Un mito, los túneles que comunican los templos de Zacatecas: Manuel González

Staff / MIRADOR

Zacatecas, Zac.-Cada ciudad, cada pueblo y rincón de nuestro México tiene sus leyendas. Narraciones extraordinarias se desgranan alegres de labios de la gente mayor, y los abuelos gozan dando vida a seres imaginarios que, a su vez, les heredaron de forma oral sus propios padres. Personajes como La Llorona, El Catrín, o más siniestros como El Nahual, forman parte de la rica oralidad del pueblo mexicano.

Zacatecas no es la excepción, y todo mundo conoce, al menos en parte, la leyenda de El Indio Triste, la del Cerro de la Bufa o la Señora del camino, sólo por mencionar algunas. De lo que más se rumora es una serie de pasadizos secretos que existen debajo de las principales edificaciones eclesiales de la capital, esto es, Catedral, Santo Domingo y algunas otras, y que conectan hasta el Convento de Guadalupe, vetusta construcción que fuera sede el Colegio de Propaganda Fide para todo el norte de México (y sur de lo que ahora es Estados Unidos). Incluso, se habla de que encontraron restos mortales en el templo de Santo Domingo.

Al respecto, el Cronista del estado, Manuel González Ramírez, señala que el antiguo templo de la Compañía de Jesús, hoy conocido como Santo Domingo (parroquia de la Inmaculada Concepción), ocupado primero por jesuitas y posteriormente por dominicos, comenzó a sufrir daños estructurales debido a que fue erigida en un declive natural. Cuando recientemente se interviene el edificio, se ve la necesidad de consolidarlo, para lo cual fue necesario levantar el piso de madera.

Fue ahí donde casualmente se descubren más de 40 momias que estaban ahí sepultadas al interior del templo y bajo el mismo piso. No tenían criptas los cuerpos, sino que simplemente se abrieron los hoyos y pusieron los ataúdes con los cadáveres.

“Tengo entendido que se volvieron a sepultar todas donde estaban, porque todo fue debidamente registrado, donde fueron localizados. Fueron regresados a su lugar original, excepto cinco”, señala el historiador. Las momias que no fueron inhumadas nuevamente se las llevaron autoridades del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) a la Ciudad de México para realizarles distintos estudios, explicó, aunque externó también su confianza de que “nos las regresen y que ojalá puedan exhibirse”.

Sobre el mito o la leyenda de los túneles bajo la ciudad de Zacatecas, sostuvo que “en efecto, hay huecos bajo la capital; unos son tiros de minas, otros son los arroyos embovedados que la mancha urbana motivó que así se hiciera”.

Hay planos del siglo 18 y 19, además de algunos de principios del 20, donde se ve claramente la ubicación y trayectoria de los arroyos que había en toda la mancha urbana, y al irse construyendo sobre cada centímetro disponible los arroyos fueron embovedados y sobre ellos se levantaron casas, calles y otros inmuebles.

Esos son los huecos que existen, arroyos embovedados, insistió, que hoy en parte sirven de desagüe, es decir, que no fueron rellenados, sino que se les puso un techo.

Se supone, agregó, que otros huecos son la red de túneles. “Ya se hizo un estudio con georadar, y el único túnel que se ha localizado con este sistema tan moderno es el que comunica al antiguo convento de la Compañía de Jesús, hoy museo Pedro Coronel y con el antiguo Colegio Seminario de San Luis Gonzaga, que hoy es la Preparatoria Uno”. El túnel, sin embargo, se encuentra tapiado en sus entradas.

El túnel que comunica a estos dos edificios era para que precisamente los seminaristas tuvieran comunicación con el convento de la Compañía, sin salir a la calle.

Además, comentó el cronista que hay criptas subterráneas en Catedral, tres en total, una junto al altar del Santo Cristo, otro frente a los altares de Nuestra Señora de los Zacatecas y San José, y la otra junto a la puerta principal.

“Sí existen, pero son criptas subterráneas. De hecho, hay un pudridero, nombre que se le da a un repositorio de cientos de huesos humanos que echaron ahí para que se pudrieran. No se han pulverizado, y están ahí todavía, y se localizan en la cripta ubicada junto al altar del Santo Cristo”.

Para terminar el cronista del estado, Manuel González Ramírez, categórico, aseveró que “es una leyenda, lo de los túneles que comunicaban a las iglesias”.

Etiquetas
Goldcorp

Noticias relacionadas

Top