Serias irregularidades en Triumph Group, reportan ex trabajadores y paristas

Derivado de que a los trabajadores no se les pagó su sueldo respectivo, y al tener conocimiento de que la producción de la semana estaba a punto de salir de la empresa, comenzaron a hacer vallas humanas para que no pudiera salir la mercancía, la cual se va a Estados Unidos, como una forma de protesta. Es gente que tiene familia y que no recibió el sueldo que debió tener, señalaron ex trabajadores de Triumph Group.

Incluso, señaló, se hizo el intento de presentar una denuncia ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Zacatecas, pero se les indicó en el organismo que no podían intervenir debido a que se trata de un conflicto obrero-patronal.

Por otro lado, sostuvo que las negociaciones entre las partes fracasaron, la noche del sábado, ya que se presentó ante los trabajadores el abogado de la empresa, Omar Andrade, comentando que la compañía quería llegar a un arreglo, que se comprometía a no despedir a los compañeros que hicieron el paro y que iban a pagarles los días que habían trabajado, de manera que no habría ninguna represalia en contra de los empleados inconformes.

Mostró un Poder otorgado por la empresa y argumentó que tenía las facultades legales para comprometer a la firma, por lo que se podía proceder a redactar el convenio. Sin embargo, el gerente de Salud e Higiene de la empresa, Miguel Báez, fue el que redactó el documento, y cuando estaban a punto de imprimirlo “el señor recibió una llamada y dijo que siempre no, que le había hablado su gerente, y no obstante ya le había dado la autorización, decía que siempre no y que estaba en lo mismo y que no le interesaba dialogar con muerto de hambre y que ellos iban a continuar con sus políticas”.

Esto es una burla para nosotros como trabajadores, aseveró, lo mismo que para la autoridad, pues ya había estado en el sitio el señor Espino, quien exhortó a los manifestantes a que llegaran los trabajadores a un acuerdo con la empresa, la cual se comprometía a no despedirlos.

Añadieron que esta semana despidieron a otros dos trabajadores, mismos que habían participado en el paro, y como los empezaron a amedrentar en el sentido de que si no entraban los iban a correr, se incorporaron, pero en cuanto entraron los empezaron a amenazar y a humillar, de manera que despidieron a uno y otro renunció.

Agregaron los manifestantes que se les acusó de haber golpeado a los trabajadores que aún prestan sus servicios para la empresa, hecho que negaron contundentemente. “Si hubiera sido así nos hubieran detenido, señalaron; llegó Seguridad Pública y señalaron los efectivos que iban a

velar sólo por el orden público, y que si había excesos por alguna de las partes, ellos iban a detener”.

Se les informó a los policías que solamente se estaba realizando una manifestación de ideas, conforme a los artículos 6 y 7 constitucionales, aunado al paro laboral de los trabajadores, hecho que fue una medida de imperiosa necesidad, ya que ni la empresa ni la autoridad les atendió con oportunidad en sus requerimientos.

Señalaron que esta semana deberán estar presentes inversionistas y accionistas de la empresa, ante quien podrían plantearse los problemas.

Las metas laborales al interior de la empresa se cumplen, añadieron, y hasta se llegan a sobrepasar las metas. Sin embargo, hay muchas anomalías entre las que se encuentran la falta de vacaciones a los empleados, cuando hay algún incidente laboral no se le autoriza que salga el enfermo, como en el caso de un trabajador que se le cortó un dedo y comenzó a convulsionar porque estaba perdiendo mucha sangre, o el caso de otro empleado que por cargar una pieza bastante pesada se lastimó un tendón y no le permitieron salir. Tuvo que aguantarse hasta que terminó su jornada para ir al Seguro Social.

También hay abusos en cuestión de dignidad, pues como ejemplo, citaron, corrieron a 3 personas, hombres y mujeres, por manifestar que ellos querían otro sindicato, pues el de aquí (la CROC) no les protegía sus intereses.

Llegó el supervisor y les dijo que estaban despedidos, exigiéndoles que se quitaran los zapatos y obligándolos a que salieran descalzos y que caminaran 3 kilómetros hasta llegar a la carretera y tomar su camión.

Estas son acciones que atentan, incluso, contra los derechos humanos porque es una humillación contra los trabajadores el que a pesar de que se genera mucha productividad no es recíproco el trato inhumano y degradante que dan a los trabajadores a cambio de lo que le dan a ganar a la empresa los empleados.

Además, de los 120 trabajadores que están ahora en la empresa, afirman que ni siquiera los dejan trabajar debido a que cada hora los están reuniendo y los amenazan con despedirlos, incluso, hasta les quitaron los celulares para que no estén en contacto con los paristas. De cualquier forma, sigue habiendo simpatizantes.

Llegan al extremo de amenazarlos en el sentido de que si los despiden los van a boletinar con todas las empresas de Zacatecas “para que nadie los contrate y se mueran de hambre”, según refieren expresiones de la representante de la CROC, una mujer de nombre Diana”.

Pese a que en reunión sostenida con los empresarios, donde se comprometieron a no despedir a ningún trabajador por motivos sindicales, hecho que no cumplieron, sino que utilizaron esa mesa de diálogo para identificar a la gente y de una vez despedirla.

Por último, se preguntaron que cómo es posible que la empresa pueda cometer tantas irregularidades y no haya una autoridad que se lo impida, ya que incluso podría haber consecuencias administrativas para la compañía y multas.

Al gobierno le ha temblado la mano para venir a sancionar a la empresa, manifestaron abiertamente los inconformes

Goldcorp

Noticias relacionadas

Top