Los medios de comunicación están de luto… otra vez

Reporteros gráficos de Zacatecas3Por: Héctor A. Alvarado Gómez.

Una vez más la mayoría de los medios están de luto. Las páginas de los diarios, de las revistas, los espacios de radio, televisión e Internet se llenan de tristeza, coraje, desesperanza, angustia y miedo por el impune asesinato de un otro periodista, que se suma a la larga lista de compañeros y compañeras que han sido ultimados o están desaparecidos a consecuencia de ejercer este oficio.

En esta ocasión, la víctima fue el fotoperiodista veracruzano Rubén Espinoza Becerril, quien fue asesinado la madrugada del sábado 1 de agosto en un departamento de la colonia Narvarte del Distrito Federal, lugar donde el fotógrafo, que laboraba para la revista Proceso y la agencia Cuartoscuro y Ave Noticias, se refugiaba luego de salir huyendo de su natal Veracruz debido a diversas amenazas relacionadas con el ejercicio de su profesión.

Una vez más, ocurre un hecho muy lamentable, que causa indignación. Un suceso que espero no quede en la impunidad como la mayoría de estos acontecimientos. Lo menos que se pueden hacer las autoridades, en este caso la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, es dar con los responsables de este crimen y descubrir cuál fue el verdadero móvil que ocacionó la ejecución de Rubén Espinoza y de las 4 mujeres que en ese momento lo acompañaban.

México es el país más peligroso del continente americano para ejercer el periodismo y ocupa un de los primeros lugares entre las naciones donde existen mayores riesgos para ejercer este oficio.

En un informe de la Fiscalía Especializada en Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión de la Procuraduría General de la República, publicado en el diario la Jornada el 2 de agosto de este año, en los últimos 15 años han sido asesinados 103 periodistas en nuestro país, mientras que, por lo menos, otros 25 están desaparecidos.

El reporte precisa que las entidades con mayor número de homicidios de comunicadores, en el periodo de enero de 2000 al 31 de enero de este año, son Veracruz y Chihuahua, cada una con 16 periodistas ultimados.

Tamaulipas aparece con 13; Guerrero con 11; Sinaloa con siete; Oaxaca con seis; Durango con cinco; Distrito Federal, estado de México y Michoacán con cuatro.

Nuevo León y Sonora fueron asesinados en ese periodo tres periodistas y dos en Coahuila, Jalisco y Puebla.

En Baja California, Chiapas, Morelos, Quinta Roo y Tabasco se registró un asesinato, en cada uno de ellos.

En cuanto al número de periodistas desaparecidos durante estos 15 años, el mayor número se dio durante el 2012 y fue en los estados de Veracruz, Tamaulipas y San Luis Potosí.

Otros más fueron amenazados, atacados en sus bienes y encarcelados como medida de represión. Es evidente que los periodistas estamos expuestos y vulnerables ante cualquier pretensión de ataque.

Yo me pregunto: ¿Hasta cuándo el periodismo será una de las profesiones de más alto riesgo en nuestro país? ¿Hasta cuándo se seguirá trabajado sin el más mínimo protocolo de seguridad, sólo a la buena de Dios? ¿Hasta cuándo el gremio periodístico en verdad se unirá, se fortalecerá y buscará los mecanismos necesarios para que se garanticen la seguridad a la hora de ejercer esta profesión? ¿Hasta cuándo seguiremos viendo más hechos como este?

También es muy triste ver que las reacciones se quedan en simples lamentaciones, condolencias y condenas en los diferentes espacios informativos y en las redes sociales.

¿Hasta cuándo los mexicanos y mexicanas vamos a soportar que se den hechos delictivos como este y como muchos otros con la más absoluta impunidad?

Es lo cotidiano.

Twitter: @HectorAlvaradoX

Goldcorp

Noticias relacionadas

Top