Partidos y gobierno sin dinero

Luis Videgaray Caso ajuste 2015

Código Político

Por Juan Gómez

La entrada en vigor de la nueva legislación electoral federal producto de la reforma política aprobada en el Congreso de la Unión por todos los diputados, al inicio de su aplicación en el presente año en Zacatecas causa estragos especialmente entre los partidos de oposición.

Ningún partido político opositor al PRI-gobierno se preparó para ese escenario que con un año de anticipación se previó a nivel nacional, y ahora pegan el grito en el cielo presionando a la administración estatal para que suelte los recursos que tanta falta hacen para llevar a cabo sus operaciones administrativas.

Rehenes de de sanciones administrativas por fallas que sancionó el otrora Instituto Estatal Electoral del Estado de Zacatecas (IEEZ), la oposición zacatecana se encuentra diezmada en sus finanzas y por lo tanto, debilitada para enfrentar un proceso electoral federal para renovar los cuatro escaños que dejarán Adolfo Bonilla Gómez, Judit Magdalena Guerrero López, Bárbara Romo Fonseca y Julio César Flemate.

De acuerdo a la reforma política que modificó la fórmula para la asignación del presupuesto a partidos políticos, en Zacatecas sólo recibirán 49 millones 274 mil 318.59 pesos, lo que significa una reducción de casi el 50 por ciento.

En la sesión ordinaria del 14 de enero el consejo general del Instituto Estatal Electoral del Estado de Zacatecas (IEEZ) aprobó el financiamiento público mensual a los partidos políticos para el ejercicio mensual 2015, pero no aprobó que se suministrara una partida equivalente al 50% de la cantidad anual asignada como lo contemplaba la anterior Ley.

En entrevista con Pórtico Online el Secretario de Finanzas explicó que de acuerdo a la nueva Ley Electoral, se suprimió la entrega del 50% de las prerrogativas asignadas a los partidos políticos y solo se contempla la entrega mensual de la cantidad proporcional que le corresponde a cada una de dichas organizaciones políticas, de acuerdo a lo que estipula el artículo 52, en el que además no se especifica ningún tipo de anticipo.

Así que lo único que se canalizó al financiamiento mensual de los diez partidos políticos registrados en Zacatecas, fue una cantidad superior a los cuatro millones de pesos.

Los partidos políticos están en serios aprietos económicos, algunos con problemas de demandas laborales y otros con sanciones económicas administrativas por parte del IEEZ, multas que tendrán que pagar de la magra ministración que recibirán este año con proceso electoral federal.

Pero eso no es todo. Mientras los partidos políticos sufren las de Caín en materia económica, los gobiernos estatales también experimentan las restricciones del ajuste que anunció la semana pasada el Secretario de Hacienda Luis Videgaray, y que se traduce en 124 mil millones de pesos.

Cabe mencionar que las dependencias que se verán más afectadas son: la Comisión Nacional del Agua Conagua; Secretaría de Comunicaciones y Transportes y la Secretaría de Agricultura,  Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

El gobierno de la República decidió tomar medidas de austeridad y disciplina en el gasto público, por lo que canceló los proyectos del Tren Transpeninsular de Yucatán a Quintana Roo, y el Tren de Alta Velocidad México-Querétaro, este último marcado por un escándalo que detonó en “conflictos de intereses” de la empresa ( Grupo HIGA) que ganó la licitación, y que por ello, tuvo que ser nuevamente publicada la convocatoria pero que el viernes pasado el secretario de Hacienda dio marcha atrás.

El partido en el poder enfrentará un año electoral en medio de una crisis política y de corrupción por el caso Ayotzinapa y por los conflictos de intereses que se han descubierto en el proyecto del Tren de Alta Velocidad que contemplaba una inversión de 3,700 millones de dólares para construir la red ferroviaria.

Otro de los temas que sin duda pegarán en el plan de ajuste presupuestal puesto en marcha por el secretario Luis Videgaray, es el del endeudamiento público y de los estados, que como el de Zacatecas, han elevado sustancialmente el débito público.

Aunque el Secretario de Finanzas Fernando Soto Acosta declaró que no ha recibido ninguna notificación de reducción de las partidas presupuestales, es natural que el gobierno federal demande un plan emergente de austeridad a los estados, en prevención de un agravamiento de la contingencia económica que vive el país.

El mal manejo de la economía mexicana y de los estados podría generar factores de riesgo para el PRI, puesto que se vive un  proceso electoral federal marcado por una crisis económica y la confluencia de la inestabilidad política que se vive en estos momentos, pese al desgaste de los partidos de oposición.

Al tiempo.

Noticias relacionadas

Top