Participación ciudadana, clave para atender crisis de aprendizajes‏

cyd-080616-portada-gZacatecas, Zac.-Inspirado en una experiencia que se lleva a cabo en la India llamada Annual Status of Education Report (ASER), en la que ciudadanos de manera voluntaria visitan casa por casa a niños para realizarles una evaluación de sus aprendizajes con el fin de aportar soluciones al problema, nació en México en 2013 Medición Independiente de Aprendizajes (MIA), dirigida a niños y adolescentes de 5 a 16 años, un modelo similar al indio, cuyo objetivo es involucrar a los ciudadanos en dos aspectos de educación básica: comprensión lectora y operaciones matemáticas básicas.

 La primera encuesta MIA se llevó a cabo en Veracruz en 2014 con el apoyo de 480 voluntarios, se visitó más de 2 400 viviendas en 187 localidades urbanas y rurales, y se entrevistó a 3 100 niños y adolescentes inscritos y no inscritos en el sistema escolar. Desde entonces el ejercicio se ha realizado también en Quintana Roo, Puebla, Tabasco, Campeche y Yucatán con el apoyo de universidades y organizaciones interesadas en colaborar. A fines de 2016 habrán participado más de 2 000 voluntarios y se habrán entrevistado a más de 10 000 niños y jóvenes en sus hogares, con la participación de más de 25 organizaciones y universidades.

 “El proyecto busca ampliar la discusión del tema educativo a otros aspectos del aprendizaje como el contexto económico, social, ambiental y cultural en el que se da la enseñanza. La información obtenida es una excusa para la participación y el involucramiento de padres, maestros, niños y estudiantes en el tema. Más que señalar culpables queremos demostrar que es posible involucrarse de otras formas en la educación y que todos tenemos responsabilidad para modificar la realidad”, explicó Felipe Hevia de la Jara, responsable del proyecto MIA.

 La iniciativa se gestó con investigadores del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) Unidad Golfo bajo el liderazgo de Hevia de la Jara y la Facultad de Psicología de la Universidad Veracruzana donde el actor fundamental es la sociedad civil sin la cual el trabajo no tendría sentido. Es un experimento de investigación participativa que busca abordar temas menos explorados como la motivación que tienen los niños para ir a la escuela y la utilidad que creen que esta tiene.

 Una vez que se ha realizado la encuesta y se tienen los resultados, el antropólogo señaló que se actúa en dos frentes: “En la escuela, fortaleciendo los consejos escolares de participación social que hoy en día no tienen una función muy clara y con trabajo extracurricular con el apoyo de los mismos maestros; y al exterior de la escuela, trabajando en la instalación de bibliotecas y con organizaciones civiles que nos ayudan a generar información e innovación en la implementación de nuevas metodologías de aprendizaje y enseñanza”.

 La idea es que se amplíe la discusión más allá de evaluaciones tales como el Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes (PLANEA), dirigido a alumnos de sexto de primaria a tercero de secundaria o el Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA, por sus siglas en inglés) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para alumnos de 15 años.

 Medición Independiente de Aprendizajes nació como un subproyecto de “Participación social y control social de la educación”, un proyecto mayor que Hevia de la Jara dirige en CIESAS, que enmarca distintas actividades y ha recibido apoyos de la Fundación Hewlett. Los pasos siguientes son, además de continuar haciendo las encuestas, aplicar MIA en otras lenguas además del español, como maya para los hablantes del sureste del país, náhuatl y popoluca para Veracruz, con el fin de tener cifras de cuántos niños saben leer en su idioma y qué tanto ha funcionado la educación intercultural de los planes oficiales.

 Crisis global de aprendizaje

Alrededor del mundo un estimado de 250 millones de niños y adolescentes no pueden leer, escribir ni realizar operaciones matemáticas básicas; una vez que salen de la escuela, unos 200 millones de jóvenes llegan al campo laboral sin saber habilidades básicas, de acuerdo con la People’s Action for Learning, una red compuesta por nueve países, México incluido a través de MIA. De ahí que asociaciones civiles y voluntarios en naciones como Paquistán, Uganda, Kenia, Tanzania, Mali, India y Senegal realicen mediciones independientes de aprendizaje que después convoquen a la sociedad a formar parte de estrategias para mejorar la calidad educativa.

 México fue el primer país de América Latina en adoptar esta metodología, resaltó el investigador, y hay interés de Guatemala y Brasil en implementarla. “La educación está en crisis en los países del Sur y nosotros también podemos hacer algo al respecto. Estamos colaborando, además, con colegas de Paquistán, India, Kenia, Uganda, Senegal que tienen problemas tanto o más graves que nosotros, juntos podemos pensar en alternativas comunes”.

 Reconocimiento de sus pares

Felipe Hevia de la Jara es doctor en antropología por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), con interés en la antropología política, área desde la cual ha estudiado en torno a la educación, pero también sobre salud y pobreza con énfasis en la relación sociedad-Estado, de manera especial en cómo construir una mejor democracia, mejores políticas públicas y reducir la desigualdad. Recibió el Premio de Investigación de la Academia Mexicana de Ciencias 2015, en el área de ciencias sociales. La distinción se otorga a jóvenes investigadores, en el caso de los hombres menores de 40 años, y de 43 en el de las mujeres.

 “Es para mí un galardón de muy alto prestigio en el que los pares le reconocen a uno y esto me hace sentir aún más orgulloso del reconocimiento. Lo recibí con mucha emoción, con mucho agradecimiento. Estaba muy contento, además porque era el último año en el que podía postularme. Lo hice con expectativas muy realistas sabiendo que había muchas más probabilidades de no ganármelo”, comentó.

Top