San Luis Potosí, polo para estudiar ciencias sociales y humanidades

cyd-180516-portada-gZacatecas, Zac.-La Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP) otorgó en 2014 el estatus de Facultad a la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades —antes Coordinación de Ciencias Sociales y Humanidades— en un esfuerzo de descentralización que se traduce en una oferta de estudio para jóvenes provenientes de los estados de Aguascalientes, Querétaro, Guanajuato, Zacatecas, San Luis Potosí, la región centro-norte del país, y estudiantes latinoamericanos.

 Pieza clave en la consolidación de esta institución ha sido su director Miguel Aguilar Robledo, quien habló de los retos que se vislumbran a corto plazo para este espacio académico en el que se imparten las licenciaturas de Geografía, Historia, Antropología, Arqueología, Lengua y Literatura Hispanoamericanas y Filosofía —las cinco primeras acreditadas como programas de alta calidad—, la maestría y doctorado en Estudios Latinoamericanos y, de manera compartida con otras universidades, la maestría en Derechos Humanos, la maestría y el doctorado en Ciencias Ambientales y la maestría internacional en Ambiente y Manejo de Recursos.

 Por un lado, se busca ampliar la oferta educativa y, por otro, llegar al año 2023 con un perfil internacional, al respecto Aguilar Robledo comentó: “Además, en materia de posgrados, ya tenemos muy avanzada una alianza institucional con el Colegio de Michoacán, que ofrece las maestrías en Arqueología y Geografía, para sumarnos a sus maestrías y ampliar esta oferta al doctorado en ambas disciplinas, con lo cual se extenderán las oportunidades limitadas que hoy en día se ofrecen en el país”.

 A través de su Programa de Movilidad a nivel licenciatura, la Facultad ha comenzado a buscar una proyección internacional de la comunidad académica que contribuya a su posicionamiento en América Latina; además, la Facultad es miembro del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), organismo que les ha permitido mayor interacción y difusión de sus programas en otros países.

 “Buscamos atraer a alumnos de países de América Latina y que nuestros alumnos vayan a estudiar becados con opción de doble titulación. Para hacer esto realidad, estamos en pláticas en Colombia con la Universidad de Caldas, la Universidad de Nariño, la Universidad Tecnológica de Pereira, la Universidad Tecnológica y Pedagógica de Colombia, la Universidad de Córdova y la Universidad Nacional de Colombia; en Argentina, con la Universidad Nacional de Cuyo; en Perú, con la Pontificia Universidad Católica; y en Chile, con la Pontificia Universidad Católica”, dijo el integrante de la Academia Mexicana de Ciencias.

 En sus 14 años de historia, 314 estudiantes se han titulado. En la actualidad, la Facultad trabaja con 42 profesores de tiempo completo, una matrícula de 650 estudiantes de licenciatura y 25 de posgrado; además, cuenta con dos edificios de tres niveles dotados de laboratorios con tecnología educativa y de investigación, salones de clases y cubículos para facilitar la formación de profesionales y conocimiento en las ciencias sociales y humanidades.

 La conciencia crítica de la sociedad

La UASLP tuvo entre 1955 y 1962 una Facultad de Humanidades y su oferta educativa era muy similar a la actual pero cerró sus puertas. “Durante décadas el proyecto no pudo volver a retomarse, pese a que a nivel local la Universidad tenía la presión social por abrir carreras en ciencias sociales y humanidades, porque estas son la conciencia crítica de una sociedad. Un país que no forma científicos sociales y humanistas simplemente estaría renunciando a generar pensamiento crítico que siempre va a buscar la mejoría de la sociedad a través de estudios especializados que sirven para caracterizar y evaluar lo que falta o se hace mal y proponer alternativas de solución”, aseguró el director de la Facultad.

 Para iniciar el proyecto de la Facultad, la primera oportunidad se dio con el rector de la UASLP, José de Jesús Rodríguez, quien solicitó a Miguel Aguilar Robledo, quien entonces se desempeñaba como investigador, enfocar sus esfuerzos en darle vida al Instituto de Investigaciones Humanísticas, que fue creado en 1982 e inició actividades en 1984 y se mantiene hasta el día de hoy. “Se pretendía que el Instituto fuera la llama encendida de las ciencias sociales y humanidades para crear una facultad de humanidades”, recordó.

 En 2000, durante la rectoría de Jaime Valle Méndez, con Aguilar Robledo a la cabeza, se formó un grupo de trabajo con cinco académicos de El Colegio de San Luis, A.C. y cinco académicos de la UASLP que trabajaron durante año y medio en el plan de estudios de la Coordinación de Ciencias Sociales y Humanidades, la cual nació en 2002; en 2013, se convirtió en Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades y, a partir de 2014, se le dio el estatus de Facultad. “Fui el primer coordinador y luego fui el primer director elegido por el Consejo Directivo Universitario de la Escuela y de la Facultad”, explicó Aguilar Robledo, quien terminará su gestión como director interino en junio de 2016.

 

Top