Es tiempo de sanar las heridas y trabajar por el bien común: Sigifredo Noriega

ObispoZacatecas, Zac.-El obispo diocesano de Zacatecas, monseñor Sigifredo Noriega Barceló, consideró respecto a la pasada jornada electoral que independientemente de quién haya triunfado creo que ganó la ciudadanía porque salió a votar en una muy buena proporción, venciendo muchos miedos”.

Sostuvo que se había creado un ambiente que no favorecía tanto y ha sido un ejercicio “de esperanza”, porque nuestra gente está participando, está despertando, ya razona mucho más sus votos, de manera que el voto duro poco a poco va desapareciendo. Esto significa que ya no hay tanta preferencia por partidos, sino por personas, lo cual es algo positivo para el futuro próximo de la sociedad.

“Yo lo calificaría como un ejercicio bien llevado y ahora todo mundo a ponernos las pilas para trabajar”, añadió el prelado.

Sostuvo que a lo largo del tiempo de campaña algunos candidatos se acercaron a él, aunque “uno está más restringido, por ley, no se impide que los candidatos se acerquen”. Durante las pláticas, dijo, les insistí mucho en propuestas, que es lo que requiere nuestro pueblo, de manera que se ofrezcan soluciones y vivir en paz, con seguridad y que todo mundo tenga un empleo digno que dé también seguridad a las familias.

Fueron pláticas muy cercanas, espontáneas, fraternas, sin poses. Yo vi corazones abiertos, y en ese sentido, expuso, “tenemos gente buena que con todo el derecho del mundo busca presidir en diferentes servicios”.

Además, Noriega Barceló dijo que va a felicitar a todas las personas que han ganado, tanto a nivel gobernador como alcaldías y diputaciones locales. “He estado esperando este momento (la entrega de constancias de mayoría) para tener la certeza, ya que, como se veía venir, hay algunos pendientes poselectorales por votaciones muy cerradas en algunos municipios, y con todo el derecho algunos candidatos, entre comillas, perdedores, proponen su queja con el fin de que se revise”.

Espero que ya dada esta certeza, advirtió, todo mundo comience a trabajar, pues es un periodo demasiado corto, dos años para los alcaldes y los diputados, así como cinco años para el gobernador, de modo que no hay tiempo que perder.

En su mensaje a los candidatos que no ganaron, incluido David Monreal, quien ha dicho que se va a proclamar gobernador legítimo ante la que llamó elección de estado, dijo que es necesario respetar la ley que nos hemos dado, y si hay cosas que tengan sustento que se fundamenten para proceder ante los organismos legales, en los tribunales.

De igual forma, indicó que “no hay que hacer un ambiente negativo, pues eso no conviene a nadie, atrasa la puesta en acción de las propuestas; yo invito a todo mundo a ir sanando heridas, a ir reconciliándonos y a buscar el bien común, lo que nos tiene que unificar más que los bienes que pudiéramos considerar como particulares”.

Como sociedad hemos avanzado mucho, ya no estamos en tiempos de la Revolución Mexicana, y el tipo de revolución que se hace ya no es del violento, de manera que al tiempo de realizar una impugnación es conveniente ser sensatos, afirmó el obispo de zacatecas. Todas las inconformidades que se puedan dar deberán canalizarse a través de los mecanismos legales existentes. “Esta es la forma civilizada de resolver conflictos”.

En otro tema, dijo que los edificios y templos bajo custodia de la Iglesia son bienes nacionales, y preocupa el deterioro porque no se cuenta con recursos para su mantenimiento. Sin embargo, de trabaja con las autoridades en la conservación de los inmuebles.

Respecto a la eutanasia, comentó que se tiene un respeto irrestricto a la vida, desde la concepción hasta la muerte, de manera que la Iglesia siempre va a pugnar por que se tenga una muerte digna y no va a aprobar el suicidio asistido ni la eutanasia, sino que va a propugnar por lo que técnicamente se llama la ortotanasia, es decir, la forma digna para prepararse a morir. Todo el proceso de la muerte tiene que ser digno, y por medio de él se desprende de las personas. La tendencia es hacia la deshumanización.

Sobre los matrimonios de personas del mismo sexo, sostuvo Sigifredo Noriega que siempre se ha tenido el respeto a cada persona, independientemente de su sexo y orientación sexual, de su religión y su raza. Sin embargo, la posición de la Iglesia es que no se puede equiparar el matrimonio igualitario con el matrimonio como lo entendemos, el matrimonio natural de un hombre y una mujer, ya que son dos realidades diferentes.

“Esto no quita que las personas homosexuales tengan derechos, incluso a una unión y a un contrato, a tener patrimonio común, incluso hasta a heredar, pero lo que sí propugnamos es que no se equipare una unión que pudiera ser convivencia o contrato entre personas del mismo sexo con el matrimonio hombre-mujer”.

Hasta ahora se han tenido voces aisladas dentro de la Iglesia, de algunos obispos, laicos y movimiento, pero como episcopado ya se dio la postura inicial y se está trabajando para presentar a las autoridades una propuesta, informó.

Finalmente, dijo tener una preocupación muy grande por la situación del estudiante de la UAZ que se encuentra detenido en Nicaragua. Todo el sufrimiento ocasionado con este tipo de situaciones es condenable, concluyó.

Etiquetas
http://www.periodicomirador.com/contenidos/sam-pro-images/sinaval.jpg

Noticias relacionadas

Top