El Fresnillo feudal

Agenda Política

Por: Gabriel Contreras Velázquez

RECUENTO-DE-VOTOSZacatecas, Zac.-Medios locales, nacionales e internacionales, han tomado como un regaño, más que una afrenta, la arenga que el candidato a diputado federal por el Distrito I en Zacatecas, Benjamín Medrano, devolvió a los habitantes de San José de Lourdes, culpándolos de organizar un desangelado “mitin político” en una comunidad en donde además fue derrotado electoralmente la pasada contienda de 2013.

Entrecomillado “mitin político” ya que al auscultar el video donde se capta aquella demanda del candidato, evidencia que entre un 40 o 50 del total de sus 100 asistentes eran… ¡menores de edad!

“Aquí perdí como presidente municipal, aquí no gané” dice el candidato, “y sin embargo, les trajimos pavimentos para las calles, les trajimos agua potable, les trajimos techos, drenajes, y algunos beneficios.”

Vaya pues, de acuerdo al silogismo expuesto por el propio candidato: si en la comunidad donde no votaron por él en la elección pasada hay deficiencias, entonces éstas son, no del todo nulas, pero sí menos prioritarias que las de aquellas donde el voto le favoreció.

Al menos una sentencia parecida asoma cuando a su grupo de menores de edad y madres de familia, Benjamín Medrano amaga al advertirles que les concede algo así como una “segunda oportunidad” de organizar el mitin que él merece:

“Pero voy a volver. Voy a regresar y quiero comprometerlos aunque entonces sí traigan aunque sea a su familia”.

De paso rasura varias décadas de transformaciones democráticas en el país, ya que si bien el voto es libre y secreto, la organización de “mítines políticos” queda constreñida a un valor familiar. La madre o el padre, o ambos, están obligados a llevar a sus relativos a las concentraciones de los partidos.

Una conducta paternalista/maternalista en contra de la cual las autoridades electorales han tratado de remar, con un bombardeo de spots que refuerzan y ejemplifican con charlas a la mesa (lugar común de la familia) la idea de que los padres no pueden obligar a los hijos a decidir por quién votar, que las mujeres tienen esa misma libertad y secrecía, que el ciudadano debe informarse antes de elegir, que el ciudadano no debe de dejar que otros decidan por él, etc.

Luego, el candidato además le insiste a la población que le debe un compromiso, casi irrestricto, al partido que gobierna por todos los beneficios antes enumerados (algunos de los cuales ya fueron desmentidos por un el portal de internet AnimalPolitico.com).

Casi como reconstruyendo una relación feudalista, los subalternos (ciudadanos) le deben lealtad al monarca (gobernador o presidente) por el simple hecho de ser quien permanece en el trono.

Esa es la retórica con la que el candidato maquilla las condiciones económicas y políticas de lo que significa un municipio como Fresnillo en términos electorales. En primer lugar, estamos hablando del distrito electoral zacatecano con mayores índices de alta y muy alta marginación. Evidentemente esos mismos números son los que definen en qué zonas del país habrán de instalarse con mayor énfasis políticas de gobierno para mitigar las condiciones de pobreza (Cruzada contra el Hambre, Seguro Popular, y todas las que usted conozca).

Segundo, no es coincidencia que los recursos estatales y federales se distribuyan con mayor intensidad, a partir de programas estatales y nacionales, en zonas donde además esos altos índices de marginación se fusionan con la concentración poblacional más densa en todo el estado.

El candidato así lo afirma cuando les “pide” a los habitantes de San José de Lourdes “su voto, el de su familia, el de sus amigos, para que nosotros podamos seguir mandando recursos” a esa comunidad que como AGEB (área geoestadística básica) registrada en SEDESOL (según las palabras del priísta) pueda seguir recibiendo recursos.

El fenómeno también está relacionado directamente con la disputa por las bolsas de recursos extraordinarios gestionados por presidentes municipales de oposición (PAN-PRD), y el secretario de Finanzas (Fernando Soto), en plenas campañas políticas.

Ricardo de la Rosa Trejo, presidente de Trancoso, ha dado más elementos que el funcionario estatal para sostener que esos recursos ya tendrían que estar en las arcas municipales y en las obras para las que están destinados.

Indicador de una muy probable estrategia de deshidratación de las finanzas municipales, con el objetivo de tener en una primera línea de publicidad (mítines y campañas) los programas de gobierno estatal y federal, como los que presume Medrano en los municipios y comunidades.

¿Elección de estado? No sería ni la primera ni la última vez en Zacatecas. Pero a meses de concluir el sexenio la inconformidad ciudadana ha tomado voz: “en el voto nos vemos”. Justo como respondió una ciudadana a los intentos de intimidación de Benjamín Medrano, en San José de Lourdes.

A este gobierno, y a su equipo, le sobra soberbia y le faltan días. Mala mezcla político electoral.

Etiquetas
Goldcorp

Noticias relacionadas

Top