacer exámenes, sino de aprender a relacionarse con otras personas y compartir conocimiento. “Ha sido una gran experiencia, de esas que te marcan la vida”, subrayó.

 Para otra de las estudiantes, la tamaulipeca Briyith Hernández Ánimas, de 16 años, el concurso le ha dejado muchas expectativas para el próximo año. “Cuando presenté el examen práctico me di cuenta que todo lo que hice valió la pena. Todo el tiempo que invertí para estudiar lo valió aunque lo que más me costó fue el tema de genética. Pienso volver el próximo año”, dijo.

 Invitó a más jóvenes de nivel bachillerato a participar en certámenes de ciencias porque además de enfrentar un reto académico,  se conocen a muchos jóvenes de todos los estados, “me interesé en la biología e ingresé a la  olimpiada porque quiero estudiar medicina”.

Las delegaciones que avanzaron a la  segunda fase de la XXIV Olimpiada Nacional de Biología fueron: Estado de México y Michoacán, con seis estudiantes; Distrito Federal, Campeche, Nuevo León, San Luis Potosí y Veracruz, con cinco; Chihuahua, Jalisco, Sinaloa y Sonora, con cuatro; Baja California, Hidalgo y Querétaro, tres; Aguascalientes, Baja California Sur, Durango, Guerrero, Oaxaca, Quintana Roo y Yucatán, dos; Puebla, Morelos y Tamaulipas, pasaron con un estudiante.

Este miércoles por la noche, el comité organizador de la ONB dará a conocer a los ganadores de su edición 24. Los galardonados conformarán una primera selección de la que saldrán los dos equipos que representarán al país este año en la Olimpiada Internacional de Biología y la Olimpiada Iberoamérica, la primera que se realizará en Dinamarca y la segunda en El Salvador.

Momentos recreativos

Mientras  los alumnos que avanzaron a la segunda etapa respondían a los exámenes prácticos, el resto de los estudiantes tuvieron ayer un paseo matutino al Parque Cola de Caballo, un espacio natural dentro del municipio de Villa de Santiago a las afueras de Monterrey. El principal atractivo del sitio es su hermosa cascada de 25 metros de altura, una caída de agua  que por su forma y descenso tiene parecido a una cola de caballo.

Por la tarde, los alumnos y delegados acudieron a dos de los sitios más visitados en Monterrey, el Paseo Santa Lucía y Parque Fundidora. El primero es un canal que nace en el lugar donde se fundó la ciudad en los llamados Ojos de Agua de Santa Lucía. Tiene una profundidad de 1.20 metros, capacidad para 44 mil metros cúbicos de agua y en el trayecto se encuentran varios puentes peatonales para cruzar entre los andadores y poder observar cada una de las 22 fuentes que tiene el paseo. La más famosa es la ubicada en el lago llamada “Fuente de las Olas”.

En el Parque Fundidora, los estudiantes visitaron el Horno 3, declarado Monumento Artístico Nacional, el cual ha sido considerado por generaciones como un emblema industrial regiomontano. Actualmente alberga al Centro Interactivo de Ciencia y Tecnología y Museo del Acero.

Hoy los estudiantes tendrán otro paseo por las Grutas de García, a su regreso serán trasladados al Auditorio de la Facultad de Ciencias Políticas y Administración de la UANL, Unidad Mederos, donde se reconocerá a los ganadores y se realizará la ceremonia de clausura de la XXIV Olimpiada Nacional de Biología.

http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/banner-largo2-1400x2501.png

Noticias relacionadas

Top