Cada mujer aporta al año más de 90 mil pesos a la economía nacional por trabajo no remunerado

  • Una mujer destina al año 3,697 horas al trabajo no remunerado.
  • Al mes el trabajo no remunerado que realizan las mujeres tiene un valor aproximado de 7 mil 949 pesos.

Por Gabriela Ramírez

SemMéxico.- Cada mujer aporta al año aproximadamente 95 mil 388 pesos a la economía nacional sólo por la realización del trabajo no remunerado.

Las mujeres destinan en promedio el triple del tiempo que los varones, y en el caso de las mujeres indígenas, hasta cuatro veces más.

Esta situación les genera pobreza económica y pobreza de tiempo ya que limita su inserción en actividades remuneradas, de aprendizaje o esparcimiento de acuerdo con el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).

Según los resultados de la Encuesta Nacional sobre Uso del Tiempo 2014 (ENUT 2014) presentada por el Inmujeres y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), de cada 10 horas que se destinan al trabajo, el 5.4 horas contribuye a la economía nacional sin ser remuneradas.

Es en este porcentaje donde se encuentran las actividades realizadas, sobre todo por las mujeres, en los hogares.

Los resultados de la encuesta para el 2014 señalan que el tiempo total de horas dedicadas al trabajo remunerado y no remunerado de hombres y mujeres es de 6 mil millones de horas a la semana.

Pero la distribución del trabajo no es equilibrada. Las mujeres trabajan más que los hombres y perciben menores ingresos.

La encuesta señala que las mujeres de 12 años y más contribuyen con 58.5 por ciento del tiempo total de trabajo remunerado y no remunerado y los hombres con el 40.1 por ciento.

De este 58.5 por ciento, las mujeres dedican el 42.5 por ciento a trabajo en el hogar sin recibir una remuneración económica; el 14.8 por ciento lo destinan al trabajo para el mercado laboral y 1.2 por ciento a la producción de bienes para uso exclusivo del hogar.

Los hombres sólo dedican el 12.8 por ciento a trabajo no remunerado.

En el caso de las mujeres indígenas, la desigualdad es aún mayor, pues contribuyen con el 59.9 por ciento de su tiempo total al trabajo remunerado y no remunerado y de ese tiempo, el 46.9 por ciento lo dedican sólo al trabajo no remunerado.

La ENUT 2014 explica que el trabajo no remunerado de los hogares incluye el trabajo doméstico para el propio hogar, trabajo de cuidado para los y las integrantes del hogar y el trabajo de apoyo a otros hogares, a la comunidad y el trabajo voluntario.

Señala que el promedio de horas semanales que destinan las mujeres de 12 años y más, es de 71 horas al trabajo no remunerado.

“Si se toma sólo en cuenta el trabajo remunerado de los hogares, las mujeres de 12 años y más triplican el registrado por los varones”.

“En la población hablante de lengua indígena, el valor del trabajo no remunerado de los hogares reportado por las mujeres es casi cuatro veces mayor al de los hombres”, señala la ENUT 2014.

Gráfico: SemMéxico. Fuente. ENUT 2014

Gráfico: SemMéxico. Fuente. ENUT 2014

¿Cuánto vale el trabajo no remunerado?

Una mujer destina al año 3 mil 697 horas al trabajo no remunerado y su estimación económica es de 95 mil 388 pesos, de acuerdo con el simulador del valor económico de las labores domésticas y de cuidados del portal de INEGI.

Indica que al mes el trabajo no remunerado que realizan las mujeres tendría un valor de 7 mil 949 pesos.

Señala que las distintas labores domésticas que realizan las mujeres tiene un costo mensual dependiendo de las horas que dedican a dichos quehaceres; la mayor contribución económica de las mujeres es por el cuidado y apoyo a los integrantes del hogar, el cual tiene un valor mensual por mujer de 45 mil 164 pesos.

Por la preparación y servicios de alimentos, cada mujer aporta 14 mil 573 pesos mensuales; por brindar ayuda a otros hogares y trabajo voluntario, 12 mil 685 pesos; por la limpieza y el mantenimiento a la vivienda, 11 mil 602 pesos; por realizar las compras y administrar el hogar, 6 mil 165 pesos y por la limpieza y cuidado de la ropa, 5 mil 198 pesos.

Las mujeres, pobreza y pobreza de tiempo

La ENUT 2014 señala que una de las principales diferencias entre el uso de tiempo de hombres y mujeres se da en el trabajo para el mercado laboral ya que los hombres registran un valor de 27.4 por ciento que duplica al de las mujeres que es de 14.8 por ciento.

El hecho de que las mujeres dediquen más tiempo al trabajo no remunerado que al trabajo en el  mercado laboral tiene una importante relación con la pobreza, según lo señalaron expertas en la XIV Reunión de especialistas en uso del tiempo y trabajo no remunerado que fue organizada por el Inmujeres en junio pasado.

Ahí, Lucía Scuro de la División de Asuntos de Género de la CEPAL explicó que las responsabilidades asociadas a miembros dependientes del hogar limitan las posibilidades de las mujeres de insertarse en el mercado laboral en condiciones de trabajo decente.

“Existe un círculo vicioso entre la pobreza y el tiempo destinado al trabajo no remunerado ya que las mujeres en hogares pobres no tienen la posibilidad de adquirir en el mercado bienes y servicios que sustituyeran sus necesidades de trabajo doméstico y de cuidados” señaló Scuro.

Según los resultados más recientes del Coneval en 2014, en México hay 28.5 millones de mujeres que viven en pobreza, cifra superior a la de los hombres que son 26.8 millones.

Pero el tiempo que dedican las mujeres al trabajo no remunerado no sólo les genera pobreza económica sino también pobreza de uso de tiempo ya que carecen de éste para asignarlo a trabajo remunerado y actividades no productivas y personales.

Según un cuaderno de trabajo realizado por el Inmujeres y Onu Mujeres en 2010 denominado “La pobreza multidimensional y de tiempo en las mujeres mexicanas”, para las mujeres, la probabilidad de ser pobre de tiempo es de 62.9 por ciento , mientras que la de los hombres es de 7.1 por ciento y la incidencia de la pobreza de tiempo es más elevada conforme aumenta la edad.

“Como resultado, las mujeres enfrentan obstáculos para incorporarse a actividades económicamente productivas, así como para expandir sus capacidades a través de actividades relacionadas con el estudio y el aprendizaje”, señala el documento.

¿Y a qué hora dormimos?

La ENUT 2014 refiere que las mujeres dedican 54.3 horas a la semana a dormir, poco más que los hombres que dedican 53.1 horas; 8.6 horas a comer; 6.4 al aseo y cuidado personal y 3.1 horas a descansar, rezar o meditar.

Las mujeres dedican 4.6 horas al cuidado de la salud y los hombres 5 horas.

El Inmujeres señala que la pobreza del tiempo por las diversas responsabilidades que tienen las mujeres, ocasiona que dediquen pocas horas al cuidado de la salud o a la práctica de deportes, “lo que podría tener efectos adversos en otras dimensiones de la calidad de vida de las mujeres”.

Con información de http://www.semexico.org.mx/

Etiquetas
Goldcorp

Noticias relacionadas

Top