Por una asesoría en CTI cada vez más importante para el Ejecutivo: Elías Micha

cyd-080416-portada-gCiudad de México.-El doctor Elías Micha Zaga es matemático, trabajó toda su vida en la academia tratando de hacer teoremas e interesado en descubrir nuevas cosas en su especialidad, la topología diferencial y algebraica, campo de estudio del que se apartó hace diez años para incorporarse a la administración pública.

Estuvo a cargo del Consejo Mexiquense de Ciencia y Tecnología; luego asumió la Dirección Adjunta de Desarrollo Regional del Conacyt, y desde el pasado 1° de abril es el titular de la Coordinación de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Oficina de la Presidencia de la República, instancia que espera consolidar en el mediano plazo, como la unidad asesora indispensable en materia de ciencia y tecnología para el Ejecutivo federal.

El cargo que recién asume Micha Zaga lo ocupó en su momento el doctor Francisco Bolívar Zapata, desde la fecha en que se creó esta coordinación por la actual administración, hasta el 2015. “Es tan reciente, que da la oportunidad de construir muchísimo, a diferencia de cuando se toma un encargo en el que se tiene que corregir mucho pues hay una herencia que pesa por años y para poder implementar cosas nuevas se tiene que ir limpiando el camino. Así que aquí no hay mucho que corregir, sino más bien abundar en lo que ya hay”.

Asegura que el nombramiento le sorprendió, sobre todo porque en todo este tiempo en su entorno se hablaba de quién llegaría como nuevo titular. Se conformó una terna integrada entre todas las recomendaciones que se hicieron a la Coordinación de Política y Gobierno de la Presidencia, y en la parte final del proceso se presentaron las propuestas al presidente Enrique Peña Nieto, quien tomó la decisión final. “Tengo una relación cercana con el presidente y una buena comunicación con él, pero más allá de eso, lo que facilita la colaboración es la claridad que ya se tiene en el gobierno federal acerca del tema científico y tecnológico”.

Una Coordinación que trabajará en tres dimensiones

Elías Micha Zaga ha tenido que planear muy rápido su estrategia y ha visualizado lo que describe como tres dimensiones de trabajo para la Coordinación de CTI (CCTI): la primera, continuar la labor de coordinación del gasto en ciencia y tecnología de todo el gobierno federal. “Es muy fácil decir que hay voluntad política, pero en 2012 el presupuesto federal que se destinó al sector fue de 59 mil 324 millones de pesos, para 2016 llegó a 91 mil 650 millones de pesos, esto es alrededor del 50% más, lo cual no tiene precedente y se muestra que se está poniendo el dinero público donde se dijo. De estos recursos, 37 mil 929 millones de pesos están destinados este año al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), pero en 2012 fueron 25 mil 061 millones de pesos; es decir, ha crecido en más de 25%”.

Se busca, precisa en entrevista para la Academia Mexicana de Ciencias -de la que es miembro-, que siguiendo con la labor de su antecesor, estos recursos se gasten de acuerdo con una política pública coordinada con el gobierno federal, que se haga en sintonía y la implemente el Conacyt como organismo rector, tal y como se instruyó en la primera de las tres reuniones que ha tenido en la actual gestión el Consejo General de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico e Innovación, el cual preside el jefe del Ejecutivo y lo integran nueve secretarías de Estado y representantes de la comunidad científica y del sector privado.

Micha Zaga refiere que para la coordinación de las actividades del sector, es necesario identificar y entender con precisión en qué se invierten los recursos en CTI por sector. En ese sentido la CCTI, en colaboración con el Conacyt, desarrolló un programa de Información y sistematización que conjunta la información de los diferentes sectores involucrados en CTI, a través de la aplicación de un cuestionario, para conocer las actividades que se llevan a cabo relacionadas con ciencia y tecnología. Esta labor, reconoce, aún no ha concluido. “Esa es una primera dimensión de trabajo que tiene que tener esta Oficina, una labor de coordinación, tenemos que hacerlo con el gobierno federal, con todos los secretarios de Estado. No tengo duda que cuando hay políticas coordinadas se obtienen mejores resultados, no se duplican programas ni esfuerzos, este será un tema que estaremos cultivando en este tiempo en la Coordinación de CTI”.

“Hacer de la ciencia y la tecnología el motor de desarrollo del país, tiene que permear a las secretarías no sólo en el uso de los recursos que se les asigna, sino también en su discurso, pues hay una política clara y sobre esto el tema filosófico central es que México debe ir reconvirtiendo su economía hacia una economía del conocimiento, que todo mundo reconozca que se está siguiendo esa política pública y que se haga público”.

En el mapa de planeación de trabajo de Elías Micha, la segunda dimensión está direccionada al ámbito internacional: analizar y aprender de instancias como la Oficina de Política en Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca, con 40 años de existencia, y que en su opinión funciona muy bien como órgano asesor del presidente siendo más importante cada día para la toma de decisiones en todos los temas de interés de Estados Unidos. Asimismo, aprender de experiencias como la de la Unión Europa y de algunos países asiáticos. “Si la problemática nacional tiene siempre una dimensión tecnológica, entonces nos gustaría tener una dimensión internacional que nos ayudara a consolidar los trabajos de esta Oficina, para que no desaparezca y se vuelva un instrumento más útil e importante para el presidente de la República en turno”.

La tercera dimensión la lleva al tema regional que conoce de cerca Micha Zaga por su recién concluida gestión dentro del Conacyt, y señala:

“Es reconocido que la innovación es un fenómeno regional, se da a nivel local, las regiones son las que son innovadoras, no precisamente los países. En cuestión de la política pública y del gasto en una federación también se tiene que hablar de una coordinación”.

Menciona que ha tenido la fortuna, por su anterior cargo, de haber tenido relación con casi todos los gobernadores y con todo el entramado científico y tecnológico de cada una de las entidades federativas, y que llegar al 1% de inversión del PIB en CyT al final del sexenio quiere decir muchas cosas: “En el gasto de inversión y desarrollo hay esencialmente dos componentes, uno público y otro privado. El componente público en este país está a cargo del Ejecutivo Federal. Los Ejecutivos estatales casi no contribuyen a este gasto público, es triste y lamentable, hay estados que sí pero en general es bajísima la aportación estatal al rubro, entonces debemos procurar que esto aumente”.

Para llegar al 1% de inversión en CyT, Elías Micha estima que es necesario se duplique en este sexenio la actual inversión pública, y que el gasto privado se triplique, “esas son algunas proyecciones. Yo como matemático así lo veo, y eso está aún más difícil porque en el tema del gasto privado, o sea el que hacen las empresas en ciencia y tecnología, hay un rezago importante en el país”, y resalta, lo que en múltiples foros se ha señalado con insistencia: los países más desarrollados en CyT la mayor parte del gasto lo ejerce el sector privado, el 70% del total contra el 30% del sector público, en algunos casos la relación es 80%-20%, esto en países altamente tecnológicos. En México, la proporción es a la inversa, por eso es necesario incentivar la aportación privada al gasto en el sector para poder llegar al 1%.

Desde la perspectiva del nuevo coordinador de CTI, el empresariado mexicano se ha modernizado de una manera mucho más gradual que en otros países, la pregunta entonces es cómo incentivarlo para que acelere su conversión.

Una manera, sostiene, es el Programa de Estímulos a la Innovación del Conacyt; otra forma es la que tienen algunos países, incluso unos con ciertas combinaciones y que es lo más recomendable, contar con algunas exenciones fiscales. “En México se tuvo y ese programa se convirtió en el de Estímulos a la Innovación. En la actualidad no hay este estímulo, pero se está discutiendo; cuando se hizo en México se criticaba en muchos casos que era una manera de evadir impuestos, por eso se tiene que hacer bien ya que sigue siendo dinero público y si se le va a condonar a alguien es porque tiene que causar un beneficio público equivalente o mayor”.

Micha Zaga reconoce que esta tarea, la de vinculación con las empresas, está pendiente para todos y que en definitiva México no lo ha hecho tan bien, pero sí ha avanzado en la parte científica. “El tema de la innovación es el que nos tiene frenados, eso lo reconocí desde el primer momento que fui servidor público, que el tema de la innovación es fundamental. Hay consenso en que la innovación es una condición necesaria para la productividad y la productividad es esencial para el desarrollo económico y bienestar de las personas y, ante ello, el sector privado, las secretarías de Estado, el Congreso de la Unión y todos los actores tendrán que irse sensibilizando”.

En estas tres dimensiones son en las que estaría trabajando la Coordinación de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Presidencia de la República en los próximos 32 meses.

¿El 1% del PIB al final del sexenio?

¿Por qué el 1% y no el 2%, 3% o 4% que invierten otros países?, responde Micha en tono retador y prosigue: “El 1% del PIB se ha convertido -así lo califica-, en una cifra mítica, en la que no se debe pensar como la cifra última que se tenga que gastar en CTI, porque no va a resolver los problemas científicos y tecnológicos del país, pero como primer paso hay que llegar a ella. Sin embargo, lo recomendable y necesario es mantenerse arriba del carrito del incremento permanente del gasto público y privado, para ir abatiendo ese rezago que tiene el país en este rubro”.

Manifiesta que así como el gobierno ha demostrado una voluntad política en el tema, se debe reconocer que hay tiempos adversos y globales, porque “no somos el único país que está impactado en su economía con la baja del precio del petróleo y creo que no se va a resolver pronto, van a pasar algunos años, tampoco va a llegar a costar 100 dólares el barril en el corto plazo, por eso el gobierno ha recurrido a los recortes presupuestales, pero en educación, ciencia y tecnología estos han sido mínimos”.

Para Micha Zaga en este punto las proyecciones son inciertas, “no sé si vayamos a llegar al 1% del PIB en inversión, pero sí tenemos que establecer un ritmo de crecimiento en el gasto público y que éste no pare, y ello incluye una labor de coordinación de esta Oficina”.

Una comunidad experta para opinar

Elías Micha Zaga comparte una línea más en su plan de trabajo, tiene que ver con la comunidad científica nacional de la que resalta su capacidad para emitir opiniones sustentadas para enfrentar los problemas del país y orientar políticas de largo alcance. ”Es otro de los ejes de acción de esta Coordinación, a la que veo en el mediano plazo como asesora verdadera del Ejecutivo en la materia. Debemos de ser capaces de reunir a los expertos y de encontrar soluciones adecuadas para hacer recomendaciones a los tomadores de decisiones y diseñar programas para resolver problemas estratégicos para el país”.

Etiquetas
Goldcorp

Noticias relacionadas

Top